Publicidad
21 Jul 2020 - 10:01 p. m.

Diego León Osorio: “Estamos en un país en el que todo se arregla con violencia”

Condenado a prisión domiciliaria de cinco años por tráfico de estupefacientes, el exfutbolista habló sobre su caso y advirtió que su vida y la de su familia han estado en riesgo.
Osorio debutó en 1987 con la camiseta de Medellín en un partido ante Atlético Bucaramanga.
Osorio debutó en 1987 con la camiseta de Medellín en un partido ante Atlético Bucaramanga.
Foto: @fotosdim

“Yo estoy respondiendo por un deuda”, las palabras de Diego León Osorio al ser capturado el 12 de octubre de 2016 cuando intentaba viajar a Madrid (España) con un kilo de clorhidrato de cocaína en dos paquetes que contenían más de 50 sobres.

El 18 de febrero del año pasado fue condenado a una pena de cinco años de prisión domiciliaria por los cargos de fabricación, tráfico y porte de estupefacientes por el Juzgado Primero Penal del Circuito de Rionegro (Antioquia). Durante el mismo tiempo está inhabilitada para ejercer cargos públicos.

Considerado como uno de los mejores laterales izquierdos en la historia del fútbol colombiano, Osorio dialogó este martes con el VBar de Caracol Radio y describió lo sucedido como una “historia que tiene un fondo dramático, duro y complicado. No solo me pasó a mí y no lo pude pelear porque estaba en riesgo mi vida y la de mi familia. Por eso, decidí aceptar los cargos y quedarme en casa”.

(Así jugaba Diego Osorio, exfutbolista condenado por tráfico de estupefacientes)

Osorio, quien fue campeón en cuatro oportunidades con Atlético Nacional, aseguró que en algún momento contará todo acerca de su historia, pero que por ahora solo espera asesorarse adecuadamente y “llevar todo con cautela”, pues “estamos en un país en el que todo se arregla con violencia”.

Respecto a lo futbolístico, Osorio, que también militó en Independiente Medellín y Santa Fe, se refirió a los laterales que tras su retiro ha tenido la selección de Colombia: “Parecidos a mí es muy complicado, sin dejar a un lado a Camino Zúñiga. La diferencia es que él agachaba la cabeza y basaba su juego en la velocidad y la potencia. Mi juego era lento, pausado e inteligente”.

@DeportesEE

Síguenos en Google Noticias