“Quiero jugadores que conozca y le den solidez a Nacional”: Jorge Almirón

El técnico argentino, nuevo timonel verdolaga, espera contratar al volante Iván Marcone y el defensa Diego Braghieri, a quienes dirigía en Lanús. Asume la partida de Franco Armani y Macnelly Torres.

Jorge Almirón, el nuevo técnico de Atlético Nacional, en entrevista con El Espectador. / Santiago Amorós

El ritmo de Puerto Madero no escapa a cualquier tarde del verano porteño. Atletas que desafían el calor, turistas que copan las confiterías y los bares en la búsqueda de la happy hour y allá, a lo lejos, se asoma un tránsito imposible. En el medio de la escena llega Jorge Almirón. “Acá juego de local”, dice el flamante técnico de Atlético Nacional. Pide un café, un agua mineral y una medialuna y se dispone a la charla exclusiva con El Espectador. En cuestión de horas tomará un avión rumbo a Medellín para hacerse cargo del equipo verdolaga. Así y todo, saca tiempo para contar los detalles de esta aventura con el Rey de Copas.

¿Cómo se prepara para el desafío?

Bien, con mucho entusiasmo. Me tomó un poco de sorpresa el llamado de Nacional, porque ya tenía todo definido con Las Palmas y hubo que cambiar de rumbo. Me habían sondeado y cuando lo de España no se dio, vinieron a la Argentina. Les gustó la reunión que tuvimos y al otro día cerramos.

¿Es cierto que Andrés Botero le mandó fotos de las instalaciones del club, buscando “enamorarlo”?

Con el presidente hablé el viernes, me mandó información, empezó a mostrarme cómo era el club, el lugar de entrenamiento. Me seduce la grandeza del equipo. Me genera mucha expectativa.

¿Es una revancha poder jugar la Copa Libertadores, teniendo en cuenta que se quedó a las puertas de la gloria con Lanús?

Nacional fue campeón hace muy poco tiempo, pero se vendieron muchos jugadores y el año pasado quedó afuera en la primera fase, por eso hay mucho descontento. Entonces estamos obligados a hacer una gran campaña y estamos armando un buen equipo. No será sencillo. Lo vivimos en el fútbol argentino. Se piden fortunas por los jugadores y el mercado colombiano es distinto. Va a ser una Copa difícil, pero nos estamos preparando de la mejor manera.

¿Iván Marcone y Diego Braghieri son dos nombres que tiene en carpeta?

Quiero llevarme jugadores que ya conozco y que me dan solidez. Son importantes para Lanús y seguramente lo van a hacer valer. Hay cuatro que están en el equipo ideal del continente: José Luis Gómez, Braghieri, Acosta y Sand. Muchos son claves para mi estructura. Si Nacional puede hacer fuerza, sería espectacular.

¿Cómo va a suplir la ausencia de Franco Armani, quien se va para River?

Cuando hablamos con los dirigentes del armado del equipo, no estaba contemplado que Armani dejara el club. Pero hay una cláusula y no se puede hacer nada. Para nosotros es muy importante, es un referente. Obviamente, lo que hay que tener en cuenta es lo que siente el jugador. Para él es fundamental volver a la Argentina y hay que respetar su decisión.

¿Va a pedir otro portero?

Están Camilo Vargas y Cristian Vargas, que han jugado muy poco. De Camilo tengo la referencia de su paso por Argentinos Juniors. Era otro momento de su carrera, en otro país. Vamos a empezar a trabajar y evaluaremos si nos arreglamos con ellos o tenemos que pedir un jugador para el puesto.

¿Giovanni Moreno es el gran refuerzo que necesitaba?

Gio estaba entrenándose en Colombia y tiene ganas de quedarse. Tuve una charla con él antes de venir para Argentina. Es un tipo maduro, su calidad ya la conocemos. Y el hecho de haber jugado en China, donde fue el capitán y anduvo muy bien, lo hizo crecer futbolísticamente. Y quiere jugar en la selección. Está muy entusiasmado. Yo también.

¿Y dónde va a jugar Gio? Porque sus equipos no tienen enganche.

Sí, es verdad. Pero no es rígido el esquema. Si bien es cierto que para tener orden hay que retroceder por una zona, yo les doy libertades para moverse. Y Gio es muy inteligente. Con la experiencia que tiene, sabe cuándo tiene que cruzarse o moverse para recibir solo. No creo que tenga ningún problema.

¿Va a tener en cuenta a Camilo Zúñiga?

Viene recuperándose de una lesión; hay que hablar con los médicos para saber cuándo va a estar disponible. Siempre es importante tener a los jugadores en condiciones porque hay muchos partidos. Hace tiempo que está parado y veremos si podemos contar con él.

¿Qué pasará con Macnelly Torres?

Tiene ofertas importantes de afuera. Depende del jugador. Si siente que terminó un ciclo, lo vamos a dejar ir.

¿Qué sabe de la Liga colombiana?

Por la calidad de los futbolistas y por la forma en la que juegan los equipos, el fútbol es muy técnico. También, tiene menos dinámica que el argentino. Quizá sea por la altura, en zonas de mucha humedad, bajar al llano, los horarios de los partidos. Hay que adaptarse pronto.

¿El ADN de Nacional se ajusta a la impronta de sus equipos?

Los dirigentes me dijeron que mi idea de juego es muy parecida a la filosofía del club, por eso me vinieron a buscar. Así lo siente la gente. Espero tener la misma aceptación que hubo con los jugadores de Lanús. Más allá de los resultados, que es lo más importante, la forma en la que buscamos ganar fue muy valorada. De entrada, tenemos dos finales con Millonarios; hay poco tiempo para armar el equipo, pero vamos a hacerlo lo mejor posible.

¿Su mayor satisfacción es haber conseguido coronar con Lanús jugando con brillantez?

Nos contratan para ganar. Después está la búsqueda. Y yo siento el fútbol de esta forma. Lo trabajamos así y pudimos ganar tres títulos con Lanús y llegar a la final de la Libertadores. Cuando llegué al fútbol argentino, me decían que era una locura salir jugando de atrás, mucho más peleando la permanencia. Hicimos una gran campaña en Godoy Cruz. Y eso permitió que pudiera dirigir Independiente, a pesar de ser un desconocido, y después Lanús.

¿Cómo se definiría como técnico? ¿Qué tendencia sigue?

Los entrenadores vamos tomando diferentes modelos. Guardiola, sin ir más lejos, vivió su última etapa como jugador en Culiacán. Y la manera de salir jugando que tienen en México es del estilo lavolpiano. Por eso Pep se juntó con Lavolpe y muchas cosas las copió. El fútbol tiene muchos matices. Arrigo Sacchi, Van Gaal, Guardiola, cada uno con su sello, fueron importantes.

¿Se siente el mejor técnico de América, como reflejó la encuesta del diario “El País” de Montevideo?

Para nada. Soy el mismo que empezó a dirigir en Defensa y Justicia. Son los jugadores y mi cuerpo técnico el secreto del éxito. Entiendo que, por estadísticas, a Lanús le fue muy bien el año pasado. Y por eso me eligieron. Pero yo no me la creo, de ninguna manera.

Almirón es el mismo que tuvo que trabajar en la carpintería de su tío y en una fábrica de bronce que era de un dirigente de Chacarita hasta que recaló en San Miguel y comenzó su camino en el fútbol. A los 46 años va por la gloria con Atlético Nacional. Con la humildad de siempre, claro.