Peleará, como hace un año, por una nueva estrella

Santa Fe es el primer finalista del fútbol colombiano

Juan Daniel Roa anotó el gol de la igualdad en el minuto 82 frente a Deportes Tolima. El visitante se había ido adelante con tanto de José Erik Correa.

Roa festeja el tanto que le dio la clasificación al equipo rojo.Óscar Pérez

Era en ese momento o no era nunca. Era en una jugada individual, mientras sus compañeros arrastraban la marca, mientras él conducía la pelota en solitario con menos de 10 minutos por jugar. Juan Daniel Roa se iluminó, sacó un remate rasante, potente, con el corazón más que con las piernas, y la pelota se metió en el arco defendido por Joel Silva. El silencio mortuorio en el estadio El Campín se convirtió en alborozo, en abrazos entre desconocidos unidos por la camiseta de Santa Fe. En gente saltando y gritando, entregados a la felicidad que da una nueva final.

El número 17 del cuadro cardenal mostró que tiene un temperamento templado en momentos en los que otros se desesperan. Por primera vez fue egoísta, no tocó la pelota y tuvo premio al riesgo. Este tanto igualó las acciones frente al Deportes Tolima, calmó los nervios y le devolvió el alma a muchos, la tranquilidad a todos.

José Erik Correa, en el minuto 59, puso en ventaja al equipo visitante al concretar un rebote en el área. Celebró a rabiar, tanto que olvidó que no podía quitarse la camiseta y se llevó la tarjeta amarilla. Alberto Gamero, entrenador del equipo ibaguereño no se inmutó. Por el contrario, lució más concentrado, como si tuviera el presentimiento de lo que venía por delante.

Y sí, se vino una avalancha, con Santa Fe al ataque, desbocado en busca del empate, sin nervios y con orden, el mismo profesado en la defensa esta vez en el frente de ataque. Ómar Pérez al terreno de juego, al pasto verde, a buscar romper las líneas. Esta vez no fue protagonista, pero generó preocupación en el rival, tanta que estuvieron más pendientes de él que de Roa, el volante que pasa al ataque y desde los primeros minutos anunció que su puntería estaba al límite. El hombre que rinde y mucho (sumó 31 pases con una efectividad del 83.9%, además de los tres remates a puerta).

Sin más amparo que el propio valor, Independiente Santa Fe peleará por la estrella de fin de año, porque no le dio la espalda a la adversidad, porque no quiso los penales y porque mostró un oficio infinito en toda la serie, muestra del trabajo de Gregorio Pérez, el estratega que hoy tiene celebrando a la mitad de la capital de la república.