Jhon Duque: “Jugué en el club de mis sueños”

Noticias destacadas de Fútbol Colombiano

Estas fueron las palabras del volante colombiano en el vídeo en el que se despide de Millonarios. Su destino será Atlético San Luis, club de la liga mexicana.

Una de las frases más icónicas de Batman, el caballero de la noche, la dice el personaje Harvey Dent: “mueres siendo un héroe o vives lo suficiente para volverte un villano”. Y habría que ver cuánta sabiduría hay que tener para asumir el fin de un ciclo, para saber cuando despedirse y dejar una huella de gratos recuerdos, anulando el falso ego de la eternidad y evitar los rincones empañados o nublados.

Y así se va Jhon Duque, que llegó en 2017 como un refuerzo “discreto”, que provenía de Fortaleza. En silencio, como lo hizo a lo largo de estos tres años, fue demostrando que su coraje en la cancha no tendría límite alguno. Muchas veces se le criticó por correr y correr, pero esa actitud por recuperar la pelota sin guardar piernas y oxígeno lo hizo ser querido por los hinchas y respetado por los rivales.

Jugó 137 partidos entre copa, liga y torneos internacionales. Su primer gol fue contra Atlético Paranaense en la segunda ronda de la Copa Libertadores en 2017. Un zurdazo al ángulo, como años atrás los hacía Falcao en la selección y en Europa. Esa vez fue la primera ocasión en que su apellido fue coreado por los hinchas que colman El Campín.

Hizo parte de esa nómina inolvidable que le ganó una liga a Santa Fe en el segundo semestre de 2017 y una Superliga a Nacional en 2018. Con el paso del tiempo no solo se adueñó de la titularidad, sino de la cintilla de capitán que solamente se le otorga a quienes reconocen el peso de la camiseta que visten y a quienes son capaces de poner el pecho ante la presión y las adversidades que nunca faltan.

“Hoy es un día con muchas emociones encontradas. Hoy es un día donde la felicidad y la nostalgia se juntan. Tengo claro que los tiempos de Dios son perfectos. Y fue tan perfecto que me dio la posibilidad de terminar mi carrera y poder graduarme. Gracias, Millonarios: fueron ustedes quienes creyeron en mí y me dieron la oportunidad de jugar en el club de mis sueños. Todo fue tan perfecto y tan lindo que en mi primer partido en El Campín anoté mi primer gol en Millonarios y en Copa Libertadores. Nunca pensé lograr sentir tanto apoyo y tantos corazones vibrando cantando mi apellido. El Campín se ha convertido en mi segundo hogar. Me siento orgullos de haber salido campeón dos veces contra rivales eternos. Son fechas y recuerdos que jamás olvido”, dice Jhon Duque en el vídeo que publicó en redes sociales despidiéndose del club embajador.

Ahora parte a México, una liga y un país que le ha abierto las puertas a los colombianos para seguir ahondando en sus caminos y hallar los sentidos más profundos de su existencia. Atlético San Luis será su nuevo puerto. Su tarea no será fácil, pues en un club que luchará por evitar el descenso y mantener la categoría. Un reto a su altura, correspondiente a su enjundia y la entrega que nunca ha escatimado en esfuerzos.

“El orgullo de ser bogotano”. Una frase que pronuncian muchos hinchas de Millonarios recordando a jugadores como Jhon Mario Ramírez, Andrés Chitiva, Pedro Franco o Rafael Robayo, y que Jhon Duque reivindicó en la cancha con sentido de pertenencia por la ciudad y por el azul del equipo. En el césped y fuera de él fue un ejemplo para todos. Además de su desempeño en el deporte, demostró ser un estudiante aplicado. Antes de partir, logró graduarse de ingeniería industrial en la Universidad de Los Andes. Fueron muchos los días en los que dejaba los entrenamientos para llegar a clase, y donde se le vio en las concentraciones estudiando e imprimiendo sus trabajos y lecturas.

En un Campín que aún aguarda los gritos de gol y las banderas, se escucha entre el viento que circula libre por la cancha y por las gradas un eco leve que muchos cantan, sin importar la camiseta, cuando un jugador se va: “jamás, jamás, será una despedida, esta hinchada no te olvida, muchas gracias, capitán”.

“Me voy feliz y tranquilo del grupo que formamos y del inmenso futuro que queda para el club con jugadores que aman la institución, que tienen un corazón inmenso, y que en últimas es lo más importante. Al equipo que dejo y al cuerpo técnico quiero desearles éxitos. Gracias por tantas enseñanzas, por permitirme aprender a ser un capitán. Gracias por la amistad y el compromiso de todos. Llevaré todo lo que representa Millonarios en mi corazón”, concluyó.

Comparte en redes: