Por: Hernán Peláez Restrepo

Luz y sombra

La luz brilla de manera especial para el Deportivo Pasto. En diciembre de 2018, un comunicado oficial del equipo informó que 19 jugadores no seguirían en sus filas. Es decir, en enero de 2019 arribaría un numeroso grupo de futbolistas de distintas características. Un nuevo técnico, Alexis García, y a ver, con la venia de Dios, qué pasaría. Y pasó.

Hoy Pasto está en la final con Júnior. Y este equipo barranquillero, con desteñida presencia en copas internacionales, con cambio de técnico sobre la marcha, aparece pujando por el título. Julio Comesaña admitió en su momento, después de dejar al Júnior, haberse equivocado aceptando una propuesta de Colón de Argentina.

Manejar el plantel rojiblanco es asunto complicado. Alberto Gamero, el mismo Alexis García y Luis Fernando Suárez encontraron tropiezos para manejar la idiosincrasia de Júnior y de sus dirigentes. Lo mismo ocurrió con Alexis Mendoza, por eso el Zurdo López y Comesaña parecen destinados a jubilarse como ganadores en el banco juniorista.

Todo se olvida gracias a la gran posibilidad de una nueva estrella. Curioso el caso de los dos finalistas: Pasto reconstruido en cuestión de días y Júnior, con buenas notas en los torneos locales.

Por supuesto que la eliminación de Millonarios resultó ser un golpe doloroso para su parcialidad y cuerpo técnico. Su clase dirigente permuta esa frustración, diseñando nuevas ilusiones y consiguiendo nuevos nombres. Para aliviar el dolor.

Millos sí cometió, por imprudencia, un error costoso. Al menos tres jugadores (Marrugo, Domínguez y Montoya) sabían de su terminación de vínculo en este junio. Sé que, por cuestiones laborales, es preciso comunicar a las partes y por anticipado si hay o no intención de renovación de contrato.

En esos casos, el técnico debió creer en el profesionalismo de sus dirigidos, quienes debían cumplir hasta el último día su compromiso. Si no fue así. ¿Culpa de quién?

Llamativo sí resultó el comentario del zaguero de América, Segovia, quien recurrió a una terminología propia de las barras de hinchas en el sur. Anotó, palabras más, palabras menos que “vi a Millonarios sin poner huevos”. Cuando lo palpa un rival es que muchos jugadores se escondieron o asustaron. Les faltó jerarquía para jugar el partido más importante. La carencia de un líder también se estableció. Líder, más que en juego, en personalidad y capacidad de transmitir aliento y exigencia.

La estrella está cerca para Pasto y Júnior; las sombras para Millos, que tenía todo servido para avanzar. Tolima hizo todo lo posible y el hecho de que le faltara un gol no demerita su torneo. Caso triste para Cali y Nacional, que lucieron muy por debajo de sus obligaciones.

864883

2019-06-07T20:29:59-05:00

column

2019-06-09T07:04:28-05:00

[email protected]

none

Luz y sombra

13

2872

2885

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Hernán Peláez Restrepo

Siempre que llovió...

El caso James

Dos caras

Ilusiones

Los alumnos