Coherencia

Noticias destacadas de Opinión

“La dignidad no consiste en tener honores, sino en merecerlos”, Aristóteles.

En el fútbol como en la vida los seres humanos debemos ser coherentes con lo que pensamos, decimos y actuamos para que las personas puedan tener credibilidad en cada uno de nosotros. Lo anterior para poner en contexto la salida del profesor Julio Comesaña del Atlético Júnior, luego de ser campeón de la Superliga y el técnico más ganador de dicho club.

La responsabilidad fundamental de todo técnico es la educación total de sus jugadores, referida esta a los aspectos físico, técnico, táctico y mental. El técnico y los jugadores deben ser ejemplos para los niños, adolescentes y, en general, para toda la afición del fútbol y la población.

El profesor Comesaña, un hombre del fútbol, como jugador y como técnico, ya un adulto mayor con deseos de aportarles a su club y al fútbol, emprendió una reivindicación laboral cuando la pandemia envió a los mayores de 70 años a cuidarse por lo del COVID-19, y logró poder volver a dirigir una de sus pasiones, pero luego de ser campeón y por circunstancias que él en su interior bien las conoce, tomó la decisión de retirarse del club, haciendo respetar sus principios (valores) por encima de los pergaminos que ha conseguido.

También para nuestros futbolistas es un llamado a que tomen conciencia de que deben ser ejemplo desde su pensamiento, desde lo que dicen y de sus acciones para nuestra juventud, así sean de alto rendimiento, son referentes, por eso su comportamiento debe ser ejemplar.

En esta sociedad, donde los valores están convulsionados, la actitud de personas como el profesor Comesaña se ven raras. Es el mejor ejemplo de hacer respetar los principios que cada uno tenga, por eso para él muchas gracias por todo lo que le ha dado al fútbol colombiano, y a los equipos a continuar reforzando el trabajo en el SER humano.

Comparte en redes: