Así fueron los primeros partidos de fútbol de los equipos de las Farc

Desde las zonas de normalización y capacitación de Icononzo, Tolima y La Elvira, Cauca, llegaron dos equipos de la ex guerrilla para disputar un triangular ante un onceno de periodistas deportivos de Bogotá. La cancha de El Campincito fue el escenario para este representativo evento.

Equipo de las Farc de Icononzo, Tolima.Cortesía

Nunca antes habían jugado en una cancha de fútbol con medidas reglamentarias. Mucho menos en un terreno de juego en tan buenas condiciones como el de El Campincito de Bogotá, escenario deportivo aledaño al estadio El Campín y en el que en algún momento se jugó fútbol de la segunda división.  En este escenario se reunieron este viernes por primera vez algunos equipos de fútbol de las Farc para foguearse y, lo más importante, para demostrar que a pesar del pasado de sus integrantes son personas comunes y corrientes, que se divierten con el deporte y se sienten igual de colombianos que muchos. “Porque nacimos en el mismo país que ustedes”, dijo con vehemencia una guerrillera que se identificó como Milena, compañera sentimental de Carlos Antonio Losada, miembro del secretariado de las Farc y actor fundamental para que se diera el fin del conflicto armado entre el Estado y esta guerrilla.

Con el uniforme del Barcelona de España se presentó en la cancha el primer equipo integrado por excombatientes que están viviendo en la zona de normalización y capacitación de Icononzo, Tolima, muchos de ellos acompañados por sus esposas e hijos. Dirigidos por el ex futbolista Astolfo Romero, más de 20 jugadores tuvieron una larga charla técnica en el camerino y luego hicieron una sesión de calentamiento en uno de los costados de la cancha. Algunos tenían guayos marca Adidas y Nike. Otros, zapatos de fabricación colombiana, de diferentes colores. Los nombres más relevantes, entre los integrantes de este equipo, fueron alias Davinson, Lisandro y Oswaldo. Aquí no importaron los rangos militares, todos eran iguales. Lo relevante era cumplir su función dentro del terreno de juego. La estrategia de la guerra se transformó en la estrategia del fútbol.

“Queremos que el deporte sea un medio de reintegración social. Nosotros hemos sido amantes del fútbol y siempre lo hemos practicado. También vivimos pendientes de los equipos de los que somos hinchas”, dijo alias Walter, encargado nacional de cultura y deporte en las Farc y quien destacó que es fiel hincha de Atlético Nacional.  

Otro de los equipos que participó de este evento vino desde la zona de normalización y capacitación de La Elvira, Cauca. Portaron un uniforme con camiseta roja, pantaloneta y medias blancas. Claro que este onceno no estuvo conformado sólo por ex combatientes, también invitaron a ex futbolistas profesionales del América de Cali como los defensores Luis Asprilla, Foad Mazziri, el volante Álex Escobar y el delantero Henry “Ferry” Zambrano. De los líderes de las Farc, algunos de ellos con el esquema de seguridad que les brindó el Gobierno,  estuvieron alias Pacho Quinto, El Guajiro, Walter y Romaña.

El primer partido de día fue entre un equipo conformado por periodistas deportivos de la capital ante Icononzo. Luego de los 30 minutos pactados el marcador favoreció 1-0 a los excombatientes, quienes se llevaron la victoria tras un autogol. La velocidad y técnica de los futbolistas de la Farc llamaron la atención. En su mayoría este equipo está integrado por hombres entre 18 y 25 años. Su virtud, la capacidad de ganar en el uno a uno por su velocidad.

El siguiente compromiso fue entre el mismo equipo de periodistas, pero esta vez ante el onceno de La Elvira. La edad de los excombatientes se notó. Realmente los refuerzos no aportaron mucho y por eso el partido terminó igualado 0-0.

Finalmente llegó el momento para que los dos equipos de las Farc se enfrentaran. Fue el duelo más parejo y en el que más goles hubo. La Elvira se impuso 2-1, pero el resultado fue lo de menos. Lo más destacado fue la experiencia que estos ex combatientes vivieron al jugar en Bogotá. “La altura se siente. Llegamos hace cuatro días y la adaptación cuesta”, dijo Romaña, con un característico acento campesino. El fusil, las botas y el miedo ya han quedado atrás. Este hombre, que estuvo en el pasado involucrado en varios episodios de la guerra, quiere disfrutar de su nueva vida. Como amante del fútbol espera que este deporte sea uno de los medios para que los miembros de las Farc puedan reintegrarse a la vida civil.

Luego, un equipo de femenino de las Farc jugó ante algunas futbolistas de Independiente Santa Fe. La figura más destacada fue Leicy Santos, la 10 del cuadro cardenal que fue la gran referente de la primera Liga Femenina en el país, al marcar el gol que le dio el título a las leonas ante el Atlético Huila. Fue más un ejercicio de convivencia. Una demostración de que la ideología en el fútbol no importa y dentro de una cancha las diferencias de ese tipo no existen.

Con un plato de lechona terminó la jornada que quedará en la historia como la primera vez que excombatientes de las Farc, en proceso de reintegración a la vida civil, jugaron un partido de fútbol en la capital del país.

 

últimas noticias