Dos jugadoras de la selección de Colombia femenina de fútbol denuncian abusos

Las futbolistas Isabella Echeverri y Melissa Ortíz difundieron un video en redes sociales en el que señalan que usan uniformes viejos y usados, y que hay una censura silencio contra las mujeres que se han atrevido a hablar.

FCF

Las denuncias en el fútbol femenino cada vez toman mayor dimensión. Este lunes, las jugadoras Isabela Echeverri y Melissa Ortíz, ambas profesionales y quienes pertenecen a la selección de Colombia femenina de fútbol, denunciaron por medio de un video la falta de vuelos, el uso de uniformes viejos y usados y la censura por parte de la Federación, entre otros temas.

“Decidimos ser honestas con la realidad del fútbol en nuestro país”, es el mensaje que acompaña el video en el que ambas jugadoras describen una serie de abusos que viene sufriendo el fútbol femenino en el país.

 

“Ya no nos dan vuelos internacionales. Los uniformes son viejos y usados”, dice Echeverri, quien además asegura que un integrante de la Federación intentó venderle su propio uniforme. Sin embargo, en una entrevista con La W, la misma futbolista aclaró que “en ningún momento queremos atacar a la Federación ni a ningún entrenador (…) digo lo de la camisa porque a mí me la intentaron vender, pero no digo que fue alguien de la Federación”.

Las revelaciones también se refieren al silencio que, según ellas, ha intentado impartir la misma Federación frente a otras jugadoras que se han animado a hablar o a denunciar este tipo de abusos.

En el mismo diálogo con la emisora, Echeverri afirmó que se animaron a hablar con Melissa Ortiz hace más de tres meses. “Le dije que las cosas iban de mal en peor, que era hora de que alguien se pusiera la 10 y dijera la verdad sobre selección de Colombia femenina”, señaló la futbolista, quien milita para el equipo griego Elpides Karditsas.

La semana pasada, la Liga Contra el Silencio publicó un extenso artículo en el que expone algunos abusos por parte de la Federación y también de Felipe Taborda, ex entrenador del equipo nacional. En el texto citan a diferentes futbolistas que denunciaron los cobros de los que se habla en el video difundido este lunes por Echeverri y Ortíz.

“En ese mundial empezaron las concentraciones paralelas. Él (Taborda) habló conmigo y me dijo que si yo quería estar tenía que pagar 600 mil pesos y en ese momento entré en conflicto con el DT. Le dije que si me quería dar la oportunidad, que me convocara, pero yo no tenía por qué pagar. Ahí mi relación con él se quebró”, dice una exjugadora que prefirió no ser identificada.

Más adelante, el mismo artículo señala que existía “un esquema para convocar a seis u ocho jugadoras extra, que no formaban parte de la lista oficial ni de la lista de reserva a la que tienen derecho los equipos. Según una formadora de futbolistas (que no revela su nombre) y que fue testigo de estos llamados no oficiales, estas jugadoras viajaban por el país sin seguros y sin la venia de la Federación, se hospedaban casi siempre en hoteles diferentes a los que usaba la selección y los gastos de manutención corrían por cuenta de ellas. Según la misma fuente, “a algunas les cobraban dos o tres millones de pesos. Pero conozco el caso de un papá al que le pidieron 10 millones de pesos para que su hija jugara”.

Por ahora, la Federación Colombiana de Fútbol no ha salido a dar una explicación.

El Atlético Huila se coronó campeón de la Copa Libertadores Femenina en 2018 y que el presidente de la república, Iván Duque, habló con el presidente de la FIFA, Gianni Infantino,en días pasados con la intención de que el país se postulara para ser sede del Mundial de Fútbol Femenino 2023.