Profesión Líder

“Los triunfos duran poco, las derrotas toda la vida”: Francisco Maturana

El exfutbolista y entrenador colombiano habla de liderazgo, recuerda momentos importantes de su carrera deportiva y muestra su respaldo a la selección de Colombia para el Mundial de Rusia 2018.

“El fracaso es algo que dura para siempre”, dice Francisco Maturana al otro lado del teléfono. Su acento tiene un toque paisa a pesar de su origen chocoano. Y aunque el exfutbolista y entrenador prefiere estar alejado de los medios de comunicación, dejó a un lado los marcadores y el campo de juego para hablar de estrategia y liderazgo. 

Referirse a ‘Pacho’ Maturana es hablar de una parte de la historia del fútbol colombiano. Inició su carrera deportiva en 1970 como futbolista y en 1986 se convirtió en técnico. Una trayectoria de triunfos que han llegado de la mano de reconocimientos, pero también derrotas que se convirtieron en fuertes críticas. 

El estratega de 69 años, que consiguió para Colombia la primera Copa Libertadores con Atlético Nacional, en 1989, llevó al combinado patrio a los mundiales de Italia 1990 y 1994, y Estados Unidos 1994, y ganó la Copa América en 2001, tiene claro que los fracasos y las victorias son temas que hay que saber llevar. “Lo que pasa es que el fracaso está desprestigiado, las personas deben entender que del perder se puede ganar. Las victorias, esas duran poco; las derrotas son para toda la vida”. 

Su tono de voz denota seguridad. Si se trata de hablar de fracasos y éxitos, ‘Pacho’ es un experto en la materia. “Cuando se pierde, en cualquiera de los ámbitos de la vida, el tiempo que sigue es de frustración, de amargura. Ahí necesariamente lo fuerte tiene que salir a flote”. 

Entre la pregunta ¿qué es liderar? y la respuesta, no hubo silencio. “Un líder tiene que ser autóctono, no se debe copiar de los demás. Se gana el respeto del grupo involucrando al mismo en las decisiones. Un líder tiene que predicar con el ejemplo, encarnar una serie de valores y códigos y siempre pensar que los jugadores pueden tenerlos. La misión es clara: hacer mejor al que se tiene al lado”.

Maturana dirigió a jugadores que, como él, se convirtieron en líderes. En el baúl de los recuerdos guarda días enteros de entrenamiento junto a Leonel Álvarez, René Higuita, Freddy Rincón y muchos más jugadores. Sabe que los logros de cada uno son producto de su propio esfuerzo. 

“Mi vanidad no me da para creer que fue por mí. Los logros de todas las personas que estuvieron conmigo son fruto de lo que ellos hicieron. Son personas que durante su recorrido fortalecieron su carácter y aprendieron de todos los que estaban al lado. Se prepararon para salir a dirigir”. 

Se ganó el respeto de sus jugadores y de Colombia entera. “Todo gracias a mis conocimientos y a la manera de tratar a las personas. En momentos difíciles me han ayudado jugadores que dirigí. Eso demuestra que un técnico no solamente busca fortalecer la capacidad del futbolista a nivel de juego, sino fortalecer al ser humano como persona”. 

La filosofía de solo tener colombianos en su escuadra lo acompañó por varios años. Empezó con Once Caldas y luego en el conjunto verdolaga. Ahora piensa que hay jugadores que son el perfume de un equipo. “Los futbolistas no llegan a cambiar al grupo, llegan a darle el plus, un aroma diferente. El verdadero valor está en el colectivo”. 

Llega el silencio, un recuerdo se apodera del estratega: “Xavi Hernández, uno de los exjugadores y líderes deportivos del Barcelona, decía: “mi fútbol sin mis compañeros no tiene sentido”, "eso me hace pensar que uno siempre vive y se comporta a partir de otros que marcan conductas o caminos”. 

Amigos del pasado protagonizan sus respuestas, son usados como ejemplo en muchas de las explicaciones de ‘Pacho’. El tono de su voz cambia, se tiñe de humor al pensar en Pelé, con quien tuvo la oportunidad de compartir. “Él era el sol en mi época. Una vez le pregunté por qué no era técnico. Su respuesta fue clara: “porque no soy loco, eso es problema de ustedes”, y con eso comprendí que no todos los futbolistas quieren ser entrenadores y no todos los entrenadores son jugadores”. 

