Este jueves enfrenta a Tigres en El Campín

Miguel Ángel Russo encontró su equipo ideal

El DT argentino de Millonarios pasó de estar fuera de los ocho, en la fecha 12, a ubicarse en la cuarta casilla con posibilidades de pelear ser cabeza de serie en la siguiente fase de la Liga Águila.

Del Valle (izq.) lleva seis goles en lo que va del torneo.Cristian Garavito

Las cosas no se pueden decir de una manera más sencilla: “hago lo que puedo con lo que tengo”. Esa ha sido una de las frases más repetidas de Miguel Ángel Russo desde su llegada a Millonarios a comienzos de este año. El entrenador argentino ha podido, con entereza, tener su once base, los cimientos de lo que espera sea un equipo compacto cuando no tenga la pelota y agresivo con esa. El club bogotano suma cuatro partidos sin conocer la derrota (cinco si se tiene en cuenta los jugados como local), 380 minutos sin que le anoten y seis tantos para un promedio de 1.5 anotaciones por encuentro.

El esquema favorito de Russo es con cuatro defensores, un hombre cabeza de área, cuatro volantes y un solo delantero. Así salió frente a Pasto, Envigado y Cortuluá. Contra  Once Caldas varió las cosas y le apostó a una división diferente en el mediocampo con dos jugadores por delante de la zaga y tres más adelante. Pero hablemos de nombres. Nicolás Vikonis es inamovible en el arco así como lo son Jair Palacios, Andrés Cadavid, Matías de los Santos y Felipe Banguero en la defensa.   

Quien sirve de conexión entre la primera y segunda línea es Juan Guillermo Domínguez (no jugó contra Envigado y su puesto lo tomó de los Santos) mientras que Jhon Duque y David Silva están más arriba, pero cuando llega la hora de defender forman una línea de cinco junto a Santiago Mosquera y Maxi Nuñez, abiertos por las bandas. Arriba, en solitario, Ayron del Valle, con cinco goles en los últimos cuatro encuentros, es decir, un tanto cada 72 minutos.

A esta identidad que se ha ido encontrando en la cancha con la regularidad de los mismos también hay que sumarle dos nombres que han participado en la medida en la que ha podido: Elicer Quiñones y Jader Valencia. Ya los cambios de oxigenar, de bajar el ritmo y tener más la pelota son Robinson Aponzá, Duvier Riascos (quien viene de una lesión) y Alexis Zapata.

El equipo puede que no le guste a la gente por la falta de control que por momentos se le ve en algunos partidos, pero los números avalan, de alguna forma, lo que se está haciendo, y respaldan una campaña en la que ahora la Copa Libertadores también es una realidad, pues en reclasificación el conjunto embajador es tercero con 66 unidades. Nacional, el líder, ya tiene su tiquete por haber sido campeón y puede que Independiente Medellín, segundo, lo obtenga si se corona en la Copa Colombia. En conclusión, Millonarios anda, a su ritmo y al ritmo del torneo. Y, por ahora, va por buen camino.