Leonardo Pico, ciclista por obligación, futbolista por convicción

Comenzó jugando en El Cocuy, Boyacá. Debutó en Patriotas, pasó a Santa Fe y ahora se destaca como volante en el Júnior de Barranquilla.

Leonardo Pico, volante del Júnior de Barranquilla. / Cortesía “El Heraldo”

De Sogamoso a Nobsa hay 7,1 kilómetros de recorrido. Por las tardes, después de llegar del colegio, Leonardo Pico cogía su bicicleta y pedaleaba este trayecto, en su mayoría plano, para ahorrar plata y no tener que pagar transporte. Se demoraba 45 minutos. Llegaba a la cancha, se ponía el uniforme de fútbol, guayos y canilleras. Entrenaba dos horas, se tomaba algo para recuperarse y después, cansado, untado de barro y con los pies encalambrados por el exigente trabajo físico, se subía en su bicicleta de regreso a casa.

Por más que en Boyacá el deporte número uno sea el ciclismo y la mayoría de los niños sueñen con llegar a pedalear en las carreteras europeas, Leonardo nunca se visualizó de esa manera. Ni siquiera cuando le decían que rodaba bien y tenía futuro en esa disciplina. “Yo lo que realmente disfrutaba era jugar fútbol, patear el balón, ensuciarme, hacer goles”, destaca el nacido en El Cocuy, hace 26 años.

Fue justamente en ese municipio donde comenzó a jugar fútbol. Sus padres siempre lo apoyaron y pensando en el bienestar de su hijo se fueron a vivir a Sogamoso, para que él pudiera entrenar en una escuela. “Tuve varios profesores que marcaron mi carrera, pero destaco a Luis Carlos Carreño. Él siempre estuvo aconsejándome y enseñándome nuevas cosas para que pudiera subir rápidamente. También tuve la guía de Germán Plazas”.

En 2011, cuando Leonardo tenía 19 años y ya llevaba un buen tiempo jugando con el equipo sub-20 de Patriotas, le dieron la oportunidad de llegar al plantel profesional. En ese momento el técnico era Miguel Augusto Prince y el cuadro boyacense disputaba el Torneo de la B. Al principio ingresaba sólo en algunos partidos, en los minutos finales. Pero poco a poco se fue ganando un espacio en el equipo titular. Duró cinco años allí, hasta que se le dio la oportunidad de jugar en Independiente Santa Fe, equipo con el que no se consolidó como titular, pero ganó dos títulos: la Liga Águila de 2014 y la Copa Suruga Bank, en Japón (única corona intercontinental de un club de fútbol en Colombia).

En enero de este año, Alberto Gamero lo llevó al Júnior de Barranquilla. Claro que, acostumbrado a jugar en la altura y en ciudades en las que el clima es frío, lo que más le costó fue adaptarse al calor y la humedad. “No me hallaba. No podía estar mucho tiempo fuera de la casa, en donde no había aire acondicionado. Me costó acomodarme al clima y a la ciudad”, cuenta Leonardo, quien vive en la capital del Atlántico junto a su esposa Angélica Moreno.

En el primer semestre, al cuadro de Barranquilla le fue mal y por ende a Leonardo también. Las oportunidades de actuar fueron mínimas y eso le causó desconfianza, comenzó a sentirse inferior a su nivel y eso le costó terminar siendo relegado, a tal punto de no ser convocado. Pero llegó el uruguayo Julio Comesaña a la dirección técnica y eso le dio un segundo aire. “Me conocía muy bien, porque me dirigió cuando yo estaba en Patriotas. Me dio la oportunidad de jugar y afortunadamente en este semestre las cosas están siendo muy diferentes”, destaca.

A falta de ocho fechas por jugar, Júnior tiene 25 puntos y está a sólo seis de asegurar su clasificación a las finales de la Liga Águila. Este sábado, desde las 7:45 p.m., por Win, el equipo costeño recibirá en el estadio Metropolitano de Barranquilla al Deportivo Cali, en el juego más atractivo de la fecha 14. Según Pico, la gran ventaja que tiene el Júnior es que “tenemos jugadores que ofensivamente marcan la diferencia. Nos da tranquilidad contar con Teófilo y Yimmy (Chará), porque estando bien parados en la zona defensiva, ellos en cualquier momento resuelven un partido. Estamos seguros de que estamos para grandes cosas en esta Liga”.

Antes se jugarán dos partidos más: Águilas-Santa Fe, a las 3:15 p.m. (Win) y Nacional-Huila, a las 6:00 p.m. (RCN).