Ramón Jesurún: “Queiroz es un técnico con un profesionalismo que yo nunca había visto”

Noticias destacadas de Fútbol Colombiano

El máximo dirigente del balompié colombiano considera que hay que apuntar a ganar la Copa América y que “la única polémica con el fútbol femenino es que no hay plata”.

Este viernes la Federación Colombiana de Fútbol bloqueará ante la FIFA a cerca de cuarenta jugadores, entre quienes están los 23 que integrarán la lista de convocados para los dos primeros partidos de la eliminatoria al Mundial de Catar 2022: el 27 de marzo ante Venezuela, en Barranquilla, y el 31 contra Chile, en Santiago.

En ese grupo aparecerá James Rodríguez, motivo de polémica en la última semana porque supuestamente había exigido ser titular del equipo nacional, aunque no juega en el Real Madrid.

De eso y mucho más habló Ramón Jesurún, presidente de la Federación Colombiana de Fútbol, con El Espectador.

¿Qué pasó con James?

No juega, pero no ha pasado nada. Todas son especulaciones. El domingo pasado, por primera vez en mi vida, le hice barra al Barça y perdí. Si hubiera jugado James le habría hecho barra al Real Madrid.

¿Usted, que tiene línea directa con él, cómo lo ve?

Tan línea directa, no. Yo quiero a esos muchachos, actúo como papá de ellos, les doy ánimo; pero yo no me meto en eso. El tema de la convocatoria es del técnico, como ha sido siempre. Él es el quien decide.

¿Entonces es cuento de que dijo que no venía a ser suplente?

Eso no es cierto. ¿Quién va a decir una cosa de esas? Me preocupa el tema, pero el técnico es quien maneja eso. Lleva un mes en Europa, trabajando, trabajando de verdad. Ha hablado con todos los jugadores.

¿No debieron salir públicamente a desmentir eso?

El técnico lo dijo, en Portugal. Fue muy claro. Le preocupa James, pero acepta que es un tremendo futbolista. Y nosotros no podemos salir a decir si va a ser convocado o no, porque eso es del resorte del técnico ciento por ciento.

A pesar de la falta de continuidad de algunos jugadores, ¿está optimista para el arranque de la eliminatoria?

Más que optimista, muy tranquilo. Tenemos equipo, tenemos jugadores. El fin de semana todos los delanteros metieron goles. Me preocupa la lesión de Luis Díaz, por ejemplo; esperemos a ver si se recupera, porque parece que no es tan grave, aunque estamos con los tiempos muy encima. Los preparadores físicos están trabajando con los muchachos que lo requieren. Esta es una empresa con todas las herramientas para que todo funcione bien.

¿Y en lo logístico, todo listo para el 27?

Sí, aunque es Venezuela, yo no veo menos de 30.000 personas en ese estadio. Ojalá lo llenemos.

¿Y cómo va la organización de la Copa América?

Trabajando primordialmente en la refacción de los estadios, aunque no es mucho lo que hay que hacer. Se necesitan unas inversiones en luminarias, palcos, camerinos y vías de acceso, pero vamos bien, porque los cuatro alcaldes (de Bogotá, Medellín, Cali y Barranquilla) están muy comprometidos. Vino la FIFA a revisar la nueva sede deportiva que estamos terminando en Barranquilla, que es un espectáculo.

¿Ahí se va a hospedar el equipo?

No, allá contamos con tres campos, zona húmeda, gimnasio, sala de recuperación, departamento médico, auditorio. Puede estar el equipo todo el día, entrenar, almorzar allí, tener su recuperación. Y está a diez minutos del hotel y a quince minutos del estadio.

¿En la Copa América solo sirve ser campeón?

Hay que apuntarle al título. La Copa América es muy brava, porque hoy las diferencias entre las selecciones se acabaron; pero somos locales, eso tiene que influir.

¿Pase lo que pase seguirá Carlos Queiroz?

Tenemos un entrenador de un profesionalismo y una seriedad como yo nunca había visto en mi vida. Que tiene que acompañarse de resultados, obvio, pero el tipo es un trabajador incansable, de 7:00 de la mañana a 10:00 de la noche todos los días. Mirando vídeos, ordenando, llamando, viendo. Estamos en manos de un buen trabajador. Necesitamos resultados, sí. Los resultados nos los da el buen estado de los jugadores.

¿Cómo asumió la actuación de la sub-23 en el Preolímpico?

Clasificar era muy difícil, pero yo creía que en calidad de local de pronto podíamos lograr uno de los dos cupos a Tokio. Estuvimos a punto, pero no hay duda de que Argentina y Brasil fueron superiores.

¿Cuáles fueron las razones de los cambios en el comité ejecutivo de Colfútbol, Las salidas de César Pastrana y Jaime Pineda y las llegadas de Juan Fernando Mejía y Luis Gabriel Miranda?

Fueron renuncias voluntarias. Eso no afectó el funcionamiento en absolutamente nada.

¿Se irán a la oposición?

¿Pero cuál oposición?, si nosotros estamos elegidos por cuatro años. Bien, mal o regular estaremos hasta 2022.

En la Dimayor hay división e inconformismo de algunos clubes.

A mi juicio, hay pequeños conflictos, pero aspiramos a que eso se supere. El fútbol tiene que estar siempre unido y en eso estamos. Pese a todo Dimayor es una entidad que funciona bien, maneja buenos torneos, estamos posicionados internacionalmente como una de las mejores ligas del mundo.

