Francia sufre, pero pasa

Con un juego discreto y muy distinto del que habían mostrado en la fase de grupos, los europeos lograron avanzar a cuartos de final tras derrotar 2-0 a Nigeria.

El conjunto francés celebra la primera anotación, hecha por Paul Pogba en el minuto 79. / AFP

El resultado era el esperado. Apenas lo obvio: una Francia llena de figuras derrotó a una Nigeria que en la primera fase del Mundial había dado muestras de un fútbol débil, con serios problemas en defensa y escasas posibilidades ofensivas. Sin embargo, el de ayer no fue un buen juego. Los europeos dejaron atrás las armas con las que habían goleado a Suiza 5-2 y a Honduras 3-0. Sólo despertaron al final del encuentro, hasta el minuto 79, cuando marcaron el primer tanto. El segundo llegó al 90. Lo hizo Griezzman, que había entrado por Giroud.

Pero claro: para hacer esos goles resultó indispensable la ayuda de Vincent Enyeama, el portero nigeriano, porque los ataques de los galos fueron en buena medida tibios y lentos. A tan sólo 11 minutos del final, el guardameta salió mal a cortar un tiro de esquina cobrado por Mathieu Valbuena. Paul Pogba aprovechó el error y solo, sin marca, anotó con un cabezazo preciso.

Él, ágil volante de la Juventus italiana, con sólo 21 años, fue de lejos la gran figura del partido: por su visión de juego, porque fue uno de los pocos que intentaron desenredar un compromiso atascado en la mitad del campo, porque en medio de tanta pasividad fue el que más buscó la victoria con constantes disparos, con mucho más ímpetu del que mostraron sus compañeros. Justo cuando Pogba convirtió en gol esa pelota quieta se empezaron a derrumbar las águilas verdes, que, en comparación con los partidos discretos que habían tenido antes, esta vez le apostaron a la colectividad y la velocidad de sus atacantes. Algunas veces les dio resultado.

De hecho, en no pocas ocasiones la defensa francesa se vio en apuros para controlar a Odemwingie y a Moses. El mayor susto llegó a los 18 minutos del primer tiempo, cuando Emenike marcó un gol que fue anulado por fuera de lugar.

Y aunque si duda los africanos merecían otro resultado, pudieron más la jerarquía y la experiencia de los europeos, pues supieron aprovechar con eficiencia los dos únicos errores del arquero de Nigeria, que había sido una de las figuras, tal y como lo fue contra Argentina. Detuvo varios disparos de Olivier Giroud, de Griezmann y del mismo Benzema, que en esta ocasión se mostró deslucido. El buen nivel que ostenta en el Real Madrid ayer fue casi invisible. Por su banda izquierda no hubo juego ni llegadas peligrosas. La ofensiva únicamente se volcó al costado derecho.

Ahora, ese conjunto lleno de estrellas tendrá que enfrentar un difícil partido en el Maracaná el próximo viernes a las 11 a.m. Pero de continuar con ese fútbol ausente de calidad, rapidez y colectividad, los dirigidos por Didier Deschamps difícilmente lo lograrán.

Así para muchos esta Francia haya cumplido con las expectativas de avanzar a cuartos de final, si pretende hacerse con la Copa deberá, a todas luces, mejorar sustancialmente. De no hacerlo, hasta ahí, quizás, llegue su fiesta en el Mundial.

Temas relacionados