Júnior-Millonarios, en alerta máxima

Noticias destacadas de Fútbol Colombiano

Ambiente tenso en ambas instituciones. En Barranquilla, por la incómoda situación del técnico Luis Amaranto Perea, y en Bogotá, por la incertidumbre que generan el estado de salud y el futuro del defensa Andrés Felipe Román. Júnior y Millonarios se enfrentan este martes desde las 8:00 p.m. (Win) por la Liga BetPlay.

Incertidumbre es la palabra que más se escucha por estos días en las concentraciones de Júnior y Millonarios, los dos equipos que abren este martes (8:00 p.m.) la novena fecha de la Liga BetPlay.

Su situación en la tabla no es preocupante. El conjunto albiazul es sexto, con 13 puntos en seis partidos, producto de cuatro victorias, un empate y una derrota. El equipo barranquillero lo escolta con las mismas unidades, pero en ocho compromisos. Ganó cuatro, igualó uno y perdió tres.

Sin embargo, las razones de la incertidumbre son diferentes. La continuidad del técnico Luis Amaranto Perea en Júnior está en duda hace un par de semanas, por el discreto nivel de juego de sus dirigidos.

Lea también: Erling Haaland: El nuevo orden del fútbol mundial

A pesar de que estaba en la cuerda floja, su equipo perdió el fin de semana en la visita a Boyacá Chicó y los directivos le dieron un ultimátum al entrenador antioqueño de 42 años.

Para ellos, la mejor nómina del campeonato debe dar más resultados y, sobre todo, jugar mejor.

Perea llegó a Barranquilla a comienzos de 2020, como asistente técnico de Julio Avelino Comesaña. Y cuando el estratega uruguayo renunció, el exdefensa de la selección de Colombia, Independiente Medellín, Boca Juniors, Atlético de Madrid y Cruz Azul de México, se hizo cargo del equipo.

Ha dirigido 36 partidos por todas las competencias, con 16 victorias, nueve empates y 11 derrotas, 50 goles a favor y 38 en contra, para un rendimiento del 52,7 %.

Sus objetivos este semestre son pelear el título de la Liga BetPlay y hacer una buena Copa Libertadores de América, en la que se estrenará el 10 de marzo en la segunda ronda, ante un rival por definir.

Lea también: CR7 llegó a 70 goles en la Serie A

Luego de la derrota en Tunja, Luis Amaranto aseguró que “los directivos no me han dicho que tengo plazos o condiciones para seguir”, pero en realidad a ningún entrenador le avisan antes de despedirlo.

No ganarle a Millonarios, o al menos no mostrar una cara diferente, significaría su salida de la institución, según trascendió ayer en la capital del departamento del Atlántico, en donde se cuestiona que teniendo a jugadores como Sebastián Viera, Teófilo Gutiérrez, Miguel Ángel Borja y Fabián Sambueza el equipo no juegue mejor.

Preocupa el futuro de Román

En Millonarios hay una tensa calma. El equipo este semestre ha logrado buenos resultados, a pesar de que tampoco ha jugado como su técnico y sus aficionados quieren.

Lea también: Histórico, Colombia venció a Argentina y sigue soñando con llegar a la Americup de baloncesto

Les ganó, sufriendo, a Envigado, Once Caldas, Pereira y Deportivo Pasto. Mostró poder ofensivo, más allá de que sigue careciendo de generación de juego, pero también evidenció serias falla en defensa.

La visita al estadio Metropolitano, en el que generalmente no suma, será una prueba de fuego para el técnico Alberto Gamero y sus muchachos.

Ante un rival de campañillas, jerarquía e historia, tendrá que demostrar si tiene o no con qué llegar a las finales, pues hasta ahora su única gran actuación en el torneo fue en su visita al Independente Medellín. El otro juego que disputó lo perdió contra Equidad, en Techo.

Sin embargo, el tema deportivo no es el que inquieta por estos días al club, que si gana el partido pendiente que tiene frente al Chicó se ubicaría segundo en la tabla de posiciones.

El estado de salud y el futuro del lateral derecho Andrés Felipe Román es lo que les quita el sueño a directivos, miembros del cuerpo técnico, jugadores e hinchas.

Lea también: El departamento médico de Millonarios, en el ojo del huracán

Tras su frustrado paso al Boca Juniors de Argentina porque no superó las pruebas físicas, el jugador regresó a Colombia y entre ayer y hoy está siendo sometido a rigurosos exámenes médicos en la Clínica Shaio.

De esos resultados dependerá su carrera. Según medios argentinos, en Buenos Aires le descubrieron una miocardiopatía hipertrófica progresiva, un crecimiento desmedido de la masa del músculo del corazón, que es la primera causa de muerte súbita en deportistas de alto rendimiento.

Más allá del respaldo que le han manifestado al futbolista sus compañeros y los directivos de la institución, preocupa el hecho de que el diagnóstico se confirme, pues según los especialistas aunque podría volver a jugar, no debería hacerlo por precaución.

Está claro que hay que esperar al menos un par de días y diferentes opiniones para tomar una determinación. También que Román tendrá apoyo psicológico para afrontar la situación, al menos en un comienzo.

Lo que no se sabe es qué pasará con el jugador en caso de un nuevo resultado adverso. ¿Tendrá que dejar el fútbol, qué pasará con el contrato que tiene con Millonarios, será factible que juegue bajo su responsabilidad, podrá reclamar pensión por incapacidad, recibirá algún tipo de indemnización?

Lea también: Andrés Román y las otras bajas de Millonarios para enfrentar al Júnior

Por ahora todas esas preguntas no tienen respuestas, porque habría que entrar a revisar las condiciones laborales que tiene, y que generalmente los clubes no hacen públicas.

Ojalá que, como han manifestado en redes todos los actores del fútbol, primen la vida y la persona sobre el negocio y los intereses. Se le dé a la situación el tratamiento adecuado y se respeten todos los derechos.

“Todo se cura con amor”, fue la frase que se hizo lema de Millonarios en 2017, cuando se descubrió el cáncer del técnico Miguel Ángel Russo. Y es la misma a la que se aferra hoy la familia embajadora para acompañar a Andrés Felipe Román. Ojalá, como entonces, tenga un final feliz.

Comparte en redes: