Lo que recomiendan los expertos para el regreso a entrenamientos del fútbol colombiano

Noticias destacadas de Deportes

Un grupo de 16 expertos en medicina y preparación física, reunidos por la Escuela Nacional del Deporte, presentó un documento académico con consideraciones especiales para la readaptación competitiva en el fútbol colombiano durante la pandemia del COVID-19.

El proyecto, que será vital para los clubes profesionales que reanudan actividades en campo esta semana, fue liderado por los Luis Javier Tafur, Moisés Cabrera, Juan Carlos Ortegón, Carlos Eduardo Velasco y Mauricio Serrato Roa, y la colaboración, entre otros, de Hernán Luna, Gustavo Portela, Rodrigo Larrahondo, Gustavo Bustos y Gilberto Arenas, recientemente oficializado como preparador físico de la selección de Emiratos Árabes Unidos, que será dirigida por Jorge Luis Pinto.

Dada la poca información existente referente al retorno a entrenamiento y competencia en el fútbol posterior a una cuarentena, la mayoría de los datos obtenidos se han basado en intervenciones enfocadas directamente en prevenir eventos negativos en la salud de los jugadores durante el reacondicionamiento tras períodos largos de inactividad. Por eso, los esfuerzos se deben enfocar en modelos de prevención de lesiones musculares y articulares de origen no traumático, rabdomiólisis, enfermedad por golpe de calor y muerte súbita del deportista.

Para muchos futbolistas este período ha sido el más largo de sus vidas alejados de las rutinas de entrenamiento estructurado, y si bien la mayoría ha podido realizar sesiones de prácticas individualizadas en casa, es poco probable que tales actividades de entrenamiento y regímenes de ejercicio puedan replicar las demandas de los partidos o competencias. Un plan seguro para un regreso progresivo al juego debe tener en cuenta la duración del aislamiento, el estado de salud (si fue afectado o no por COVID-19), la complejidad de los requerimientos específicos del fútbol y el contenido general del régimen de ejercicio mantenido durante el aislamiento en el hogar.

En el documento, que está a disposición de los equipos que deseen implementarlo, se reconocen las limitaciones del entrenamiento en casa, se identifican los riesgos de volver al entrenamiento y las competiciones, y se desarrolla una estrategia para el retorno al juego, enfocada primordialmente en la prevención de las lesiones, con un protocolo básico: realizar una evaluación médico-deportiva completa, identificar y clasificar a los futbolistas afectados por COVID-19, hacerles un monitoreo continuo y controlar estímulos mecánicos y cardiorrespiratorios.

Luego medir temperaturas y hacer énfasis en la hidratación, vigilando signos y síntomas de golpe de calor y rabdomiólisis, además de hacer seguimiento de valores de CK y creatinina.

Tener guías y rutas de emergencia de respuesta inmediata en caso de colapso del atleta, tanto en campo de entrenamiento como en competencia.

De acuerdo con resultados médicos, hacer las modificaciones necesarias en la planificación de las cargas de trabajo.

Si todas esas observaciones se ponen en práctica en el tiempo esperado, en todos los casos no menor a cinco semanas se podrá lograr la óptima condición física para iniciar los trabajos específicos y la competencia profesional. Ya el ritmo de juego se logrará con el paso de los partidos, como se ha visto en las ligas de Europa.

Comparte en redes:

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.