Conversaciones futboleras

“Zubeldía nos enseñó la marcación hombre a hombre”: Pedro Sarmiento

Noticias destacadas de Fútbol Colombiano

El entrenador antioqueño dialogó sobre lo que aprendió de Francisco Maturana, Bolillo Gómez y Luis Cubilla, entre otros, y nombró al técnico que no conoce y que admira.

Pedro Enrique Sarmiento nació en Medellín el 26 de octubre de 1956 y en su barrio era feliz jugando a la pelota como delantero en las múltiples canchas que tenía. Estudió la primara en el colegio Calasanz, en el que continuó desempeñándose en la ofensiva, ahora en superficie de asfalto. No importaban las rodillas raspadas, solo era vital patear el balón. Luego ingresó a Atlético Nacional, con el que debutó en 1976, mismo año en el que fue campeón bajó la dirección técnica de uno de sus maestros, Osvaldo Juan Zubeldía. En 1981 obtuvo otro título con el club verdolaga y en 1985 llegó al América de Cali. Se volvió a consagrar en su primera temporada (y en la siguiente) teniendo como entrenador a Gabriel Ochoa Uribe. De ambos tomó conceptos que le sirvieron para ser campeón como estratega con Independiente Medellín (2004) y Deportivo Cali (2005). En diálogo con El Espectador habló sobre táctica y sus aprendizajes.

(Las escuelas que han marcado la historia del fútbol colombiano)

¿Para usted qué es jugar bien?

Es poner en cada posición al jugador que tenga las condiciones necesarias e ideales para rendir allí. Que los centrales tengan buena talla, cabeceen bien, sean capaces de anticipar, manejen tácticamente al equipo y sean inteligentes. Que los marcadores de punta conozcan su zona, sean ágiles, rápidos, hábiles con el cuerpo y tengan capacidad de salir al ataque, entendiendo que primero tienen que ser defensas y cumplir obligaciones, para después aprovechar las posibilidades que el partido les brinde de sumarse a la ofensiva. Que los volantes de marca estén bien ubicados delante de la línea de cuatro, que haya volantes mixtos, de ida y vuelta, y que los delanteros sean fuertes en el uno contra uno e inteligentes para regresar a armar una zona.

Mencionó la línea de cuatro, ¿tiene algún esquema táctico favorito?

Puede ser un 4-3-3, que se vuelve un 4-5-1 o un 4-4-2, de acuerdo con lo que se tenga en la parte de arriba. Como ahora está de moda jugar con un solo centrodelantero, habría que implementar un 4-2-3-1, en el que el hombre detrás del punta sea un pasador que llegue también al área y tenga media distancia. Me gusta jugar con un 4-2 defensivo. Después, desde ahí, uno descompone la figura de según lo que se tenga.

¿Jugar bonito es sinónimo de jugar bien?

No diría que es lo mismo. Jugar bonito es que le pegas bien al balón, que hay armonía, que hay sociedades. Lo bonito depende del trato al balón, el jugar bien depende del trato al balón y de los movimientos de los jugadores.

¿Quiénes son las personas de las que más ha aprendido del juego?

Francisco Maturana, el médico Ochoa, Osvaldo Zubeldía, Carlos Bilardo, Bolillo Gómez, Juan José Peláez, Hugo Gallego y Luis Cubilla. De todos se aprendieron determinadas cosas. En su orden, Zubeldía nos enseñó la marcación hombre a hombre, Cubilla la zona, con Pacho el orden, con Bolillo la inteligencia para hacer cambios y mejorar el funcionamiento del equipo de acuerdo con la lectura de un partido, con Juan José la parte ofensiva, y del doctor Ochoa la disciplina.

(Francisco Maturana: “A la selección Colombia procuro no verla”)

¿De los conceptos que aprendió con cuáles se identifica más?

Con el orden del equipo, las sociedades, el respeto por la zona, el manejo de ella y el trato al balón. Hay una cosa muy importante en el fútbol que es el criterio: significa hacer lo ideal en cada acción de juego. Todo eso se logra con el entrenamiento y según la clase de jugadores que se tengan. A mí no me gusta que revienten la pelota, a menos que sea necesario. Me gusta que el equipo tenga responsabilidad y que haya buena entrega de pases al compañero, porque desde ahí nacen las sociedades para atacar y defender.

¿Qué jugadores lo sorprendieron por poseer un alto nivel de criterio?

Néider Morantes, Freddy Rincón, el Pibe Valderrama, Willington Ortiz y Hernán Darío Herrera. También hubo jugadores extranjeros muy buenos, como César Cueto y Sergio Santín, y defensores destacados y muy inteligentes: tuve la fortuna de jugar con Henry Caicedo. El mismo Maturana y Hugo Gallego jugaban muy bien.

¿De los equipos de la actualidad cuáles son los que más le gustan?

Liverpool y Real Madrid. Me gustaba cómo jugaba Manchester City, pero se ha quedado, al igual que el Barcelona. Vi, por momentos, cosas muy buenas de Sassuolo, un equipo italiano que tenía un trabajo táctico muy bueno: disciplina táctica para recuperar el balón. Al Chelsea también le he visto cosas muy interesantes. Pero, sobre todo, el Liverpool de Klopp.

¿A cuál técnico, de los que no conoció, le tiene admiración?

César Luis Menotti.

@SebasArenas10

Comparte en redes: