Partidos con el “Balón de Cristal”

Noticias destacadas de Fútbol Colombiano

La periodista Carolina Jaramillo Seligmann vuelve a publicar un libro de fútbol. El primero es una joya de grata memoria gráfica, ahora cuenta una historia necesaria: la del fútbol femenino en Colombia.

El fútbol entró en su vida sin preguntar ni pedir permiso. En la adolescencia, cuando se dio cuenta que estaba pisando un terreno exclusivo de los hombres, y ya tenía claro que solo quería ver, leer, saber y jugar este deporte. Las reflexiones son de la periodista Carolina Jaramillo Seligmann, emprendedora natural, hoy especializada en el desarrollo de estrategias de marketing deportivo, que acaba de anotar un golazo con la publicación de su libro Balón de Cristal.

(Gabriel Ochoa Uribe: el técnico que llenó de estrellas a Colombia)

Un texto necesario que, al tiempo que contextualiza cómo se configuró el fútbol femenino a nivel orbital hasta la realización de los mundiales a partir de 1991, desarrolla una inmersión en los orígenes del balompié femenino nacional en busca de sus futbolistas y sus vivencias. La saga de las pioneras, y después las campañas de las superpoderosas que, pese a las dificultades y las discriminaciones, lograron ser reconocidas como profesionales y ahora se proyectan en diversos frentes a nivel nacional e internacional.

Amparo Maldonado, creadora del club Independiente de Cali que abrió el camino en los años 80 y dejó huella en los primeros pasos del fútbol de salón. Myriam Guerrero que pasó de jugar en las calles del barrio Tunjuelito a ser becada en el Instituto Central de Educación Física de Moscú o integrar la primera selección Colombia en 1997. Liliana Zapata y sus comienzos en el equipo Danza Azul del barrio La Floresta en Medellín o su consolidación en el club Formas Íntimas.

Un proceso de victoria que advierte en cada una de las futbolistas entrevistadas por Carolina Jaramillo. Como refiere el prologuista Alejandro Pino, deportistas que prueban que la lucha del fútbol femenino ha sido durísima, pero “el monolito empieza a derrumbarse”. Las evidencias saltan a la vista: Natalia Gaitán, que actualmente juega en España; Yoreli Rincón, hoy en Inter y primera en ser fichada en un equipo brasilero. Daniela Montoya y Leicy Santos que ya saben lo que es jugar mundiales de fútbol.

A la autora de Balón de Cristal no le dio para ser futbolista, pero no olvida que desde sus años escolares lo suyo siempre fue armar canchas de balompié con los sacos para jugar hasta el cansancio, ahorrar dinero para llenar el álbum del mundial o guardar recortes de periódicos con los ídolos predilectos.  Fue su mamá quien le regaló la primera bandera y el uniforme de Atlético Nacional. Se quedó en esa divisa y sus ojos de niña hincha salieron premiados con la Copa Libertadores de América de 1989.

(“La fabulosa historia del atletismo colombiano”, el libro de Ricardo Ávila Palacios)

No solo fue seguidora ferviente del verde de Higuita, Asprilla y Leonel, el fútbol se volvió su forma de vida. “Ha sido mi compañía y, por momentos, mi mejor amigo”, agrega. Lo tuvo claro cuando ingresó a la universidad de La Sabana a estudiar comunicación social, y cuando se graduó y se fue a España a desarrollar un máster en periodismo deportivo. Regresó graduada, con experiencia profesional en la UEFA, publicando aquí y allá, hasta que Villegas Editores publicó su hermoso libro, Fútbol en Colombia.

Después fueron cuatro años en Villegas Editores, cuatro más con Alfaguara, muchos autores pueden testificar su criterio para alcanzar el éxito, pero ella tenía creaciones pendientes y se constituyó como consultora independiente. Hoy aporta ingeniosas soluciones de marketing deportivo para los deportistas y las marcas desde su firma Score Sport, y saca tiempo para escribir un libro que aporta la otra mitad de la historia del fútbol colombiano. Su Balón de Cristal con el trazo femenino del juego donde caben todos.

@DeportesEE

Comparte en redes: