Rivaldo Correa, el niño que comandó el triunfo de Rionegro Águilas sobre Santa Fe

El cuadro antioqueño se impuso 2-1 frente al conjunto capitalino en el estadio Alberto Grisales en un duelo válido por la décimo cuarta fecha de la Liga Águila.

Correa anotó su primer gol como profesional. Uno que valió tres puntos.@rivaldoc9

El líder no pudo con el colero. Y los últimos parecieron los primeros. Rionegro Águilas se impuso en condición de local 2-1 frente a Independiente Santa Fe. El equipo dirigido por Diego Umaña remontó el resultado, tuvo personalidad y se llevó una merecida victoria. La segunda al hilo.

Aún sin cédula en mano. Hace unos días cumplió la mayoría de edad y hoy se llevó todas las miradas. Rivaldo Correa fue el artífice del triunfo del conjunto antioqueño frente a los cardenales. El que hace unos días era protagonista en la selección de Antioquia o en la Pony Fútbol ya da de qué hablar en la máxima categoría del fútbol profesional colombiano.

La cuenta la abrió William Tesillo en el último minuto de la primera parte tras convertir un penal que nació por una falta del portero Roque Cardozo sobre Jhon Pajoy. El cuadro cardenal se fue al vestuario con el resultado a favor con la fórmula de siempre: la pelota quieta.

Que parece ser el único cartucho de Independiente Santa Fe. No hay plan B, pues la ausencia de un ‘9’ empieza a cobrarle factura al equipo bogotano. El vacío que ha dejado Wilson Morelo por su lesión no lo ha podido llenar Gregorio Pérez. Los números no mienten: 24 de los 31 puntos que ha conquistado el cuadro cardenal han llegado gracias a la pelota quieta. Una premisa que pone al desnudo su arma principal, pero que también habla de sus falencias en ataque.

Rivaldo Correa entró para la segunda parte. El samario fue el revulsivo del partido, pues generó el penal con el que Vuletich decretó el empate (62’) y fue el autor del tanto del triunfo. El atacante enganchó con su pierna izquierda en el borde del área y con la derecha mandó un disparo colocado imposible para Leandro Castellanos.

El juvenil registró su cuarto partido de Liga Águila. Debutó el pasado 21 de julio frente a Nacional y se demoró 230 minutos en marcar su primer gol como profesional. Pinta para cosas grandes.

El conjunto local enderezó el camino: llegó a 12 puntos (el 50% de ellos han llegado en las últimas dos fechas) y amaga con salir del último puesto. Independiente Santa Fe, ya clasificado, pero aún peleando las plazas altas de la reclasificación, se mantiene en la punta pero ahora con Atlético Nacional, que tiene un juego más.