Medellín sacó un empate de su visita a Bogotá frente a La Equidad

Con goles de Carmelo Valencia y Mauricio Restrepo, por los locales y de Rodrigo Erramuspe por los visitantes, aseguradores y poderosos igualaron 2-2 en Techo.

Erramuspe marcó los dos goles con los que el Medellín empató en Bogotá. DIM Oficial

Intensidad, ganas, berraquera. Eso fue lo que demostró Independiente Medellín en el partido de este sábado en Bogotá frente a La Equidad. El cuadro antioqueño tuvo que remar contra la corriente a lo largo de los 90 minutos para sacar un punto de una plaza difícil como lo es el estadio Metropolitano de Techo, en el que el equipo asegurador había jugado siete partidos, de los cuales ganó cinco, empató uno y perdió el restante. Dos penales, cobrados por Rodrigo Erramuspe, el poderoso empató 2-2 en un encuentro difícil que además tuvo a los hermanos Rescalvo en las graderías.   

Una decisión errónea en la salida del defensor de Independiente Medellín Rodrigo Erramuspe. Un pestañeo. Pared, pase atrás y gol. Así La Equidad anotó el primer gol del partido. Lo hizo Carmelo Valencia, quien llegó a diez tantos en el campeonato. Diego Valoyes y Jean Blanco fueron los que se combinaron para quebrar el muro defensivo del equipo antioqueño, que en ese minuto cuatro de juego se encontraba con grietas debido a que muchos estaban saliendo cuando Erramuspe perdió la pelota. Los dos futbolistas del equipo asegurador con toques de primera se quitaron la presión de encima, Valoyes llegó a línea de fondo por banda derecha, asistió a ras de suelo. En solitario apareció Valencia, quien solo tuvo que empujar el balón al fondo de la red para poner a celebrar al equipo capitalino.

Durante 37 minutos después de la anotación se vivió una repetición constante: Medellín con la posesión, intentando romper con pases cortos por el medio la muralla que paró el técnico Luis Fernando Suárez, con diez de los once jugadores siempre por detrás de la línea del balón, con Carmelo como único jugador en zona de ataque. Los aseguradores no tuvieron muchos inconvenientes, solo veían como un equipo sin ideas terminaba sacando disparos suaves a manos del arquero Cristian Bonilla. El único remate importante en ese lapso fue el de Daniel Cataño, quien a los nueve minutos sacó un zurdazo que hizo volar a Bonilla.

Pero en el minuto 42 tras un pase profundo que intentaba bajar Leonardo Castro, el defensor del equipo local Jader Riquett metió la mano dentro del área y el árbitro del compromiso Leevan Suárez no dudó en pitar penal. Rodrigo Erramuspe se encargó de cobrarlo. Entre salto y salto acercó su pie derecho al esférico y con borde interno cobró al palo de la mano derecha de Bonilla, quien voló, pero no alcanzó a desviar el remate que iba bien colocado. Gol. Tercero del defensor en la Liga, que acabó con las angustias de los antioqueños.

El empate le abrió caminos al Medellín, que en los primeros minutos del segundo tiempo estuvo más claro. Los laterales acompañaron los avances ofensivos, aprovechando los espacios que dejó el equipo asegurador. Tuvieron una gran opción en los pies de Jonathan Lopera, pero el lateral derecho se vio sorprendido por el arquero Bonilla que rápidamente le cerró la puerta de la portería. Los locales respondieron con un remate de media distancia de Valoyes, pero fueron minutos de sufrimiento por la avanzada visitante.

Un encuentro cuando se pone cuesta arriba generalmente lo cambia una genialidad o un balón parado. No apareció la genialidad en La Equidad, pero sí un tiro libre peligroso al minuto 61. El encargado de cobrar: Mauricio Restrepo. El mediocampista solo tomó dos pasos, miró el ángulo superior del palo de la mano izquierda de David González, la barrera. Calculó fuerza y colocación. Cobró con la sutileza que tienen los grandes cobradores de pelota quieta, el balón viajó directo al ángulo y por allí se metió dentro de la portería. La barrera saltó y no alcanzó, González miró y quedó helado. Se limitó a observar el viaje del esférico, como si no quisiera perderse el gol. Fue el 2-1 para los locales.

Ese tanto reacomodó el partido para La Equidad y le cambió el panorama al Medellín, que con ganas y berraquera se acercó a predios de Bonilla. Le apostó a la actitud y se fue con todo hacia adelante. Dejó olvidada su zona defensiva, que en ocasiones vio cómo los locales se acercaron con peligro. La mentalidad era clara: o los antioqueños empataban, o los capitalinos marcaban el tercero. Y se dio lo primero. El técnico Suárez se había decidido por ingresar a Dairin González para ganar en el juego aéreo. Elkin Calle, hoy en el banco del poderoso, metió a Juan Fernando Caicedo para acompañar a Leonardo Castro.

Al minuto 85, un centro de costado involucró a estos dos jugadores. González no saltó y el balón le quedó a Caicedo, quien intentó dejar atrás al defensor. La única opción que le quedó al jugador de La Equidad fue agarrarlo de la camiseta dentro del área y de inmediato Leevan Suárez pitó penal. El cobrador, el mismo: Erramuspe. Entre salticos, el defensor nuevamente se acercó al esférico y con borde interno repitió el cobro del primer tiempo. Cristian Bonilla se jugó al palo izquierdo y solo le quedó la opción de ver cómo la pelota se metía dentro de la portería. Un tanto que puso a respirar tranquilo al equipo rojo.

El partido terminó con intensidad, con algo de polémica por una mano dentro del área que no pitó Leevan Suárez a favor de La Equidad. Al final, entre reclamos de los jugadores locales, el encuentro terminó en empate a dos entre aseguradores y poderosos, que se mantienen con el anhelo intacto de clasificar entre los ocho mejores para afrontar las finales de la Liga Águila.

@J_Delahoz

últimas noticias