Los fantasmas de la selección Colombia sub 23 de Arturo Reyes

Jugar en equipo, mejorar el funcionamiento y no aferrarse a las individualidades, la materia pendiente que esperan saldar esta noche ante Ecuador. Un problema que fue un rasgo en la preparación del equipo para el preolímpico, pues el balance en los partidos amistosos fue preocupante. Análisis.

AFP

Luego de la caída 2-1 ante Argentina en su estreno en el torneo preolímpico que se celebra en nuestro país, la selección colombiana sub 23 se jugará un partido clave ante Ecuador (8:30 p.m.,Gol Caracol) en el que definirá en que vereda está: si  en la de pelear uno de los dos tiquetes a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 o no. 

La polémica, en pleno partido ante Argentina, se desató por el cambio del DT Arturo Reyes, quien sacó a uno de los mejores hombres del juego y autor del gol, Jorge Carrascal, por Ricardo Márquez. El estadio Hernán Ramírez Villegas silbó al unísono a un técnico impopular que sigue sin convencer a los aficionados con sus resultados, pero sobre todo, por las maneras.

La selección colombiana sub 20, tanto en el Sudamericano, como en el Mundial de la categoría, se caracterizó por aferrarse a las individualidades ante la ausencia de una identidad y una memoria colectiva, un rasgo que se vio en el duelo anterior. El combinado tricolor cuenta con futbolistas de cartel, como Nicolás Benedetti, Edwuin Cetré, Jorge Carrascal y Eduard Atuesta, en líneas generales, con un buen equipo, pero la deuda del entrenador ha sido ponerlos a jugar en equipo.

Atuesta, capitán y uno de los jugadores más experimentados del plantel, ante la polémica de Carrascal, salió a arropar a su DT y compañeros. Señaló, con argumentos, que el partido, que se había vuelto muy físico, con mucho choque y juego aéreo, tal vez, pedía por un futbolista de las características de Márquez. Detalles que exponen el liderazgo que tiene. 

"La gente puede decir lo que quiera... él viene de no tener muchos minutos en su club", las frías palabras de Arturo Reyes, un tipo resistido, también, por sus declaraciones en las que decía que no iba a contar con Eddie Salcedo e Ian Poveda, jugadores del Inter de Milán y Manchester City, porque "no sentían la camiseta". 

Un problema de los equipos de Arturo Reyes ha sido no jugar con un hombre cabeza de área y, en su defecto, la falta de goles. Ha optado por un '9' como Luis Sandoval, que ha tenido algunas buenas actuaciones en el Júnior y que cuenta con características para jugar de espaldas, asociarse con sus compañeros y retroceder para generar juego, pero no es un delantero goleador. Para el torneo, Ricardo Márquez es la otra carta en ataque, quien inició como suplente en el primer partido. 

Además de Argentina y Colombia, el Grupo A está compuesto por Chile, Ecuador y Venezuela. Los dos mejores clasificarán a un cuadrangular con los dos ganadores del B, conformado por Brasil, Paraguay, Perú, Uruguay y Bolivia. Y el campeón y subcampeón por puntos de esta zona se llevarán un tiquete a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. 

¿Por qué preocupó el proceso de preparación?

Para encarar esta competencia, Arturo Reyes tuvo la posibilidad de prepararse con casi cinco meses de anticipación y disputó ocho partidos amistosos. Un proceso con garantías atípicas en años anteriores para las selecciones de categorías diferentes a la de mayores.

El saldo fue preocupante: cinco derrotas, dos triunfos y un empate, con un registro de nueve goles a favor y 12 en contra. Lo que da un rendimiento de apenas el 29,1 %. 

Durante este tiempo contó con varios jugadores que militan en el fútbol europeo, quienes, como era de esperarse, no fueron prestados por sus clubes: Luis Sinisterra, Brayan Vera, Kevin Agudelo, Mateo Casierra, Luis García, Andrés Solano y Carlos Cuesta.

El camino empezó patas arriba: a principios de septiembre, aprovechando la fecha FIFA, Colombia cayó 2-0 ante Brasil y 3-1 frente a Argentina. Luego, otra vez, con el calendario de selecciones encima, en octubre goleó 3-0 a Perú, pero en la revancha perdió 1-0. Y a mediados de diciembre viajó hasta Hiroshima para medirse ante Japón. En territorio asiático el rendimiento fue prometedor y se impuso 2-0 dejando buenas sensaciones.

Pero los demonios regresaron al finalizar el año: el 19 de diciembre los dirigido por Arturo Reyes tuvieron una noche para el olvido y cayeron 3-1 ante Paraguay. Luego, el 22 del mismo mes, empataron 2-2 en la revancha ante los guaraníes. Y la última función fue el 12 de enero pasado, en un duelo en el que Bolivia se impuso 1-0 desnudando los mismos problemas de siempre: desorden, errores defensivos, poca sorpresa en ataque, falta de cohesión entre los jugadores y excesos de individualismos. Se terminó como se empezó.

Los goleadores del proceso de preparación fueron Luis Sandoval y Juan Pablo Ramírez -quien no estará por lesión- con dos anotaciones. Brayan Vera, Edwuin Cetré, Iván Angulo, Johan Carbonero y Juan Camilo Mesa firmaron un tanto.

Los referentes de la selección

La responsabilidad y el liderazgo recaen en dos hombres: Eduard Atuesta, volante figura en Los Ángeles FC, de la MLS, tras una temporada de 35 partidos repartidos en 3.086 minutos con el cuadro estadounidense. Un volante con personalidad, buen pie y sentido de ubicación. Las ideas estarán a cargo de Nicolás Benedetti, volante creativo del América de México, quien es el único jugador con rodaje con la selección de mayores. 

Y la chispa, tal vez, estará depositada en el atacante de River Plate Jorge Carrascal, reconocido por sus fintas, pero que tiene la deuda pendiente de ser un futbolista determinante en el funcionamiento de los equipos. 

El único jugador del plantel que representó al país en los Olímpicos de Río 2016 fue Kevin Balanta, torneo en el que Colombia llegó a cuartos de final. Lo positivo es que ocho futbolistas vienen de jugar el Mundial sub 20 de Polonia: Balanta, Kevin Mier, Anderson Arroyo, Andrés Reyes, Carlos Terán, Jaime Alvarado, Iván Angulo y Luis Sandoval.

Y el hombre clave en la defensa del mediocampo es  Balanta, jugador de Xolos de México, quien salió lesionado en el primer partido y por una contusión en su tobillo no estará ante Ecuador. 

La selección colombiana de fútbol espera clasificarse a los sextos Juegos Olímpicos de su historia. Ya estuvo en México 1968, Múnich 1972, Moscú 1980, Barcelona 1992 y en Río 2016, la única oportunidad en la que superó la fase de grupos.

Los dos primeros clasificarán a los Olímpicos de Tokio 2020, una ciudad que por el pasado reciente de este equipo sub 23 parece más lejana que los 14.182 kilómetros que hay de Pereira hasta la capital de Japón.

900757

2020-01-21T12:50:20-05:00

article

2020-01-21T13:00:01-05:00

tblanco_1279

none

Redacción deportes

Fútbol colombiano

Los fantasmas de la selección Colombia sub 23 de Arturo Reyes

62

6996

7058