De la confusión a la contundencia: El Cali goleó a Rionegro en Palmaseca

El cuadro azucarero con goles de Jeison Angulo, Nicolás Benedetti, José Sand y John Edinson Mosquera venció al cuadro antioqueño y ascendió a la cuarta posición en la Liga Águila.

John Mosquera marcó el cuarto gol del Cali frente a Rionegro Águilas. Deportivo Cali

En dos minutos el Deportivo Cali arregló un partido que se ponía cuesta arriba. Cuando todo era confusión, desconcierto y desde la línea técnica el estratega uruguayo Gerardo Pelusso pedía a sus jugadores retomar el control del balón con gritos desesperados porque Rionegro Águilas era el que proponía, el que estaba manejando sin mucha claridad el juego, aparecieron Nicolás Benedetti y José Sand para dar dos golpes al ego de la escuadra antioqueña. Fueron un par de estocadas que terminaron de noquear al cuadro rojo, que terminó con una derrota abultada en su visita al estadio de Palmaseca: 4-0.

Esos porrazos que le dio el Cali a Rionegro Águilas fueron al minuto 69 y 71. Dos goles que facilitaron y allanaron un camino empedrado que parecía ponerse difícil. Llegaron en un momento clave del encuentro: cinco minutos después de la expulsión del jugador de la escuadra antioqueña, Fredy Hinestroza. No permitieron que los visitantes asimilaran la pérdida de su mediocampista y terminaron por hundirlos en su confusión con esas dos anotaciones.

La primera llegó en los pies de Benedetti, el jugador diferente de los vallecaucanos. Cuando él aparece, el Cali sonríe. Y así sucedió. Tras un cobro rápido de falta y una transición veloz, el jugador caleño se combinó con Didier Delgado y terminó sacando un remate que pegó en Hanyer Mosquera, descontroló al arquero Juan Valencia y el balón terminó entrando al fondo de la portería. Después de las celebraciones se gestó la jugada que terminó en el gol de Sand. Pase cruzado de John Mosquera, que no alcanzó a conectar Delgado, el esférico le quedó al argentino, quien de primera, se encargó de anotar el que fue el tercero del partido.

Esas anotaciones sellaron el destino del partido a favor del Cali, que en el primer tiempo había logrado abrir el marcador por intermedio de Jeison Angulo. La jugada se originó en el minuto 16. Pase entre líneas del volante de marca Kevin Balanta, quien se vistió de 10. Fue una asistencia perfecta, por el único espacio que dejaba la zona defensiva de Rionegro Águilas. El balón le cayó a los pies del lateral Angulo, quien solo contra la portería sacó un zurdazo cruzado para vencer la resistencia del arquero Juan Valencia.

Rionegro intentó reaccionar tras el gol. Tuvo la posesión del balón, pero no generó ninguna opción de peligro sobre la portería defendida por el arquero verde Camilo Vargas. Así se fue pasando el tiempo y aunque los jugadores visitantes se tomaban confianza con el dominio del esférico, nunca encontraron la fórmula para superar la zona defensiva de los locales, que se dedicaron a esperar. Le dieron el protagonismo a los antioqueños y de ahí nació la desesperación del uruguayo Pelusso, quien insistió constantemente a sus jugadores que se hicieran con el control del juego.

Pero tras la expulsión, el Cali embistió, arrolló y dejó a Rionegro Águilas sin opción alguna. Con el 3-0 solo quedaba esperar el final del encuentro, pero antes de esto apareció un pase profundo de Benedetti a Delgado, quien de primera habilitó a Mosquera para que el mediocampista se acomodara a su preferencia, rematara y marcara el cuarto y definitivo en un compromiso que les sirvió a los azucareros para ascender a la cuarta posición de la Liga. Victoria que terminó siendo contundente para los dirigidos por Pelusso, que suman seis partidos como local sin recibir gol.