Piensa lo mismo de los líderes. Asegura que no todo jugador puede ser un líder, pero que sí es una persona muy importante dentro del equipo. “El líder nace, no se hace. No necesariamente todos los jugadores tienen que ser buenos líderes. En un conjunto hay una primera, segunda y tercera guitarra y están los de la batería, los del saxo, y todos son importantes”. 

Colombia no olvida aquel 5 de septiembre de 1993. El combinado nacional derrotó 5-0 a Argentina. Eran campeones, o así veían los colombianos a los 11 jugadores que durante 90 minutos lucharon por ganar frente a una poderoso combinado albiceleste. Para Francisco representa simplemente un triunfo más.

 “Las victorias no son un tema de casualidad, obedecen a un trabajo previo, a una confrontación donde se hacen bien las cosas. Nunca una victoria va a ser mala. Se trabaja para ganar, no desde la suerte, sino desde el trabajo. Fue eso lo que en el 93 nos llevó a ganar. Jamás se escucho hablar a ningún jugador con prepotencia sobre esos resultados, simplemente para nosotros ese triunfo nos dio los puntos necesarios para ir a un mundial”. 

Vuelve el silencio. El hombre que condujo al América de Cali en 1992 y lo llevó a ganar su octava estrella, habla con tristeza de 'La Mechita’, conjunto que logró el ascenso a la primera división del Fútbol Profesional Colombiano en noviembre de 2016, luego de cinco años en la categoría B. 

“El América es una pasión. Es un equipo con una hinchada fabulosa que merece todo lo mejor. Temo que se encuentre envuelta en esa vorágine de los resultados y de la angustia que lleva a que las cosas se consigan de cualquier manera y cuando eso pasa se vuelven efímeras. Cuando usted encuentra las cosas a partir de un proyecto probablemente puede tener descalabros, pero lo más seguro es que al final termine triunfando, porque obedece a una manera no a una circunstancia”. 

En Colombia el fracaso de los equipos está ligado a la labor de los técnicos pero, en el país, ¿hay malos entrenadores? ¿cómo lograr que los técnicos colombianos tengan mejores resultados? Una vez más, llega el silencio acompañado de indignación. 

“¿Cuáles son los resultados importantes que ha tenido el fútbol colombiano? A nivel de clubes, lo más importante en América es ganar la Copa Libertadores y el país tiene tres: en el '89 ganó Nacional con Maturana, en 2004 Once Caldas con Luis Fernando Montoya y en 2016 nuevamente Nacional, con Reinaldo Rueda. Entonces, ¿cómo decimos que los técnicos colombianos no son buenos, si lo mejor que pueden ganar, lo han podido ganar?”. 

Vamos llegando al final y el chocoano sigue hablando con la misma fluidez. Trata de explicar muy bien sus respuestas pues no busca generar debate con lo que piensa. Se refiere a la actual selección de Colombia. La ve como un ciudadano más, no como el hombre que la dirigió en cuatro periodos diferentes. 

“Yo no puedo aventurarme a decir qué está pasando en la Selección porque yo no estoy ahí. En este momento soy un colombiano más. Quiero, deseo y hago toda la fuerza para que a Colombia le vaya bien, así como quiero que Mariana Pajón gane, que las chicas del fútbol femenino logren triunfos, que Nairo Quintana gane fuera de Colombia. Aunque una cosa es querer, otra muy diferente es el camino hacia ese logro. Colombia tiene muy buenos jugadores de fútbol, pero el tema no solo pasa por eso, es necesario analizar y mirar las circunstancias”. 

Por ahora, este líder y referente futbolístico seguirá viviendo del día a día. Busca fortalecerse a través del estudio, cree que debe aprender a escuchar y observar más para ser mejor en lo que lo apasiona. “Todo esto fortalecido por el abrazo de la familia y amigos”.  

*Si quiere conocer más sobre emprendimiento y liderazgo sostenible, lo invitamos a seguir nuestra página en Facebook: