“Estoy más fuerte que nunca”: Leidy Solís

Leidy Solís es una de las favoritas para subirse al podio en la categoría de los 69 kilogramos de Río 2016.

Leidy Solís, campeona panamericana y tercera en el escalafón mundial en los 69 kg.
Leidy Solís, campeona panamericana y tercera en el escalafón mundial en los 69 kg.

Cuando María Isabel Urrutia ganó la medalla de oro en levantamiento de pesas, en Sidney 2000, Leidy Jessenia Solís Arboleda les dijo a sus familiares, sentada frente al televisor, que ella también sería campeona.

Tenía apenas 10 años y era tan chiquita que no le pararon bolas sino cuando comenzó a entrenar en la Liga del Valle. Poco después ya era campeona nacional, suramericana, centroamericana y del Caribe y panamericana.

En los Juegos de Pekín 2008 estuvo a punto de cumplir su sueño olímpico, pero terminó en la cuarta casilla. Y cuando estaba ilusionada con subirse al podio en Londres, el destino le deparó un premio mayor: quedó embarazada y tuvo a su hijo Matías, quien es ahora su principal motivación.

Ayer, antes de salir a su último entrenamiento fuerte antes de la competencia de mañana, Leidy atendió a El Espectador en el edificio donde se hospeda la delegación colombiana, uno de los más visitados porque queda justo al lado del que aloja al equipo anfitrión, Brasil.

“Estoy segura, tranquila por el trabajo que he realizado durante estos cuatro años. Me queda encomendarme a Dios, que es el que me ha puesto aquí, y descansar para la prueba”, dijo confiada.

Aunque apenas tiene 26 años, ya acumula mucha experiencia en eventos internacionales. Por eso, antes de pronosticar resultados, promete dar lo mejor de sí. “Trato de no presionarme. Estoy enfocada en hacer mi mejor marca o en mejorarla, con eso quedaría muy tranquila. Ya después lo que llegue, una medalla o ubicarme bien, lo recibo con humildad”.

Admitió, eso sí, que “en Río me he sentido diferente a otras partes. Acá estoy como en casa, siento como si no hubiera viajado, como si estuviera con mi gente, en mi clima. Ese es un punto a favor”.

Leidy reconoce que ahora es más ambiciosa que antes. “Mi hijo me volvió más fuerte mentalmente. Antes, con cualquier cosa me caía. Él es mi motor y me ha hecho entender que puedo lograr cualquier cosa. Estoy más fuerte que nunca”. Esa puede ser una de las razones, al lado de su marca de 256 kilogramos, la tercera del escalafón mundial de 2015, por las que es una de las esperanzas de medalla para Colombia en estos olímpicos.

Sobre el hecho de que los pesistas colombianos llevan cuatro Olímpicos consecutivos sumando medallas, la vallecaucana aseguró que “somos un deporte que nunca se da por vencido, entrenamos con la mentalidad de ser los mejores del mundo y hemos superado muchas adversidades. Además, el apoyo ha mejorado, porque antes no era así. Ahora apuestan más por nosotros. Claro, no todo es perfecto, faltan cosas, pero vamos por buen camino y, sobre todo, se nota la voluntad por darnos las condiciones para trabajar y luchar por darle triunfos a Colombia”.

Temas relacionados