Este domingo se define el segundo finalista de la Liga Águila

Cuando América venció a Millonarios en 10 minutos

El 20 de octubre de 2007 fue la última victoria del conjunto escarlata en el estadio El Campín. Diego Umaña era en ese entonces el DT del club caleño.

De izquierda a derecha: Jhon Valencia, Carlos Valdés, jugadores de América, y Carlos Villagra y Ricardo Ciciliano. / Archivo El Espectador

Eran épocas en las que en el estadio El Campín se veían dos colores en las tribunas, en las que la hinchada visitante podía hacer las veces de local por su poder de convocatoria. La boletería para el que la comprara y la única restricción: conseguir el dinero para adquirir la entrada. Ese 20 de octubre de 2007, en la fecha 13 del Torneo Finalización colombiano, Millonarios recibió a un América sin patrocinios en su camiseta, resultado de estar en la lista Clinton.

Azul del lado norte, rojo del costado sur. En un banco Mario Vanemerak y su equipo sensación en la Copa Sudamericana (cuatro días después el cuadro embajador eliminaría a São Paulo para acceder a semifinales), en el otro Diego Édison Umaña y su conjunto ordenado y vehemente. “Es un clásico nacional con equipos de mucha historia, una gran plaza como la capital y, pues, queremos que salga un buen partido y que gane América”, dijo antes del duelo el DT del cuadro escarlata.

Y lo fue, porque tuvo muchas opciones de gol en ambos arcos, jugadas de contragolpe, faltas vehementes, es decir, nada más que fútbol. No hubo goles durante gran parte del encuentro, sí muchos nervios, cánticos entre ambas fanaticadas, fiesta en la cancha, algarabía en las gradas. La primera anotación apenas apareció en el minuto 24 del segundo tiempo.

Ricardo Ciciliano fue derribado en el área, el juez Carlos López decretó penal y Umaña, el siempre calmado y apacible Umaña, estalló de la furia. El mismo jugador puso el 1-0 y el entrenador a la tribuna, expulsado por un central que no toleró un comportamiento poco habitual en él. Un grito unísono, como un estruendo, se escuchó del lado norte. Millos y la victoria parcial, la hinchada azul y el placer de sentir del otro lado del estadio un ambiente de lóbrego, con un silencio mortuorio. Pero en este deporte los que están arriba pueden pasar fácilmente a estar abajo.

Minuto 35, la pelota al palo y de rebote, con la cabeza, un joven espigado y delgado la empuja para que el arquero Eduardo Blandón sufra intentando contener el remate. El juez de línea corre al centro de la cancha y Adrián Ramos va a abrazarse con sus compañeros. Empate del América a 10 del final. Umaña serio en medio de hinchas saltando, festejando. Ahora el desconsuelo era del otro lado.

Y la arremetida del club caleño no terminó ahí. Minuto 43, falta infantil de Juan Carlos Quintero y penal para el visitante. Jorge Rojas tomó la pelota, la acomodó varias veces y con un latigazo cruzado, al palo izquierdo de Blandón, puso el 2-1 final. Gol inesperado, incluso para Umaña, que ya estaba entrando al túnel del camerino y que vio desde un rincón del inflable amarillo el cobro. Esta vez sí celebró, a su manera, levantando los brazos y dejando escapar una sonrisa que fue más una mueca de quien no muestra los dientes con frecuencia.

Ese fue el último triunfo de América en Bogotá frente a Millonarios, hace 3.704 días, cantidad abrupta y engañosa si no se menciona que el equipo vallecaucano estuvo cinco años en la segunda división del fútbol colombiano. Desde ese día, hasta ahora, el resto han sido éxitos de Millonarios. El 3-1 del 2 de abril de 2008, marcador que se repitió el 17 de mayo de 2009, el 2-0 del 25 de septiembre de 2010, igual resultado del 19 de noviembre de 2011 y el 3-0 del 11 de marzo de este año, con goles de Duvier Riascos, Santiago Mosquera y Elicer Quiñones. Este será el duelo 118 entre ambos equipos en la capital de la República con un saldo de 64 victorias para el local, 32 empates y 22 triunfos para el visitante.

 

Por un cupo a la final

Hoy, desde 7:15 p.m. (por RCN), conoceremos el segundo finalista de la Liga Águila. El equipo de Miguel Ángel Russo llega con el envión anímico y la comodidad de haber logrado los tres puntos en Cali, además de romper la racha de Jorge Da Silva con América (11 juegos). Igualmente, el estratega argentino podrá contar de nuevo con Jhon Duque, quien por sanción no pudo estar en el duelo de ida. Por el lado del conjunto rojo, el DT uruguayo no tendrá a su disposición a Éder Castañeda, expulsado en el estadio Pascual Guerrero.

Aunque el cuadro embajador no pierde desde el 16 de septiembre, cuando Nacional lo superó 3-2, en Medellín, América tiene la experiencia reciente de haber dejado por fuera de la pelea a Júnior, en Barranquilla, con un gol en los últimos minutos, así como le ganó al equipo azul aquel 20 de octubre de 2007, en el epílogo del juego. Lo cierto es que después de este partido muchos seguirán soñando, muchos pararán de hacerlo, pues eso es lo que pasa cuando dos de los clubes más grandes de un país tienen que eliminarse mutuamente.