El cuadro paisa recibe a Tolima en Medellín

Con el regreso de Dayro Moreno, Nacional espera clasificar a semifinales

El delantero del cuadro verdolaga cumplió la fecha de sanción y podrá estar de vuelta en el encuentro de este sábado en el estadio Atanasio Girardot. La serie está a favor del conjunto de Ibagué.

Moreno (izq.) y Macnelly Torres, dos de las piezas claves del cuadro verde. / Luis Benavides

Hace falta, como el tiempo. Y mucha. Dayro Moreno lleva 10 goles en este torneo, 27 en lo que va del año y 36 partidos en el torneo local. El hombre de la regularidad, el delantero diferente, el que genera tranquilidad, no sólo en el banco de Atlético Nacional, también en la tribuna y, lo más importante, entre los compañeros. Porque ellos saben lo valioso que es mandar una pelota hacia adelante y que allá alguien más solucione el problema. El futbolista de 32 años se perdió el juego de ida contra Deportes Tolima, por acumulación de tarjetas amarillas, y su equipo, más allá de perder, se vio enredado, sin alternativas en el ataque; mejor dicho, sin él.

El conjunto verde no pierde con el de Ibagué, en su casa, desde hace seis fechas (cuatro triunfos y dos empates), sin contar que por la Liga Águila tiene un invicto en el Atanasio Girardot de 23 partidos (19 triunfos y cuatro caídas). Números que respaldan el buen rendimiento en Medellín, sin importar que al hincha le guste o no lo que hace Juan Manuel Lillo. El entrenador español, resistido por la mayoría, siempre ha tenido dos misiones complicadas de cumplir en el fútbol: ganar jugando bien. La primera la ha cumplido (no en vano sumó 38 puntos en la fase del todos contra todos), pero la segunda sigue siendo el karma, lo que se ha vuelto su obsesión para poder sobrevivir en un club en el que la vasta sombra de Reinaldo Rueda no deja que brille lo propio.

Por lo menos este sábado no tendrá presión en el partido de vuelta contra Tolima, pues las directivas paisas aseguraron que su continuidad no dependerá de lo que suceda en este duelo (7:45 p.m., por Win Sports). “Respetamos los procesos y lo seguiremos haciendo. Eso caracteriza a Atlético Nacional”, dijo Víctor Marulanda, gerente deportivo. Sea que esté quedado o no, el camino que ha tomado el estratega ibérico es el lento, y el seguro. No caer en el pecado del afán.

A lo anterior hay que sumar el apoyo de Macnelly Torres, Alexis Henríquez y Franco Armani, la columna vertebral del onceno titular, que una vez más le hicieron un llamado al aficionado y un reclamo a los medios. “Que la gente nos apoye como siempre lo ha hecho y que los periodistas dejen de hablar sin saber”, fueron las palabras fuertes, secas del capitán del cuadro verde. Pero volvamos al principio, a Dayro Moreno y a la dependencia que genera el considerado el mejor delantero del torneo. Él tendrá la responsabilidad de marcar, algo que no hace Nacional desde hace cuatro fechas (no le pasaba desde febrero de 2009), mientras que sus compañeros, los de atrás, deberán evitar que los dirigidos por Alberto Gamero aumenten la estadística positiva fuera de su estadio (han sumado nueve de los últimos 15 puntos como visitantes: dos triunfos, tres empates y dos derrotas).

El gol de Sergio Mosquera en el Murillo Toro, el martes pasado, es una ventaja corta, pero al fin de cuentas ventaja. Habrá que ver cómo es el planteamiento de Gamero contra un conjunto que tendrá la necesidad de ganar para apaciguar la situación con el aficionado, siempre pidiendo más, siempre queriendo que las cosas sean mejores que antes.