Hoy presenta oficialmente los refuerzos

Millonarios y su buena inversión para el 2018

El club embajador gastó más de cinco millones de dólares pensando en su participación en la Copa Libertadores. Antes de mitad de año, ese dinero ya estará de vuelta en sus arcas.

Los dirigidos por Miguel Ángel Russo comenzarán su año con la Superliga frente a Nacional, el 31 de enero./Cristian Garavito - El Espectador

En los últimos años, incluso antes de obtener la estrella 15, se le criticó a la directiva de Millonarios su incapacidad para contratar bien, su falta de visión a la hora de pensar en el equipo como una empresa que, a futuro, con buenas maniobras, podría dar una solvencia monetaria importante.

Pero, más allá de los activos y de los pasivos, o del rendimiento económico del club en el último trimestre, hay que reconocer lo que ha hecho la dirigencia del cuadro azul, que luego de obtener un nuevo título en el fútbol colombiano entendió que la cantidad en los refuerzos suele ser irrelevante si no hay calidad y si no se analiza de fondo en qué posiciones son necesarios.

Por ejemplo, para 2018, el conjunto embajador dejó ir a siete futbolistas y, hasta ahora, sólo ha traído cuatro. Numéricamente no parece un buen negocio, pero en términos de rendimiento sí.

El año pasado, César Carrillo, proveniente de Jaguares de Córdoba y por quien Millonarios pagó alrededor de US$500.000, jugó 42 partidos por el torneo local y marcó siete goles. En ese mismo período, Jacobo Kouffaty, quien llegó con el rótulo de hombre clave para el mediocampo, y el antioqueño Alexis Zapata, apenas alcanzaron, entre ambos, 22 encuentros. El venezolano anotó sólo dos goles con la camiseta azul, mientras que el paisa no pudo marcar. Nuevos jugadores, pero no refuerzos.

La situación fue similar con Róbinson Aponzá, quien estuvo en cancha en ocho oportunidades, ninguna como titular, y apenas disputó 155 minutos sin poder marcar. Algo muy alejado a lo hecho por Santiago Montoya, la contratación más cara de este semestre (US$2 millones) y que con el Deportes Tolima no sólo fue figura, sino que jugó 27 duelos. Hablando de los delanteros, la cosa es más apretada, pues el saliente Duvier Riascos estuvo en cancha por Liga en 38 ocasiones, mientras que su reemplazo, el paraguayo Roberto Ovelar, lo hizo en 34 oportunidades. El vallecaucano anotó 10 goles en todo el año y el guaraní ocho, es decir, el extranjero tiene un promedio de un tanto cada 382 minutos y el colombiano cada 342. Lo cierto es que Ovelar parece ser un atacante con más condiciones, que puede aportar también desde atrás. Y por eso se la jugaron por él y desembolsaron US$1 millón para que Júnior lo dejara ir.

Otro millón se fue a las arcas del Caracas F.C. para poder contar con el portero juvenil Wuilker Faríñez, quien llegaría para ser titular tras la salida de Nicolás Vikonis. Y por último están los US$400.000 para hacerse con los derechos de Jhon Duque y los US$200.000 por Jaír Palacios. Es decir que, concretando seis futbolistas, cuatro de ellos nuevos, los embajadores pagaron cerca de US$5’100.000, la inversión más alta en la historia del cuadro azul. Ahora bien, hecho el gasto, es necesario pensar en recuperar lo invertido. Pero de seguro eso no será un problema para Millonarios, pues la Conmebol le pagará US$600.000 por partido que juegue de local en la fase de grupos de la Copa Libertadores. A eso hay que sumar las taquillas de cada uno de esos encuentros, contra Corinthians de Brasil, Independiente de Argentina y Deportivo Lara de Venezuela, que, si son similares a la final con Santa Fe, sumarían cada una alrededor de $3.750 millones, incluidos abonados. Además está el encuentro contra Nacional por la Superliga, el 31 de enero, que sería otra entrada fija.

En conclusión, antes de mitad de año, el club capitalino tendría en sus arcas alrededor de US$5’800.000, cifra por encima de lo que se ha gastado hasta ahora, sin contar, claro, los gastos operacionales.

A la fecha se han vendido 10.000 abonos y se espera duplicar esta cifra en la segunda fase, que comenzó ayer con un incremento en los precios.

La primera enseñanza que le deja este 2018 a Millonarios es que invertir paga, más con una hinchada tan fiel como la suya. Eso sí, hay que tener buen ojo, prudencia y, de vez en cuando, tomar riesgos. Al fin de cuentas, el fútbol sigue siendo un negocio.

últimas noticias

El historial de Colombia ante Japón