Murió Hernando Ramírez, el hombre del famoso claxon santafereño

Fundador de la tradicional Barra 25, falleció este martes a la edad de 88 años, después de una vida entregada a la pasión cardenal.

Don Hernando Ramírez observó todos los títulos de Independiente Santa Fe. @SantaFe

Hernando Ramírez vio el primer título de Santa Fe, en 1948, el año en que empezó el fútbol profesional colombiano, y el último. Su pasión por el club cardenal no conoció de razones, solo de emociones. Su corazón palpitaba cada vez que los once guerreros vestidos con sus colores saltaban al césped de El Campín. En el escenario bogotano sufrió con las derrotas y entregó abrazos de felicidad con las victorias. 

(No ganar en casa: el nuevo antirécord de Santa Fe)

Se dio a conocer entre la fanaticada santafereña cuando en 1970 fundó la tradicional Barra 25, cuyo nombre es con motivo del número de aficionados que le dieron comienzo a la historia de la primera hinchada organizada del país. “Don Hernando”, como era llamado, fue pastelero y creó tortas de cumpleaños para jugadores, directivos y, cómo no, para los de su amada institución. En 1986, cuando Independiente Santa Fe cumplió 45 años, se inventó un ponqué gigante.

En el barrio Tabora de Bogotá Ramírez tenía su casa, la cual se convirtió en un museo cardenal. Desde ahí salía para el estadio con el objeto por el que se hizo famoso, el claxon santafereño, con el que generaba el infaltable ruido en El Campín: “ta, ta, ta”. Es un cilindro metálico que se carga con 2.000 libras de aire comprimido y que pesa 40 kilogramos. 

(El Millos de Pinto no les ha ganado a los punteros)

El instrumento nunca faltó. El que desde ahora lo hará es quien lo manejaba con maestría, Hernando Ramírez, quien falleció este martes a la edad de 88 años. Se fue, pero su legado en la historia de su amado Santa Fe será eterno. “Nací santafereño, amo al equipo y lo llevó en el corazón”, no se cansaba de decir Don Hernando.