César Torres, el técnico que sorprende con Alianza Petrolera

A sus 43 años y tras prepararse en la Escuela Nacional del Deporte, está teniendo su primera experiencia en un equipo de primera división. Quiere seguir los pasos de Reinaldo Rueda.

César Torres llegará hoy a 375 partidos dirigidos en el fútbol profesional colombiano. Su asistente técnico es Sergio ‘Barranca’ Herrera. Alianza Petrolera

Luchar para vivir. Así le ha tocado a César Torres, actual técnico de Alianza Petrolera, el equipo revelación de este semestre en la Liga Águila. El fútbol siempre ha sido su motivación; sin embargo, en algunos momentos de su vida, la salud ha sido un obstáculo. De hecho, si no llegó a ser futbolista profesional fue porque primero el asma y después una úlcera, no le dejaron dedicarle el tiempo necesario al deporte. Tras recuperarse, insistió, se preparó como entrenador y ahora lleva una carrera de más de quince años en el balompié profesional.

Comenzó a jugar en una escuela de fútbol en Cali, ciudad en la que nació en 1976. Se destacó por su técnica, porque podía poner el balón donde quería gracias a su visión de juego. Dentro de una cancha era feliz y el imaginarse vivir haciendo esto el resto de su vida, lo motivaba a seguir. Pero se ahogaba, le faltaba el aire después de correr. Inhaladores, terapias respiratorias, jarabes y más soluciones buscó para tratar el asma crónica que le diagnosticaron.

Esto de alguna manera le cortó las alas, pero el talento era tal que jugando menos que sus compañeros podía marcar diferencia. A los doce años, después de seguir las indicaciones médicas, superó el asma. Fue a jugar a Pereira, en donde siguió su camino en este deporte, pero otro problema de salud lo atacó, esta vez de una manera más agresiva.

Le daban unos dolores abdominales muy fuertes, sentía que su estómago iba a estallar. Era como si algo le estuviera quemando por dentro. Le diagnosticaron una úlcera gastroduodenal que lo obligó a pasar más tiempo en hospitales que en las canchas de fútbol. Trasfusiones, endoscopias y muchos medicamentos. El sueño de vivir del fútbol pasó a un segundo plano y lo primordial fue salvar su vida, poder vivir sin dolores.

A los 17 años fue operado y a los pocos meses se comenzaron a ver los resultados. Los dolores habían quedado en el pasado, pero el tiempo perdido en su camino deportivo fue imposible de recuperar. Ahí entró en depresión, se sintió fracasar y pensó que había perdido el rumbo; pero fueron sus padres Rodrigo y Ludivia su principal apoyo, quienes lo motivaron a ingresar a la Escuela Nacional del Deporte, en Cali, para formarse como entrenador y seguir vinculado al fútbol.

“Mi papá me ayudó con el pago del primer semestre. Rápidamente, por mi experiencia en el fútbol, encontré la oportunidad de entrenar equipos de niños, lo que me dio la capacidad económica para seguir pagando mi carrera. En mi casa me dieron un techo y alimentación, esa era una preocupación menos”, recuerda César con emoción y nostalgia.

La persona que más lo marcó en su proceso de formación académica fue Reinaldo Rueda, uno de sus más grandes ídolos y referentes. “Esa resiliencia y capacidad de superar la adversidad me ha motivado a nunca parar y siempre seguir tras mis sueños. Reinaldo fue criticado en Cali, le dieron la espalda acá y le tocó irse a triunfar a otro lado. Admiro eso de él y quiero seguir sus pasos siempre”, destaca Torres.

Tras terminar sus estudios, comenzó a trabajar en los equipos de Hernando Ángel: Boca Juniors de Cali, Centauros, Deportes Quindío y Universitario de Popayán. En 2006, su amigo Alberto Suárez lo llamó para que fuera su asistente técnico en Cortuluá y ahí tuvo su primera experiencia profesional. Fueron 42 partidos los que le sirvieron para tomar el timón de un barco. En 2007 pasó a ser la cabeza de un proyecto en Centauros; sin embargo, después de dos años, decidió darle esa batuta a Eduardo Cruz, quien asumió como DT y él siguió como su asistente. Luego aprendió de Arturo Boyacá en Quindío y antes de llegar a dirigir en primera división, tuvo un largo curso de más de 200 partidos como entrenador de Universitario de Popayán, en donde tuvo como asistente a Sergio ‘Barranca’ Herrera, quien hoy en día lo sigue acompañando en Alianza Petrolera.

“Sergio es un amigo del fútbol. Acá en Barranca es una insignia de la ciudad y un ídolo de la hinchada por su paso por este equipo cuando estuvo en la B. Para mí es una fortuna tenerlo en mi cuerpo técnico”, asegura César Torres.

Su llegada a Alianza se dio después de un seguimiento que le hizo el presidente del equipo petrolero. Le llamó la atención su forma de trabajar y la virtud para darle la confianza a los jugadores jóvenes. “La verdad tuvimos un inicio difícil, pero nos aguantaron. Somos un cuerpo técnico profesional, que trabaja a triple jornada. Llegamos a un equipo caído, que nos tocó reestructurar. Uno no se esperaba estos resultados, pero uno siempre trabaja para ganar. Hasta la fecha, un poco menos de un año de trabajo, hemos sumado 50 puntos y sólo hasta ahora estamos saliendo del tema del descenso. Eso nos ha dado las posibilidades de pelear arriba y eso motiva. Nos hemos ganado la credibilidad de los muchachos y de todo el país”, concluye el vallecaucano que sueña con seguir haciendo nombre en el fútbol profesional, tal como lo pudo hacer su ídolo Reinaldo Rueda.

881407

2019-09-16T21:00:00-05:00

article

2019-09-16T21:00:01-05:00

[email protected]

none

Luís Guillermo Montenegro

Fútbol colombiano

César Torres, el técnico que sorprende con Alianza Petrolera

63

5222

5285