¿Qué tanto se mete usted en los asuntos de Dimayor?

De todas maneras como presidente de la Federación y sabiendo que Dimayor y Difútbol son entidades con las que trabajamos paralelamente, estoy atento a mediar, a contribuir para ayudarlas a crecer. Eso es lo que hago.

¿Cómo ve el arranque del canal prémium?

Es una herramienta que se utiliza hoy en todos los países desarrollados en el fútbol del mundo. Tarde o temprano iba a llegar a Colombia. Eso está inventado. Aquí se ha armado un escándalo porque la gente se acostumbró a ver todos los partidos de todo el año gratis. Tengo entendido que eso va bien, aunque sabíamos que iba a tener sus traumas.

¿Nota preocupación entre los directivos de los clubes y del canal?

No, eso se sabe que hay un proceso a tres años y va a llegar el momento en el que la gente va a entender que cada partido vale.

¿Le parece que $30.000 mensuales es un valor acorde?

Me parece que no es costoso. Estamos hablando de $300 por partido. Además es un tema voluntario, a quien no le guste, que vaya al estadio. ¿Cuánto vale ir al estadio? ¿En el sólo transporte cuánto te vas a gastar? ¿Cuánto vale la boleta? Yo creo que la gente terminará entendiendo.

¿Hay alguna posibilidad de cambiar la manera de distribuir los dineros que reciben los clubes por los derechos de televisión, que es una de la razones de la división? (A todos se les da por igual).

El tema es que estatutariamente está así establecido. Habría que cambiar los estatutos.

La mala imagen de la dirigencia actual parece más por lo que pasa en Dimayor que por lo de la Federación.

Yo creo que la Dimayor es una buena entidad, con más de setenta años de historia. Es la que más ha hecho por la recreación en este país y lo que intenta es siempre crecer y crecer, tratar de optimizar, que los equipos tengan como empresa una buena salud y creo que durante los últimos años eso se ha conseguido. Que se puede mejorar y se puede seguir construyendo y edificando, obviamente que sí. En eso están.

¿Le gusta cómo está funcionando la Difútbol?

A mi juicio, los resultados de las selecciones menores han sido bastante buenos. Estuvimos en el Mundial sub-20 de Polonia, fuimos campeones de los Juegos Centroamericanos y del Caribe. En femenino logramos medalla de plata en los Juegos Suramericanos y la selección obtuvo el oro en los Panamericanos, un logro extraordinario. Además los torneos que hoy tiene Difútbol y que tiene la Federación, porque también tenemos categoría sub-20 y sub-17, les están dando muy buena competencia a todos esos muchachos. Hace veinte años los equipos de las ligas duraban entrenando un año para un torneo de quince o veinte días, hoy esos torneos se juegan los doce meses. Difútbol trabaja muy bien en todas las categorías, en masculino y femenino.

¿Colombia puede hacer el Mundial Femenino 2023?

Lo estamos peleando, pero tenemos tres pesos pesados de competencia: Japón, Brasil y Australia-Nueva Zelanda, que están en llave. Solamente estar entre los finalistas es importante. La decisión se conocerá en junio.

Lo normal sería que no.

Sería una noticia impresionante. Arrancaron doce países. La estamos luchando y creo que lo podemos hacer muy bien.

Pero ni siquiera hay liga local, que es lo que genera tanta polémica.

La única polémica es que no hay plata, eso es todo. Es que es muy rico decir: “Hagan una liga de todo el año”, pero el billete dónde está. Y el Gobierno dice que hagan la vaina, que nosotros conseguimos los patrocinadores. Ha pasado un año y dónde está el patrocinador. Y estamos con el maletín en la calle buscando dinero, pero no ha llegado. No es fácil, todo el mundo critica y las jugadoras salen a decir “que no nos quieren”, pero ¿dónde esta la plata? Un campeonato de mujeres vale $10.000, $12.000 millones.

¿Qué lección le deja el episodio del técnico Didier Luna, quien será condenado por injuria por vías de hecho contra Carolina Rozo?

Es un caso totalmente aislado, que terminó en donde tenía que terminar: en manos de la justicia. Y se escapa de cualquier responsabilidad de la Federación Colombiana de Fútbol. Yo nunca tuve una denuncia directa en el momento de los hechos. Nos enteramos incluso meses después de que esa selección hubiera participado. Somos cuidadosos y lo seguiremos siendo, con el manejo de esas selecciones, no solo la femenina sino en las juveniles.

¿Van a implementar nuevos protocolos en Colfútbol?

Hoy la Federación tiene protocolos muy estrictos que provienen además de las regulaciones de FIFA y de Conmebol. Tenemos planes de gobernanza y códigos de ética que aplicamos absolutamente en todas las dependencias de la Federación.

¿En qué va la investigación por la reventa de boletería de partidos de la selección?

A nosotros jamás nos acusaron, ni siquiera la propia Superintendencia de Industria y Comercio, de reventa de boletas. La imputación que se nos hace es que direccionamos la adjudicación de un contrato a una empresa que no podía cumplirnos si no hacía cosas irregulares, algo que también es falso. Hoy, dos años después del inicio de la investigación, no hay una sola prueba que involucre a la Federación en una eventual irregularidad, no existe, y mucho menos de alguno de los directivos o de los funcionarios. Lo que pedimos es que nos juzguen neutralmente.

¿Qué tanto lo ha afectado esa situación?

Mucho, queda uno estigmatizado ante la opinión pública, a pesar de que mi hoja de vida es impecable.

Comparte en redes: