Once Caldas superó al Tolima por la mínima diferencia

Con gol de César Amaya, el conjunto blanco se impuso 1-0 en el estadio Palogrande.

El equipo blanco volvió a ganar en el torneo colombiano.Once Caldas

Fue un partido complicado, del todo vale, de una cancha en pésimas condiciones, con charcos en un lado y barro del otro. El terreno de juego aguantó hasta donde pudo tras la lluvia que cayó toda la tarde en Manizales. Fue un duelo en el que se apeló a rechazar la pelota, a no jugar por abajo por el miedo a que el balón se quedara estancado en uno de los pozos que se formó en el estadio Palogrande. En esas condiciones Once Caldas superó al Tolima, de esa forma el cuadro blanco tomó la ventaja en su llave de cuartos de final de la Liga Águila.

El único gol del encuentro llegó de la forma más limpia posible. Tiro de esquina, dos cabezazos en el área la pelota al fondo de la red. El arquero Álvaro Montero, que lo controló todo por arriba, no pudo anticipar la jugada y no tuvo nada que hacer ante la acción que culminó César Amaya en el minuto 55 cuando el visitante era más, cuando las opciones más claras habían sido del Deportes Tolima, cuando José Fernando Cuadrado ya había atajado dos mano a mano claves.

Le puede interesar: La mano dura de Hubert Bodhert

Porque si hubo una figura, más allá del anotador, fue el portero del conjunto de Manizales. No dio rebotes a pesar de que la pelota tomó más velocidad de lo normal, no se quedó clavado en el barrizal con el que tuvo que lidiar en ambas áreas y siempre anticipó las jugadas del rival, entendiendo que en ese estado y con esa cancha  la única manera de evitar que su arco fuera vulnerado era jugándose el todo por el todo.

Los dirigidos por Hubert Bodhert supieron afrontar las malas condiciones para jugar al fútbol, se adaptaron a la situación y con ímpetu lograron los tres puntos en un choque complicado y en el que, por pasajes, el club pijao fue mucho más. Grito airado del DT del blanco, desahogo tras el sufrimiento de los 90 minutos, y tranquilidad con el pitazo final, pues en un día en el que la lluvia trastornó todo, el Once Caldas fue el que mejor se pudo acondicionar.