Santa Fe no despega en la Liga: perdió 1-0 contra Bucaramanga

El equipo cardenal sólo ha sumado tres de 18 puntos posibles. Es penúltimo de la Liga Águila, con un partido menos.

Gregorio Pérez, técnico de Independiente Santa Fe. El Espectador

Si algo hacía bien el Santa Fe de Gregorio Pérez era defender. Era un equipo al que era muy difícil hacerle gol y aunque no era una máquina de hacer goles, lograba ser efectivo. De ahí la habilidad para sumar puntos y permanecer en la parte alta de la tabla. Su juego nunca enamoró, pero sus resultados si. Pero este semestre todo ha cambiado. Ahora la defensa se equivoca constantemente, hasta el mejor (William Tesillo) lo hace. Y aunque tiene un goleador como Wilson Morelo, cuando él no está enchufado, no nada que hacer.

El primer objetivo del equipo cardenal en este semestre fue avanzar a la fase de grupos de la Copa Libertadores. Jugó dos fases previas y lo logró. Por eso descuidó la Liga, pues no tiene una nómina amplia. Perder en los primeros partidos en Colombia tuvo una justificación valida, mucho más cuando a nivel internacional, con titulares, si ganó.

El triunfo de la fecha anterior ante Jaguares, el primero con titulares en la Liga, mostró una cara diferente. Se ganó 4-0 y se callaron las críticas. Sin embargo, no ganarle a Emelec en el debut en la fase de grupos, en El Campín, y ahora perder 1-0 ante el Bucaramanga, son un mal precedente.

La primera falencia de este Santa Fe es que no tiene buenos laterales. Justamente en estas posiciones ha tenido complicaciones, pues el lateral derecho titular (Víctor Giraldo) se encuentra lesionado y Dairon Mosquera, quien era el dueño de la banda izquierda, pasó a jugar al Pachuca de México. Ni Arboleda, por derecha, ni Leybin Balanta y Juan David Valencia, por Izquierda, han cumplido con las expectativas.

Además, William Tesillo, un futbolista que se ha destacado por siempre estar en buen nivel y responder, en este semestre ha fallado. