Faena colombiana

Winner Anacona se llevó, en solitario, el triunfo de la novena etapa, mientras que Nairo Quintana asumió el liderato de la competencia, con tres segundos de ventaja sobre el español Alberto Contador. Hoy habrá jornada de descanso.

El boyacense Winner Anacona, de 26 años, celebró ayer con la novena etapa de la Vuelta a España su primera victoria en una de las tres grandes del ciclismo. / AFP
El boyacense Winner Anacona, de 26 años, celebró ayer con la novena etapa de la Vuelta a España su primera victoria en una de las tres grandes del ciclismo. / AFP

Su papá, Rodrigo Antonio, fue campesino y policía en el Cauca, pero antes que nada fue un aficionado al ciclismo. Cada vez que tenía tiempo salía a rodar por las carreteras de su Boyacá y cuando había una competencia internacional que era televisada, no se la perdía. Por eso, desde que supo que iba a ser padre, su principal preocupación fue cómo ponerle a su primogénito. Peter Winnen, corredor holandés de brillante figuración en los años 80, era uno de sus ídolos. También lo era Andrew Hampsten, el único estadounidense que ha derrotado a los escarabajos en su casa. Por eso pensó en ponerle a su hijo Winnen Andrew Anacona.

Cuando nació fue a una notaría y un error de tecleo cambió su plan. “Winner Andrew”, con R en lugar de N, quedó finalmente. El primer nombre, que traduce ‘ganador’ en inglés, lo obligó desde entonces a vivir en el mundo de la competencia. Ayer, en la novena etapa de la edición 69 de la Vuelta a España, el corredor del equipo Lampre se fugó y terminó con la victoria en el puerto de Aramón Valdelinares. Además ascendió a la cuarta posición de la clasificación general, a nueve segundos del líder, Nairo Quintana.

Así se forjó el ganador

A los 12 años comenzó su camino hacia el profesionalismo. Lo hizo en su ciudad natal en la escuela de ciclismo Santiago de Tunja. Su primer entrenador fue Lino Casas, quien también dirigió a Mauricio Soler, flamante campeón de la montaña en el Tour de Francia de 2007. Posteriormente, en la categoría júnior se trasladó a Bogotá para correr con el equipo Piramis-Team, bajo la dirección de Marco Tulio Ruiz. Allí conoció a Nelson Rodríguez, quien se convertiría en su mánager, y gracias a su gestión daría el paso a Europa.

Fue en 2008 cuando corrió con el equipo amateur sub-23 Maltinti Lampadari. Al final de esa temporada estuvo como aprendiz en el equipo Centri della Calzatura-Partizan. En 2010 pasó al Caparrini-Le Village-Vibert, logrando una victoria en el Trofeo Matteotti sub-23. Con la selección de Colombia juvenil participó en el Girobio, ocupando el sexto lugar en la clasificación general.

En 2011 logró varios podios. Esa temporada la culminó en el sexto lugar del calendario italiano. Lo más destacado fue el triunfo de etapa en el Girobio y la segunda colocación en la general, por detrás del italiano Mattia Cattaneo. Gracias a su buen rendimiento, un equipo Pro Tour se fijó en él. Fue precisamente el Lampre, con el que ahora se destaca en las principales pruebas europeas. En 2012 debutó en su primera grande en la Vuelta a España, finalizando en el puesto 19 de la general, pero apenas ayer logró su primer triunfo. “Es la primera vez que hago honor a mi nombre”, comentó entre risas al final de la competencia. “Ahora mi objetivo es estar entre los diez primeros al final de la Vuelta y la fuga de hoy (ayer) hace que eso sea posible”, precisó el corredor boyacense de 26 años, que espera seguirle haciendo honor a su nombre en esta edición de la Vuelta a España.