“Este es un triunfo realmente grande”: Alberto Gamero

Jugadores e integrantes del cuerpo técnico del Deportes Tolima coincidieron en que la clave de la victoria frente a Nacional fue no bajar los brazos y luchar hasta el final. El conjunto pijao ganó 2-1 en el Atanasio Girardot y en la definición por cobros desde el punto penalti se llevó el título de la Liga Águila.

El momento justo en el que Marco Pérez anota y Tolima se consagra campeón.
El momento justo en el que Marco Pérez anota y Tolima se consagra campeón.Luis Benavides

“Nunca dejamos de creer, nunca bajamos los brazos. Sabíamos que remontar el 0-1 de la ida en Ibagué era una misión complicada, pero no imposible. Éste es un triunfo realmente grande, con un estadio repleto y maravilloso. Si la Dimayor pudiera, debería darnos cuatro estrellas, no una. Hicimos historia frente a un gran rival”, señaló el técnico samario Alberto Gamero minutos después de que el Deportes Tolima venciera 4-2 a Atlético Nacional en la definición por cobros desde el punto penalti.

El partido quedó 2-1 a favor de los pijaos, que había caído 1-0 en Ibagué y necesitaban una victoria para seguir soñando con la estrella. Se pudieron em ventaja gracias a un autogol de Jorman Campuzano, pero después Vladimir Hernández igualó para los verdolagas, que estuvieron a un par de minutos de conquistar su decimaséptima estrella hasta que Danovis Banguero, de golpe de cabeza, la dio el triunfo al Tolima, al minuto 92.

“Sabíamos que por arriba les podíamos hacer daño. Con un poco de desorden tratamos de buscar el gol y metimos a Nacional en su arco, por fortuna pude anticipar a los defensas y cabecear abajo. El gol soñado, pues a los penaltis llegamos con la moral muy en alto y ellos estaban tocados”, explicó Banguero.

El delantero Sebastián Villa después de dedicarles el título a sus familiares y amigos en Bello, Antioquia, señaló que “uno por momentos se resigna, pero dentro de la cancha todos nos dábamos ánimo, veíamos que se podía, que generábamos peligro”. Él, que fue una de las figuras del torneo, admitió que tiene ofertas del fútbol argentino. “Nos vamos pos la puerta grande”, dijo. Su destino podría ser Boca Juniors.

El volante bogotano Rafael Robayo insistió en que “al final nos la jugamos toda. Asumimos el riesgo de que nos hicieran el segundo gol, pero tocaba, era al todo o nada. Este triunfo es para toda la afición del Tolima, para la gente de Ibagué y para mi familia”.

El goleador Ángelo Rodríguez, quien a pesar de estar lesionado jugó 45 minutos, señaló que “traté de aportar al máximo, pero ya no tenía con qué y prefería apoyar desde afuera. Estamos muy contentos y agradecidos con Dios por este título, que no se ganó solamente en este partido, sino durante todo el semestre”.

El arquero Álvaro Montero, uno de los héroes de la noche, quien detuvo los cobros de Reinaldo Lenis y Vladimir Hernández, aclaró que “hicimos una gran campaña y la cerramos con broche dorado. En todo el semestre jugamos muy bien como visitantes, casi no perdimos, así que teníamos razones para pensar que podíamos ganar”.

Con lágrimas, el delantero Marco Pérez, quien convirtió el último penalti, le dedicó su actuación al departemento de Chocó y reconoció que "este grupo es una familia, preparamos el partido pensando en que se podía ganar, que teníamos con qué hacerlo".

Finalmente Gamero le agradeció al máximo accionista del club, Gabriel Camargo, por su apoyo y amor al Tolima. “Me duele que en Ibagué digan que no quiere que el equipo sea campeón, cuando él es quien más lucha por esto. Esta es su victoria y la de un grupo de muchachos que cumplió con el libreto al pie de la letra. Invito a la gente a celebrar con calma, con mesura, con cuidado.

Tolima ganó la segunda estrella de su historia. En el segundo semestre de 2003 se coronó al superar, también en el definición por penaltis, al Deportivo Cali, en el estadio Pascual Guerrero. En esa oportunidad el técnico era Luis Augusto 'Chiqui' García.