Esteban Chaves: "El trabajo al final paga"

Luis Fernando Saldarriaga, técnico del equipo Colombia es Pasión 4-72, se refiere al triunfo de su dirigido, a quien entrena desde hace siete años, cuando lo conoció en la Liga de Ciclismo de Bogotá.

“Dichoso, ¿qué más le digo?”.

Luis Fernando Saldarriaga apenas pronuncia las palabras. Se le atragantan, se le cruzan unas con otras. Esteban Chaves acaba de ganar el Tour de L’Avenir, la prueba ciclística de jóvenes promesas más importante del mundo, y él siente el triunfo como propio. Al fin y al cabo, el antioqueño dirige el equipo Colombia es Pasión y lleva siete años entrenando a Chaves, a quien conoció en la Liga de Bogotá.

“Era el primero que llegaba al entrenamiento”, afirma el técnico, quien cree que para el ciclista colombiano viene, haciendo juego con el nombre de la competencia, un gran porvenir. “Es un corredor muy diferente, que tiene una formación distinta”, señala.

¿Cuáles fueron las claves para que Chaves ganara esta carrera?
Primero, una buena escogencia. Segundo, preparar exclusivamente a los corredores para esta competencia. Plantearla muy bien y conocer los rivales; les hicimos un seguimiento de todo un año.

¿En qué consistió la preparación?
Después de mayo, hicimos un periodo de fortalecimiento muscular y una preparación física intensiva en junio. Luego, trabajos de resistencia. Ahí Chaves corrió en Colombia tres preparatorias. Todo muy controlado dentro de su plan de trabajo, porque era uno muy estricto. Tras eso vino a Europa a correr dos carreras previas, Poitou-Charentes y Chateauroux, lo que nos garantizaba que sumaba los kilómetros y la forma competitiva. También trabajamos en la parte psicológica.

¿Quién es Esteban Chaves?
Un joven bogotano de 21 años que desde hace siete trabaja conmigo, cuando yo estaba en la Liga de Bogotá. Es un proceso. Empezamos en pista, luego la parte muscular, después habilidades y tras eso lo trajimos al equipo, hace tres años. Lo fuimos madurando y le seguimos trabajando todas sus condiciones, como resistencia, fuerza y agilidad. Es alguien muy constante con su trabajo. Es un corredor que lucha mucho. El año pasado le tocó trabajarle a Quintana, pero en esta edición él tuvo su oportunidad, ya que a Nairo lo estaban marcando mucho, y tomé la decisión, después de la segunda etapa, de jugármela con él.

En esos primeros entrenamientos, ¿suponía que Chaves podía llegar lejos?
Sí, porque era cumplido, iba a todas las sesiones de gimnasio, era el primero que llegaba al entrenamiento, nunca se iba antes. A él le gusta ser el primero en todo. Reporta sus entrenamientos, sus sensaciones. El trabajo, al final, paga.

¿Le aconsejó que corriera en pista?
Él corrió en esa modalidad, porque le inculqué que tenía que hacer trabajo ahí para que mejorara su técnica, su habilidad, su capacidad de coordinación y, en general, todas las técnicas del ciclismo. Ya luego lo traje al equipo, y continuamos ese proceso.

¿Qué viene para él?
Vienen muchas cosas, no sabría decir si va a estar en este equipo el otro año, porque es un corredor muy diferente, que tiene una formación distinta, ha mejorado la contrarreloj, y además se mantiene muy pendiente. Le gusta estar muy bien ubicado dentro del lote, casi nunca lo sorprenden. Es decir, tiene todas esas cosas que uno quisiera para un ciclista, y las ha ido trabajando y mejorando, en los campeonatos de pista, en las pruebas de la Federación. De aquí para allá seguirá un Tour de Francia, porque tiene las capacidades y sabe adónde quiere llegar.

¿Se trata de un escalador?
Es un escalador que se está formando, no es Nairo Quintana ni Darwin Datafuma ni Fabio Duarte. Está creciendo. Le faltará vivir muchas más situaciones. En Colombia no es un corredor ganador, porque está preparado para Europa, siempre estuvo enfocado hacia allá. El año pasado venía ganando la montaña hasta que se cayó. Y este año la tenía, y tomé la decisión y le dije: quiero el Tour, la montaña la vamos a dejar. No le estaba quitando nada, pero quería que ganara la competencia.

¿Cuáles fueron los momentos más difíciles en la prueba?
En la segunda etapa, porque se vino una fuga donde estaba el líder y el equipo no reaccionó a tiempo a esa escapada de 20 segundos, que no estaba dentro de nuestro pronóstico. En el tercer día, hubo mucho viento, como una tormenta, y pensé que nos iban a eliminar los holandeses y los belgas, porque son más grandes. Pero el equipo trabajó en bloque, y lo que les había dicho lo hicieron. Y el viernes fue pésimo, porque Esteban tuvo que cambiar de bicicleta, se cayeron él y Quintana, entonces no pudimos hacer lo que teníamos previsto con la fuerza con que queríamos hacerlo.

¿Qué significa que Colombia gane esta prueba dos años consecutivos?
Que esto es un trabajo serio, honesto, que planeamos bien, que aparte de eso tenemos un gran grupo de trabajo y que los patrocinadores nos han apoyado. Hay quienes quieren desestabilizar a este equipo, pero mire lo que hemos hecho. Se trabaja objetivamente. Cuando corría, Lance Armstrong no ganaba todo, ganaba el Tour nada más.

Cuarto título para Colombia
Con el triunfo de ayer del pedalista bogotano Esteban Chaves, de 21 años de edad, Colombia ajustó su cuarto título general en el Tour de l’Avenir, la carrera más importante del mundo reservada para corredores menores a 23 años.

El campeón vigente justamente era el boyacense Nairo Quintana, también del equipo Colombia es Pasión 4-72. En ediciones anteriores habían ganado Alfonso Flórez, en el año de 1980, y Martín Ramírez, en 1985.

En el escalafón de títulos por países Colombia marcha en el tercer lugar histórico de la competencia, que nació en 1961. Con cuatro coronas, los nacionales son superados por Francia, con 16 títulos, y España, con 10.