Pedro Franco y sus vivencias en el fútbol

El defensor de América de Cali valora su paso por Turquía y Argentina, pelea por un puesto en el equipo que dirige Fernando el “Pecoso” Castro y no descarta volver a Millonarios o al exterior.

Pedro Franco busca su segunda estrella en el fútbol colombiano. / Cortesía América de Cali

La misión de Pedro Franco siempre ha sido evitar que los atacantes tengan oportunidades de lograr la acción más valorada en el fútbol: el gol. Su pasión, eternamente, este deporte. “Desde que tengo memoria siempre he estado con un balón jugando con mi padre, con mis amigos del conjunto y el colegio”, asegura. A los nueve años ingresó a Millonarios, hizo el proceso en las categorías menores y antes de cumplir 18 años, en la pretemporada de 2009, jugó su primer partido con el equipo profesional, en Manta (Ecuador).

En febrero de 2009 fue titular en un compromiso ante Deportes Tolima, en Ibagué. Debut oficial y los sueños continuaban cumpliéndose. El 24 de octubre, con 18 años, convirtió su primer gol en el profesionalismo. ¡Golazo! Recibió un pase de Ricardo Ciciliano, eludió al arquero paraguayo Aldo Bobadilla, por ese entonces en Independiente Medellín, y empujó la pelota a la red. Elogios y aplausos para esa acción en El Campín.

“Le tengo un cariño muy especial a Millonarios, a lo que ha representado en mi vida y no sé cómo se dé mi futuro. En este momento trato de vivir el presente, mi presente es América y tengo que darlo todo por esta institución. Me encanta el fútbol, soy un profesional y donde quiera que esté siempre quiero competir de la mejor manera”, dice el defensor de 27 años.

En 2011, las condiciones de Franco le valieron para ser incluido por el director técnico Eduardo Lara en la convocatoria del Mundial Sub-20, celebrado en Colombia. Era el capitán de un combinado que contaba con Jeison Murillo, Santiago Arias, Sebastián Pérez, Michael Ortega, James Rodríguez, Duván Zapata y Luis Fernando Muriel, entre otros. Pedro se destacó en la zaga, pero la tristeza apareció con la eliminación frente a México en los cuartos de final. Un año después le llegaría, quizás, el momento más feliz de su carrera deportiva.

(El proyecto de Fernando “El Pecoso” Castro con el América)

Millonarios llevaba 24 años sin conseguir una estrella en el fútbol colombiano y Franco cumplió el sueño de todo niño: el de ser campeón con el equipo del que se es hincha, con el que visualizó jugar en primera división, con el que se vio levantando una copa. Su desempeño fue reconocido por la hinchada embajadora, que lo puso en la categoría de ídolo. Partió al Besiktas de Turquía, pero no tuvo la continuidad deseada; sin embargo, reconoce que el aprendizaje fue mayúsculo.

“Mi paso por Turquía fue muy fructífero. Requerí de un proceso de adaptación, pero aprendí muchas cosas que me aportaron: conocía una nueva cultura y un fútbol muy diferente”, asegura el jugador bogotano, que luego del Besiktas fue al balompié argentino: al San Lorenzo. “Allá el juego es más agresivo y con menos espacios, no te dejan pensar tanto. No es un fútbol vistoso, pero sí aguerrido y la gente celebra mucho eso. Valoran más ir a trabar con fortaleza que hacer una pared. En Argentina la vida se mueve en torno al fútbol”, explica.

Franco volvió a Millonarios. Su segundo ciclo no fue exitoso y retornó a Turquía, al Boluspor. Para el segundo semestre del año pasado llegó al América de Cali, con el que ha jugado 18 encuentros, en un entorno que considera colmado de “futbolistas muy talentosos” y del que analiza: “Tendríamos que aprender a jugar a un ritmo más alto. El fútbol de aquí tiene sus condiciones particulares: en todas las canchas se presentan ambientes diferentes, como la altura, la humedad y el calor. Esos factores influyen y hay que tenerlos en cuenta”.

Aunque Pedro Franco no ha sido titular en las primeras jornadas de la presente Liga Águila, en los entrenamientos se entrega al máximo para ganarse un lugar en la defensa y volver a ser protagonista. Quiere divertirse, como lo hacía con sus amigos del colegio Virrey Solís, mientras obtiene buenos resultados con un club con el que anhela “disputar las finales”.

Aunque el comienzo de América ha sido positivo, Franco destaca que “hay que ir paso a paso” para lograr “clasificar a los ocho” y posteriormente ir por la estrella 14. América no logra un título desde 2008. Para obtener el máximo objetivo, Pedro Franco, cuyo referente mundial en su posición es el francés Raphael Varane, del Real Madrid, buscará cumplir la indicación más importante que les da el entrenador Fernando Castro: “Que seamos ordenados, que podamos liderar desde atrás, que respaldemos mucho al equipo, el cual debe ser unido y corto”. Su experiencia aumenta.

@SebasArenas10