La historia de Lisseth Moreno, defensa de Santa Fe

Comenzó probando con otros deportes, como el tenis y el béisbol. Aquí la historia de una de las campeonas del equipo capitalino.

La familia Moreno Quintero se estremeció hace 24 años con la llegada de sus hijas gemelas, Lisseth y Mayra. Según narra su madre, ambas pateaban tan fuerte que parecían futbolistas. Sin embargo, fue Lisseth, actual defensora de Independiente Santa Fe, quien emprendió este camino desde los siete años, cuando empezó a integrar una escuela en el barrio Ciudad Montes, donde vivía junto a su familia.

Aunque comenzó probando con otros deportes, como el tenis y el béisbol, fue el fútbol el que despertó en ella amor, dedicación y pasión. Con el paso del tiempo se fue afianzando con la pelota y aprendiendo habilidades en la cancha. “Mi sueño fue jugar en un club femenino, pero mi papá sólo encontró uno mixto y ahí empecé. Al principio no quería parar de jugar y mi familia se dio cuenta de que tenía talento y podía lograr grandes cosas”, le contó a El Espectador la defensora.

En su proceso deportivo conoció a Diego Escudero, profesor de fútbol, quien le aseguró que con su talento y disciplina podría encontrar un cupo en la selección de Bogotá y así fue. En 2006 comenzó a hacer parte de la escuadra capitalina y aunque fue un poco difícil alternar el estudio con los entrenamientos, ella estaba segura de que quería hacerse profesional en el deporte que amaba, motivada siempre por su gran sueño: llegar a jugar una Champions League con el Barcelona femenino.

Un año después fue llamada a la selección de Colombia, con la que logró coronarse campeona en el Suramericano de Chile 2008. Su hermana Mayra, al ver los frutos que estaba recogiendo Lisseth, decidió emprender su camino como futbolista junto a ella. Por su talento lograron obtener una beca en la Universidad Sergio Arboleda para estudiar comunicación social y periodismo.

Alternaron el deporte con el estudio y en 2014 pudieron graduarse. En su paso por la universidad lograron obtener una medalla de oro en los Juegos Universitarios Nacionales Ascún y una de bronce en los Juegos Nacionales de 2012. “La Universidad apoya a las niñas, pero en torneos universitarios. Cuando acabamos estábamos seguras de que queríamos seguir con el fútbol. Por eso acudimos a Germán Morales, con quien hicimos proceso de selección de Bogotá en 2010 y ahora es técnico de Santa Fe, y él nos tuvo en cuenta en el proceso de Future Soccer”, contaron las hermanas Moreno Quintero.

Tras un proceso exitoso en el Torneo Federativo, las gemelas fueron llamadas por Germán Morales para que hicieran parte de la primera plantilla del equipo femenino de Independiente Santa Fe. “Ellas conformaron Future Soccer como refuerzos de un certamen vacacional en Palmira en el 2015 y por su buen trabajo las quería para este reto. Fueron bastiones fundamentales de nuestro proceso tanto en lo deportivo como en lo humano, porque son serias, responsables, comprometidas, respetuosas y amantes totales del fútbol”, relató el estratega cardenal a El Espectador.

Sin embargo, Mayra no pudo acompañar a Lisseth en esta primera liga femenina, porque le tocó escoger entre el fútbol y el estudio al ganarse una beca para una maestría en Entidades Deportivas, por medio de un convenio que tiene la Universidad Sergio Arboleda con el Real Madrid. “Son prioridades y uno tiene que elegir. Me duele porque hemos luchado mucho para llegar hasta acá y no estar con ella es triste, y más porque ella es fanática de Santa Fe. Por eso en cada partido trato de dar lo mejor de mí, para que sea en nombre de las dos”, relató la bogotana.

Con la motivación y apoyo de su hermana, Lisseth trató de superarse en el camino que escogió emprender y conseguir su principal objetivo: coronarse campeona con Santa Fe en la primera liga femenina. Hoy el sueño es una realidad.