Tatiana Ariza: la osadía de un corazón

Noticias destacadas de Fútbol Colombiano

La mediocampista de la selección de Colombia es uno de los refuerzos de lujo de Millonarios, que enfrenta a Llaneros, desde las 3:00 p.m. de este viernes, en el primer partido de la cuarta edición de la Liga Femenina de fútbol.

“Creo que cuando me dijeron que tenía un soplo en el corazón ha sido el momento más duro de mi carrera. Ya sabía que tenía que realizarme la operación. Pero varios médicos me comentaron que debía dejar de jugar fútbol, que después de la cirugía ya no podría realizar este deporte. Después, cuando volví, habíamos ganado un torneo en el colegio, de hecho en esa época lo organizaba la Copa Milo, y me acuerdo que afortunadamente logré llegar a la fase clasificatoria. Ese fue mi primer partido después de la operación. (...) Mi temor en la cancha era controlar de pecho. Que el balón me llegara y recibir un impacto. Era muy prevenida y no lo quería hacer”, contó Tatiana Ariza.

Un corazón valiente que cantó, danzó y se aferró a la tierra, como lo sugería Gabriela Mistral en su poesía. Un corazón que desde entonces se hincha con cada gol que anota, que se sintió más fuerte y vivo que nunca cuando fue la goleadora del Suramericano de Chile en 2008, con seis anotaciones, en el que Colombia quedó campeón; cuando marcó el primer gol para el país en la historia de los mundiales femeninos, en el torneo sub-17 de Nueva Zelanda en 2008 y cuando fue la primera colombiana en anotar en la Champions League Femenina con el Elpides Kartidsas de Grecia.

Tatiana Ariza, con 29 años, se convirtió en uno de los refuerzos de lujo de Millonarios. Su presencia en el campeonato femenino, que arranca hoy e irá hasta el 13 de diciembre, y que contará con 13 equipos divididos en tres grupos, realza el nivel de competencia y ayuda a que el alcance de los llamados de las jugadoras a mejorar la organización y las condiciones del fútbol femenino sea mayor.

Lea también: Eliminatorias a Catar 2022: Tenemos que creérnosla

“Llegué a Colombia por el tema de la pandemia. No tenía en mis planes venir. Desde hace varios años tenía muchas ganas de jugar la Liga, pero siempre me pareció un poco inestable. Cuando se dio esta oportunidad de venir por la crisis sanitaria, estaba pensando también en visitar a Andrea, mi hermana mayor en España. Ella vive allá. Empezó todo este tema, me iba a quedar un tiempo, iba a viajar y a conocer. Cuando se inició todo allá me dijo: ‘Tienes que viajar’, pero no encontré tiquetes desde Estados Unidos. Cuando hablé con mi mamá me dijo: ‘Ven a Colombia y aquí viajas’”, dijo Tatiana Ariza, que residía en territorio norteamericano y jugaba para el Houston Aces.

Finalmente se quedó en Colombia y empezó a entrenar con su mejor amiga, Lina Arciniegas, que es futbolista del equipo embajador: “Quería jugar. Hablé con mi equipo en Estados Unidos y se concretó lo de Millonarios. Decidí quedarme por el resto del año”.

Natalia, su hermana gemela, siempre ha sido su compañía, su cómplice y su compañera de equipo. Desde que su padre Luis Fernando Ariza llevaba a las hermanas a jugar fútbol en el parque de Los Molinos, en la calle 106 con carrera 15, en Bogotá, las dos decidieron hacer su camino unidas. Desde siempre han juntado sus manos para que el fútbol, y el mundo, tal como Gonzalo Arango lo señaló, no esté solo en una mano, sino que esté en varias, y mejor si del origen y del destino de ellas se entrelazan la fraternidad de la familia y la nobleza de querer hacer historia.

Tatiana Ariza es la mujer de las primeras veces. Su llegada a Millonarios podría coincidir con un primer título para las embajadoras. Ese es el objetivo y desde hoy comienza ese caminar al enfrentar a Llaneros en el estadio de Techo.

Lea también: Santa Fe derrotó a Equidad y es segundo de la Liga BetPlay

En el Grupo A, donde está el azul de Bogotá, jugará contra Fortaleza, Equidad y Santa Fe, el equipo de su padre, quien le preguntó por qué no llegaba a las leonas y quien le aseguró que no se vestiría de azul, pero que cuando el clásico llegue, vestirá una camiseta blanca para no abandonar del todo los colores del león y tampoco negar el amor y la gratitud que tiene con su hija, o con sus hijas, pues ellas cumplieron el sueño que él no alcanzó a hacer realidad.

La esperanza de Tatiana es disfrutar la Liga, pero también espera que sea más sólida y constante, pues es lo justo con las futbolistas que han dejado en alto al país. Y si bien este año, según Fernando Jaramillo, el presidente de la Dimayor, el torneo tendrá solamente dos meses y 13 equipos en competencia, con solo un partido transmitido por televisión en cada fecha, se espera que para 2021 el formato mejore. Para esta edición la organización contó con el apoyo de gobierno, que está gestionando una inversión de $1.400 millones, además del aporte de los clubes participantes y BetPlay como patrocinador principal.

Comparte en redes: