Los refuerzos de Santa Fe están en las divisiones menores

Aunque los hinchas se quejen por los pocos refuerzos para este semestre, en el club bogotano están haciendo un trabajo serio en las categorías previas al equipo profesional. El año pasado ganaron el torneo nacional sub-21. Nicolás Gil, Edwin Herrera o Julián Benavides, algunos de lo que podrían dar una mano.

Uno de los equipos de las divisiones menores de Santa Fe en un entrenamiento en la sede de Tenjo. / Luis Ángel - El Espectador

Independiente Santa Fe comienza este viernes, en su sede de Tenjo (Cundinamarca), la pretemporada con un solo refuerzo confirmado: el delantero uruguayo Ruben Bentancourt, quien en el semestre anterior marcó 10 goles en 17 partidos con el Sud América de la primera división del fútbol charrúa. La hinchada, después del duro golpe de perder la final de la Liga Águila ante Millonarios, esperaba con ansias los nombres de refuerzos, sin embargo, la realidad es que no hay suficientes recursos económicos para traer grandes estrellas, por eso se le apostará a la continuidad de una plantilla que tuvo un buen semestre y se mirará más hacia las divisiones menores. Hay jugadores que vienen brillando en torneos de Difútbol y que merecen oportunidades en el profesionalismo.

“Santa Fe tiene futuro. La cantera que tenemos va a dar frutos maravillosos para el fútbol colombiano. Hemos venido acelerando el proceso de algunos de categorías muy pequeñas y subiéndolos a unas más grandes por sus condiciones. Somos ejemplo en el país en cuanto al trabajo en inferiores”, destaca Germán Basílico González, director deportivo del club capitalino. Su mano derecha en este proyecto es Gerardo Bedoya, el director de las divisiones menores. A ellos se suma Diego Urquijo, quien es la cabeza del proyecto de escuelas deportivas.

Actualmente, el club tiene nueve sedes de escuelas deportivas en Bogotá y tres más en otras ciudades (Sincelejo, Cali y Cúcuta). Cerca de 2200 deportistas entre los 5 y 17 años de edad, divididos en 21 procesos formativos. En la rama femenina también hay un trabajo de inferiores con mujeres entre 6 y 20 años.

Históricamente, el aporte de las escuelas y divisiones menores al equipo profesional de Santa Fe ha sido grande. Por ejemplo, Sebastián Salazar, actual volante de marca del plantel dirigido por Gregorio Pérez, hizo toda su formación deportiva en el club cardenal. Además, se destacan otros jugadores con pasado exitoso en todo el proceso de formación y en el equipo de mayores, como Camilo Vargas, Daniel Torres o Héctor Urrego. También otros futbolistas que han llegado ya con 14, 15 o 16 años, a terminar su proceso de formación en el club, como es el caso de Darío Rodríguez, Juan Daniel Roa, Francisco Meza, Jhon Miranda o Almir Soto.

La intención es multiplicar esos casos de éxito y poco a poco se ha ido sembrando en futbolistas que seguramente en el futuro, cercano o a largo plazo, puedan aportarle al equipo cardenal. Los hinchas pensarán que hace falta un defensor central para este semestre. Pues bien, un futbolista formado en Santa Fe, que juega en esa posición, está siendo tenido en cuenta por parte del técnico Gregorio Pérez y hará parte de la pretemporada. Seguramente este semestre dará de qué hablar. Se trata de Nicolás Gil, de la categoría 97 y quien viene entrenando hace dos años con el equipo profesional. “Puede llegar a ser el mejor defensor central de Colombia”, asegura Gerardo Bedoya, director de las divisiones menores del club capitalino.

También está cerca de debutar el delantero Edwin Herrera, a quien le dicen Drogba y se caracteriza por su potencia y velocidad. También es el caso de Esteban De la Mar o Adrián Camacho, jugadores que ya han sido vistos por el técnico uruguayo del equipo profesional, sin embargo, no han contado con oportunidades de jugar.

“Hay muy buenos jugadores en las inferiores de Santa Fe, sólo es cuestión de que el entrenador del equipo profesional voltee a mirar para acá. Esperamos que en este semestre se les pueda dar la oportunidad a varios de estos futbolistas que han sido formados acá y que aman el equipo, tienen sentido de pertenencia”, destaca Gerardo Bedoya.

En 2017 los resultados fueron muy positivos para todas las categorías menores. Por ejemplo, el equipo sub-13 ganó el torneo Pony Fútbol de Bogotá y desde esta semana representará a la capital en el torneo nacional que se disputará en la cancha Marte de Medellín. Por su parte, el equipo sub-21, dirigido por William Palmero Morales, quedó campeón del torneo nacional Difútbol, venciendo en la gran final al San Martín F.C. En la ida quedaron 0-0 y en el juego definitivo los albirrojos ganaron 5-0. La gran revelación de este torneo fue el bogotano Julián Benavides, un delantero de 20 años que marcó 15 goles. También se destacaron otros futbolistas que en cualquier momento podrían ser tenidos en cuenta por parte del técnico del equipo profesional, Gregorio Pérez, entre ellos Daniel Enrique Hernández, Santiago Camacho, Juan David Lozano, Diego Granados y el arquero Ómar Rodríguez.

Por ahora no hay recursos y no llegarán jugadores con hojas de vida exitosas a Santa Fe, como los que pueden estar llegando a los grandes clubes de Colombia, sin embargo, la inversión ya se ha hecho en las inferiores y este sería un buen momento para comenzar a recoger lo que se ha sembrado en el pasado en esta área.

 

últimas noticias