Jorge Luis Pinto, optimista a pesar de las adversidades

El técnico de Millonarios está seguro de que Breiner Paz, Jaír Palacios, César Carrillo y Elíser Quiñones o Santiago Montoya reemplazarán con lujo de detalles a los jugadores suspendidos o lesionados. Su equipo recibe este miércoles al Unión Magdalena (8:00 p.m., Win Sports) en la segunda fecha de los cuadrangulares semifinales de la Liga Águila.

Jorge Luis Pinto ha logrado 42 de los 63 puntos que ha disputado este semestre con Millonarios, para un rendimiento del 66,6%. / Óscar Pérez

Hace exactamente seis meses Jorge Luis Pinto asumió la dirección técnica de Millonarios. Volvió a la institución en la que comenzó su carrera como entrenador, al lado nada menos que de Gabriel Ochoa Uribe, el técnico más exitoso en la historia del fútbol profesional colombiano.

Conocía más que nadie la responsabilidad del cargo y la exigencia del club. Por eso, se planteó como objetivo dar resultados inmediatos y pelear el título del primer torneo de 2019. Claro que piensa en un proceso a mediano y largo plazo, pero sabe que eso solo es posible en la medida en que durante el camino sean más las victorias que las derrotas.

Y para eso comenzó a trabajar con el plantel desde la primera semana de diciembre. En la reunión de presentación les habló a sus dirigidos de la necesidad de hacer valer la localía, de asfixiar a sus rivales en El Campín. También les explicó la importancia de sumar como visitantes, pero sobre todo insistió en cuatro conceptos: “Trabajo, disciplina táctica, dinámica del juego y solidaridad”.

Tras 21 partidos oficiales, con un rendimiento del 66,6 %, producto de 12 triunfos, seis empates y solamente tres derrotas, con 32 goles a favor y 16 en contra, su gestión ha sido más que positiva.

En la cancha se ve un equipo confiable, que sabe a qué juega, con funciones claras para cada uno de sus hombres. Aunque no juega bonito, lo hace bien, porque tiene alternativas tácticas y variantes nominales, como se evidenció en el partido del domingo pasado frente al América, en el que cambió varias veces de sistema y de posición a sus jugadores, obligado por una expulsión y un par de lesiones.

Y aunque los hinchas embajadores quedaron algo preocupados tras la victoria 2-1, pues no podrá contar con cuatro de los titulares en el Pascual Guerrero, Pinto confía en que puede reemplazarlos sin que se afecte el funcionamiento colectivo.

“Tengo la tranquilidad de que los jugadores que están en el banco o afuera han jugado este semestre y están en ritmo competitivo. Ninguno me genera desconfianza. El que tenga que jugar tiene cómo responder”, aseguró en el último entrenamiento antes del partido de este miércoles (8:00 p.m. por Win Sports) ante Unión Magdalena, en Bogotá.

Al respecto, el estratega santandereano, de 66 años, agregó que “a cualquier jugador lo utilizo cuando crea conveniente. Las rotaciones son buenas si son productivas, cuando sirven para mejorar factores tácticos o para una recuperación fisiológica, dependiendo si se juega muy seguido o en climas complicados. Las seguiré haciendo sin dar ventajas deportivas”.

Aunque Pinto no anuncia los titulares sino una hora antes de los partidos, sí advirtió que César Carrillo jugará en reemplazo de Felipe Jaramillo, quien sufrió un esguince de tercer grado con salida del hombro y estará fuera unos diez días. Si el central Alex Rambal no es autorizado por el departamento médico para jugar, porque tiene una leve distensión muscular, actuará el juvenil Breiner Paz.

Jaír Palacios ocupará el lateral derecho por el expulsado Andrés Román, mientras que entre Elíser Quiñones y Santiago Montoya está el sustituto de David Macallister Silva, quien vio la roja en Cali y tendrá dos fechas de suspensión.

El paraguayo Roberto Ovelar, quien tenía un problema muscular, ya entrena con el equipo y podría ser alternativa. Quien no regresará pronto es el defensa Luis Payares, quien se sigue recuperando tras un accidente cerebrovascular a consecuencia de un golpe en la cabeza durante un entrenamiento.

A pesar de esos contratiempos, Pinto y Millonarios siguen enfocados en el cuadrangular semifinal y en lograr un cupo para disputar el título. El DT reconoce el valor del triunfo ante América, pero cuarenta años en el fútbol profesional le han enseñado que todavía no ha ganado nada. “Hicimos un gran partido en Cali, no jugamos bonito, pero los muchachos merecen un reconocimiento por la actitud que tuvieron para superar las dificultades. Siempre hay algo por mejorar, especialmente en el equilibrio emocional. Nos faltó algo de control de la pelota, fuimos imprecisos”, dice Pinto antes de pronosticar que “esto apenas está empezando y tanto Pasto como Unión son rivales complicados. Para clasificar sin problemas tenemos que sumar cuatro o cinco puntos de visitante y todos los de locales. Todavía nos falta”.

Sobre la actuación del árbitro Bismark Santiago, criticado por las expulsiones (ambas justas), el penalti en contra (que sí fue) y las ocho tarjetas amarillas (un par exageradas) ante el América, el técnico albiazul se limitó a decir que “de eso mejor no hablar, de pronto nos lo cobran. Eso les corresponde a los directivos, pero el arbitraje colombiano debe cambiar, tengo miedo”.

Lea también: Pinto, rumbo a Rusia 2018