Murió Javier Velásquez, histórico presidente del Medellín

Bajo su gestión, el elenco antioqueño acabó con una sequía de 45 años sin ser campeón.

Javier Velásquez falleció este martes a los 80 años de edad tras sufrir problemas cardíacos.@DIM_Oficial

En 2002, el Deportivo Independiente Medellín cumplió 45 años sin salir campeón del fútbol colombiano. Javier Velásquez Gónzalez llevaba un año como presidente del equipo y, junto a la dirección técnica de Víctor Luna, logró cortar con la larga sequía. La hinchada del “Poderoso de la Montaña” celebró una nueva estrella y Velásquez se metió eternamente en su corazón.

Los simpatizantes del cuadro antioqueño ahora están de luto. En la madrugada de este martes, a los 80 años de edad, falleció “Don Javier”, como era conocido, a causa de problemas cardíacos. “Desde el año pasado su salud se deterioró mucho y hace diez días sufrió un infarto que fue devastador. Las últimas dos semanas fueron críticas y el médico lo mandó para la casa porque ya no había nada qué hacer”, son las declaraciones que recoge El Colombiano de Ignacio Velásquez, uno de los cuatro hijos del hombre que como presidente del Medellín también fue campeón en 2004.

Javier Velásquez, quien entre 1994 y 2000 presidió al Envigado, fue declarado en 2014 como presidente honorífico del Medellín, producto de los logros que alcanzó con el equipo del que fue el máximo dirigente desde 2001 hasta 2005. Sus exequias se realizarán este martes a las 3:00 p.m. en la parroquia de Santa María de Los Ángeles, en el barrio El Poblado, de la capital antioqueña. (Tigres suma tres puntos de oro ante un irregular Medellín)

“La carne muere, el amor nunca. La figura de un hombre que hizo historia, jamás caducará. Agradecemos infinitamente al ‘viejito querido’, a Don Javier Velásquez, un padre, un amigo, un guía que nos llevó a lo más alto”, algunas de las palabras con las que Independiente Medellín le rinde homenaje póstumo a Javier Velásquez, el directivo que “le dio al pueblo una alegría que el destino se había empeñado en ponerle el rótulo de imposible”.