Por mayores ingresos para los clubes y un mejor espectáculo

La reforma al fútbol colombiano

En la asamblea de la Dimayor, que será hoy en Bogotá, se aprobará un nuevo sistema de campeonato, se definirá la negociación de derechos de televisión y el futuro de la Liga Femenina.

La Asamblea de la Dimayor se realizará hoy. Dimayor

El fútbol colombiano está en crisis. No solo el espectáculo que dan los jugadores en la cancha no satisface al público, sino que los clubes tampoco están conformes económicamente con el negocio. Los estadios cada vez más vacíos y en las arcas de los equipos más deudas. Es por eso que los directivos de los afiliados a la Dimayor están buscando la manera de mejorar en todos los aspectos. En la asamblea que se llevará a cabo hoy en Bogotá se definirá la nueva negociación de los derechos de televisión, lo que les permitirá recibir mayores ingresos. La única propuesta sobre la mesa es de Win Sports, que ha tenido que aumentar considerablemente lo que pagó por el contrato vigente hasta 2026. Otro tema relacionado con los derechos de televisión, que podría quedar cerrado hoy, será el de la señal internacional, que en este momento es de RCN televisión. Según conoció este diario, la nueva oferta es un 80 % mayor.

Por ese lado el tema económico cambiará considerablemente; sin embargo, mejorar el espectáculo es una necesidad y para eso la propuesta más llamativa que se aprobará hoy será el nuevo sistema del campeonato. La idea es terminar con los torneos cortos y seguir el ejemplo de las mejores ligas del mundo, en las que solo hay un campeón por temporada.

Desde 2002 se decidió comenzar a disputar dos torneos al año, pensando en el espectáculo, en las emociones y en que cada seis meses hubiera una fiesta del fútbol nacional gracias a la estrella que se le entregaba al campeón. Pero ahora todo ha cambiado, incluso el modelo de negocio. La televisión cumple un papel fundamental en la economía de los equipos y no dependen de las taquillas.

La propuesta suena atractiva, porque en la liga de un año es más fácil para los entrenadores planear la temporada. Se evitaría la sobrecarga de partidos, que tantas lesiones produjo este año. Si se aprueba la idea de este campeonato, se permitiría ampliar el número de futbolistas inscritos por club, que en la actualidad es de 25 y pasaría a treinta, con cinco sub 23, para incentivar la promoción de jóvenes promesas.

El sistema consiste en un torneo anual de 48 fechas, con 506 partidos, y la gran novedad sería la eliminación del promedio. Es decir que si un grande tiene un mal año se podría ir a la B. En la primera fase habrá partidos de todos contra todos a dos vueltas más las jornadas de clásicos. Los puntos obtenidos en las cuarenta fechas se contabilizarán en dos grupos que serán preestablecidos por sorteo.

En la fase dos, los veinte equipos se dividirán en cinco cuadrangulares y cada uno tendrá objetivos diferentes, de acuerdo con la ubicación de cada club en la primera fase. Los cuatro primeros de cada uno jugarán dos cuadrangulares para buscar el paso a la final y por los principales cupos internacionales. Los siguientes cuatro de cada grupo disputarán un cupo a la Copa Sudamericana. El quinto cuadrangular será por los dos peores de cada grupo, que lucharán por no perder la categoría.

En la fase tres se disputará la final entre los ganadores de cada cuadrangular 1 y 2. Serán dos partidos ida y vuelta y al final el ganador se llevará la estrella.

Aparte de esta reforma a la Liga, se buscará cambiar el sistema de la Copa Águila, con llaves desde la primera fase, aboliendo la instancia de grupos. En cuanto al futuro de la Liga Femenina, se espera que la mayoría de directivos apoyen la continuidad de esta competición. Para eso, exigen mayores recursos.