Publicidad
19 Jan 2022 - 11:27 p. m.

El Chocó respiró fútbol con la versión 47° del Torneo Amistades del San Juan

16 equipos, tres árbitros FIFA, debut de una mujer directora técnica, transmisiones de radio y público que pagó boletería, entre lo destacado. Istmina, bicampeón.

Gustavo Acuña Romero*

Por primera vez en su historia, el torneo tuvo 16 selecciones: Nuquí, Rio Quito, Atrato, Cantón, Istmina, Sipí, Medio San juan, Bagadó, Medio Baudó, Rio Iró, Cértegui, Acandí, Nóvita, Tadó, Condoto y Unión Panamericana.
Por primera vez en su historia, el torneo tuvo 16 selecciones: Nuquí, Rio Quito, Atrato, Cantón, Istmina, Sipí, Medio San juan, Bagadó, Medio Baudó, Rio Iró, Cértegui, Acandí, Nóvita, Tadó, Condoto y Unión Panamericana.
Foto: cortesía de Florencio Martínez

El municipio de Medio San Juan en el Chocó fue el anfitrión de la edición 47 del Torneo de Fútbol Amistades del San Juan, torneo que reunió entre el 2 al 9 de enero a 16 equipos del departamento.

(Aquí, toda la información deportiva)

La organización estuvo a cargo de la alcaldía y de Florencio Martínez, gerente del torneo. La edad mínima para participar era de 14 años en adelante.

La competencia se realizó en honor a Eddy Alberto Murillo “Tumba Templo”, exjugador profesional chocoano que pasó por equipos como Quindío, Tolima, Huila, entre otros.

Murillo ha participado en 25 versiones del torneo y representó al departamento en torneos nacionales.

El torneo

Por primera vez en su historia, el torneo tuvo 16 selecciones: Nuquí, Rio Quito, Atrato, Cantón, Istmina, Sipí, Medio San juan, Bagadó, Medio Baudó, Rio Iró, Cértegui, Acandí, Nóvita, Tadó, Condoto y Unión Panamericana.

(La labor de los líderes sociales que encuentran en la pelota un juguete salvador)

Los 16 equipos se dividieron en cuatro grupos de cuatro equipos, los dos primeros de cada grupo después de tres partidos pasaron a los cuartos de final; los cuatro ganadores de su respectiva llave pasaron a las semifinales y los dos mejores pasaron a la final, todo a partido único.

El campeón fue Istmina, que derrotó en los penales 3-2 a Cértegui tras empatar 1-1. Los ganadores se llevaron un trofeo, medallas y la suma de ocho millones de pesos. Itsmina se convirtió en bicampeón tras haber ganado también la pasada edición.

El goleador fue Juan Guillermo Gómez (Istmina); la valla menos vencida fue Samir Palacios (Cértegui); el mejor jugador juvenil se lo llevó Elmes Arias (Acandí) y el mejor jugador mayor fue Duván Sánchez (Istmina).

El H.H. Standy, ubicado en la cabecera municipal de Andagoya, fue el estadio para todos los partidos. El recinto, recientemente remodelado, cuenta con césped sintético, iluminación y graderías que contaron con gran participación de asistentes.

Para Acisclo Córdoba, exjugador profesional, este lugar representa grandes cosas para el fútbol chocoano.

“Este es el templo del fútbol para los sanjuaneños, es el escenario ideal para la competencia del fútbol”.

Además de los encuentros, el torneo tuvo diferentes presentaciones culturales como danzas culturales, bailes de chirimía y después de la final se cerró con un concierto.

“El balance es muy positivo, se jugó con 16 equipos, se generó cultura de pago en los aficionados que hacían largas colas para ingresar al estadio desde muy temprano, fue algo genial”, manifestó el organizador Florencio Martínez.

“También debemos resaltar la participación de árbitros FIFA como Wilmar Roldán, Gustavo Murillo y Jhon Hinestroza”, agregó.

Esto, también fue apoyado por el técnico de la Selección de Acandí, Rufino Gómez:

Espacio para todos

El capítulo cinco del reglamento del torneo menciona los objetivos del campeonato: algunas de estos objetivos son unir los lazos de amistad entre los participantes y generar un espacio de reencuentro entre paisanos y amigos, en una región azotada por la violencia.

Lea también: Las escuelas que han marcado la historia del fútbol colombiano

Alguien que se abrió un espacio ante la adversidad de un torneo lleno de hombres ha sido Yubelys Mosquera Mena, primera mujer que dirigió una de las selecciones en la historia del torneo, más precisamente la selección de Rio Quito.

“El torneo fue muy positivo para el departamento del Chocó porque se mejoró en la parte futbolística al contar con un escenario ideal para dicha práctica deportiva. El nivel futbolístico fue muy bueno lo cual se pudo observar en cada encuentro reñido”, manifestó.

“Ser la única mujer en dirigir en el torneo más importante del Chocó me llena de orgullo y felicidad. Sabemos que las mujeres somos capaces de asumir grandes retos y estamos preparadas”.

“De ante mano agradecerle al alcalde del Río Quito, Herlin Antonio Mosquera, que siempre ha creído en el trabajo que vengo desarrollando en pro del desarrollo deportivo del municipio”, mencionó Mosquera.

Elmes Arias fue el mejor juvenil del torneo tras disputar tres partidos con la Selección de Acandí. Arias, a pesar de sufrir una discapacidad física en uno de sus brazos demostró su gran talento tras lograr tres asistencias en la posición de extremo.

“Para mí este galardón significa mucho, especialmente en esto que es muy difícil. La di toda y este premio es por todos mis compañeros. Mi sueño es lograr ser un futbolista profesional y estoy trabajando para lograrlo”, señaló.

Cuna de grandes jugadores

Entre los antiguos participantes del torneo que ahora son jugadores profesionales, se destaca el delantero Jhon Córdoba, actual jugador del Krasnodar de la Liga Rusa y nacido en Itsmina, que anteriormente jugó para el Hertha Berlín, Colonia y Mainz de la Bundesliga alemana. Además de pasos por Chiapas de México, Espanyol y Granada de España y en Colombia con el Envigado.

Otro jugador importante es el portero Libis Arenas, que ha pasado por equipos de Italia, España, Uruguay, Paraguay y Ecuador.

*De la Fundación Color de Colombia.

Recibe alertas desde Google News