Deportivo Cali: saliendo del desespero

Noticias destacadas de Deportes

Luego de más de 100 días de trabajo virtual, el plantel profesional del club vallecaucano volvió a prácticas en cancha. Así será el nuevo día a día de los futbolistas.

El viernes 6 de marzo, Deportivo Cali abrió la octava fecha del campeonato colombiano de primera división con un empate 2-2 contra el ascendido Deportivo Pereira, sin tener idea de que ese sería su último partido antes del cese de actividades a causa del nuevo coronavirus, la pandemia que ya deja más de medio millón de muertes en el mundo.

Le puede interesar: El Ángel de la guarda de Johan Wallens

Vino la cuarentena obligatoria nacional, el aumento de casos (que no para) y la búsqueda de soluciones para la reanudación del fútbol en el país. Tras el protocolo que avaló el Gobierno nacional para el regreso paulatino de los entrenamientos, cada club debía presentar ante la Comisión de Verificación de la Federación Colombia de Fútbol su respectiva documentación en el marco de las medidas de bioseguridad para ser autorizado para comenzar con las prácticas individuales.

Atlético Nacional y Deportivo Cali fueron los primeros equipos en recibir el visto bueno. Luego de más de cien días de trabajo virtual, los jugadores del cuadro verdiblanco regresaron, el pasado sábado, a la sede deportiva de Pance. “Ellos estaban desesperados por volver a su profesión y explorar el talento innato que tienen. En esta situación el trabajo se ha duplicado y tocaba controlar muchos aspectos de manera virtual” le contó a El Espectador Gustavo Portela, jefe del departamento médico del elenco azucarero.

Para ese trabajo a distancia, Portela lideró un plan que involucró a la fisioterapeuta, los preparadores físicos, los nutricionistas, el psicólogo y la trabajadora social, con el propósito de que los futbolistas sintieran lo menos posible ese desespero por retornar al césped y realizaran desde sus casas un entrenamiento tan profesional como el que desarrollaban antes de que el planeta hiciera clic por un virus que todavía anda entre nosotros.

Ese grupo de trabajo también fue clave en la adecuación de la sede de Pance para que el desespero de los protagonistas disminuyera notablemente, pues ya pudieron entrar de nuevo a la cancha en la que antes compartían casi treinta jugadores. Ahora, lo ideal es que no sean más de diez futbolistas en el campo, y para que eso se cumpla, Portela y su equipo han diseñado un plan que se repite tres veces al día.

En ese programa, cada jugador comienza su paquete de medidas desde casa. Debe preparar un kit con toalla, hidratación, guayos, chanclas, tenis, merienda, GPS, ropa de cambio en bolsa y elementos de bioseguridad personal. Se lava las manos, se pone el tapabocas antes de salir y se traslada en su carro, sin compañía, hasta la sede deportiva del club sin hacer paradas. En la entrada del lugar de prácticas entrega sus datos y se le toma la temperatura.

(Zubeldía-Bilardo, y el pacto secreto del fútbol)

Después se le desinfecta el vehículo y, hasta el 15 de julio, el siguiente paso será la toma de pruebas moleculares del COVID-19. Este procedimiento también se llevará a cabo el 16 y el 17 de agosto, mientras que los testeos rápidos se ejecutarán los días 20 y 27 de julio y 3 y 7 agosto. Cuando no, el futbolista pasa directamente a una carpa en la que se pone la indumentaria para el entrenamiento, se lava de nuevo las manos y se aplica gel antibacterial. Al final, le vuelven a tomar la temperatura, llena una encuesta, lo pesan e ingresa al campo a entrenarse, guardando distancia de los máximo nueve compañeros que puede tener alrededor. Culminada la práctica, el jugador vuelve a tener un proceso de higiene y se retira de la sede para que el siguiente grupo haga lo mismo.

“Ninguno de nuestra generación había vivido una cosa de estas; siempre lo he dicho: de pandemia nadie sabía. Nos ha tocado sacar la intuición clínica, revisar muchos artículos y apoyarnos en vivencias que han tenido otros países”, expresó Portela, quien dijo que la persona del Cali que dio positivo para coronavirus se encuentra aislada y cumpliendo con el protocolo respectivo.

Deportivo Cali, como el resto de clubes profesionales, da sus primeros pasos en el sendero de que la pelota vuelva a generar emociones en Colombia. Al mismo tiempo, Gustavo Portela solo pide que tras la pandemia “todos salgamos siendo mejores seres humanos”.

Comparte en redes:

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.