El papel del deporte en el posconflicto

Los equipos que quieren jugar por la paz

Las Farc y la Fundación Fútbol y Paz han tocado las puertas de la Dimayor para que los dejen participar en el torneo de la B.

Integrantes de las Farc juegan fútbol en una de las zonas veredales. / Cristian Garavito - El Espectador

El presidente de la División Mayor del Fútbol Colombiano, Jorge Perdomo, reconoció hace unos días que le había llegado una comunicación oficial por parte de las Farc en la que mostraban su interés por participar en los torneos del fútbol profesional colombiano. Según el dirigente, aún no están claras las reglas de juego, pues éstas habrá que acordarlas con el Gobierno. Sin embargo, mostró interés en que las conversaciones avancen.

“Agradecemos la viabilidad para socializar nuestra propuesta e intercambiar conceptos acerca de la competencia dentro del escenario del fútbol colombiano. Las Farc tienen el firme propósito de participar en todos los escenarios (político, económico, social, cultural y deportivo) a partir de un proyecto político”. Este es el fragmento de la carta que le envió a la Federación Colombiana de Fútbol José Vicente Lesmes, alias Wálter, el encargado en las Farc de temas de cultura y deporte. (Lea también: El hombre clave de las Farc en el fútbol)

Sin embargo, no sólo el grupo de excombatientes quiere participar en los torneos del balompié nacional. La Fundación Fútbol y Paz, en cabeza del Félix Mora desde hace cinco años, también ha tenido la intención de conformar un equipo integrado por actores del conflicto armado, víctimas y sociedad civil. Mora ha intentado comunicarse con los entes deportivos, pero no ha tenido respuesta.

Estuvo en un principio asesorando a las Farc en el tema de la creación del equipo de fútbol. Así lo confirma alias Enrique Moserrat, quien destacó que “el señor Félix Mora y Milton Zarai, contador de la fundación que él maneja, se hicieron presentes en la zona veredal de Icononzo, Tolima, a principio de año. Llegaron con el cuento de Fútbol y Paz, llevaron balones y se tomaron unas fotos. Los mandos directos nos dijeron que trabajáramos con ellos”, asegura. (Vea también: La Paz Fútbol Club, el equipo de las Farc y víctimas del conflicto)

Sin embargo, con el paso del tiempo, Mora y las Farc se distanciaron. Y a quien delegó José Vicente Lesmes para manejar todo el tema del fútbol fue al exdirectivo de Independiente Santa Fe Édgar Cortés. Con su experiencia en el balompié y sus contactos supo llegar a los directivos de la Dimayor y Difútbol. Entonces el que quedó apartado del tema fue Mora, a quien el presidente de la Dimayor, Jorge Perdomo, conoce, pero no como vocero de las Farc. “El único interlocutor que tengo en este tema es el señor Édgar Cortés. Con Mora no tengo absolutamente nada. Con este hombre me reuní como me pude haber reunido con cualquiera, de manera circunstancial. Con él hablamos de su fundación y lo remití a la persona encargada de los temas de responsabilidad social en nuestra entidad”, le dijo Perdomo a El Espectador.

El propio Mora también comentó que “mi deseo nunca ha sido ser vocero de las Farc. De hecho, he sufrido estigmatización y mi seguridad se ha visto afectada. Simplemente me remito a lo que el Gobierno ya me ha aprobado”, haciendo referencia al equipo La Paz F. C., proyecto que le presentó a la Presidencia de la República hace cinco años y que según él ya está incluido dentro de la agenda del posconflicto.

Desde que se firmó el Acuerdo de Paz, a finales del año pasado, surgió la idea de conformar un equipo de fútbol profesional que representara a las Farc, pero apenas está en proceso de creación.

Lo mismo ocurre con La Paz F. C., que según Mora tiene un poco más adelantada su constitución y cuenta con el apoyo económico del Gobierno.

Ambos equipos buscan ser admitidos en el torneo de segunda división, pero en cualquier caso “ni uno ni otro se van a quedar con una ficha de la B, que vale entre $15 mil y $20 mil millones. Esto no es una piñata”, advierte Perdomo. Es decir, que en caso de admitirse la participación del equipo de las Farc, sería como equipo invitado, “sin disfrutar de los mismos derechos políticos y económicos que tienen los clubes profesionales afiliados a la Federación Colombiana de Fútbol”, como lo explica Álvaro González Alzate, presidente de la Difútbol.

Esta semana Perdomo se reunirá con el ministro del Posconflicto, Rafael Pardo, para tratar el tema por primera vez. Y tiene pendiente un encuentro con alias Wálter. Eso sí, el dirigente deportivo dejó claro que “este proceso tomará su tiempo”.

“Cada paso que doy lo tengo que consultar primero con Wálter, con el Consejo Nacional de Reincorporación y éste lo hace con el Secretariado y a veces con el Estado Mayor”, destaca Édgar Cortés, mientras que Félix Mora señala que seguirá trabajando en su fundación Fútbol y Paz con la idea de promover la reconciliación a través del deporte. “Si las Farc se quieren sumar al proyecto, serían bienvenidas”.