¿Es hora de que Arturo Reyes dé un paso al costado con la selección de Colombia?

Noticias destacadas de Fútbol Colombiano

El director técnico de la Sub 23 llegó al Preolímpico con un rendimiento del 29,1 %. Sus precedentes no fueron los mejores y el desarrollo del torneo tampoco tuvo mucha diferencia. ¿Qué pasará?

Arturo Reyes es un discípulo de Julio Comesaña. El director técnico del Junior lo invitó a varios entrenamientos del club luego de que el primero dirigiera a Barranquilla F.C. Entre Jorge Serna y Ramón Jesurún le propusieron presentar un proyecto para dirigir la categoría sub 20 de la selección de Colombia. 

Con Reyes obtuvo la medalla de bronce con esta categoría en los Juegos Sudamericanos en Cochabamba (Bolivia) y ganó el título de los Juegos Centroamericanos y del Caribe en Barranquilla. Luego de estos resultados, Jesurún le encargó la selección de mayores luego de la salida de Pekerman. Con Reyes al mando, Colombia ganó tres partidos y empató uno: 2-1 contra Venezuela; 0-0 contra Argentina;  4-2 contra Estados Unidos y 3-1 contra Costa Rica.

Con la llegada de Queiroz a la selección de mayores, Reyes quedó como asistente técnico para ayudarle al portugués y a los jugadores a adaptarse fácilmente a las ideas y los conceptos de ambas partes. Después de esto, Reyes volvió a las divisiones menores y su objetivo sería llevar a la categoría sub 23 a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. 

Nuestra selección ha ido a los Olímpicos en las ediciones de México 1968, Múnich 1972, Moscú 1980, Barcelona 1992 y Río de Janeiro 2016. Con este torneo, realizado en el Eje cafetero y en Bucaramanga, la tricolor tenía una opción clara de clasificar por contar con la localía y con el apoyo de la hinchada, que con los resultados y el rendimiento se convirtieron en una presión que pudo costarles para cumplir con el objetivo final. 

En este preolímpico Colombia jugó siete partidos: ganó dos, empató otros dos y perdió tres. Marcó diez goles y recibió nueve. Las inconsistencias, atribuidas en su gran mayoría a Arturo Reyes, se dieron en lo táctico y en lo mental. En lo individual Colombia parecía tener grandes referentes en cada sector de la cancha, pero a la hora de conectar ideas y enlazar un juego colectivo la tricolor se vio enredada y dejó ver que al entrenador le faltó potenciar algunas estrategias y conceptos de juego para ser más efectivos y saber aprovechar las ventajas que daban los rivales.

Desde el primer partido Arturo Reyes fue criticado por sus decisiones como entrenador. A Carrascal, que venía siendo la figura del primer tiempo de aquel partido contra Argentina que se perdió por 2-1, lo sacó en el segundo tiempo y el equipo perdió al referente en el ataque. 

Los cambios en el equipo titular partido tras partido, que hicieron pensar que la plantilla no contaba con una identidad, más la planeación del juego desde la alineación, -así como sucedió ayer con una línea de tres que nunca había utilizado Reyes-, fueron elementos a tener en cuenta para las críticas que se le hicieron a Reyes anoche tras la eliminación y que hicieron pensar en el medio que dentro del banquillo de la sub-23 hubo mucha improvisación y poca preparación para afrontar el torneo. 

Luego de la presentación de la sub-23 queda la pregunta sobre la continuidad de Reyes. Todo indica que lo mejor para un nuevo proceso es que el entrenador dé un paso al costado y permita que otra perspectiva llegue a dirigir las categorías que van dando forma e identidad a la selección de mayores, pues justamente se viene un cambio generacional y el fútbol en Colombia necesita tener más certezas que dudas y rumores. 

Comparte en redes: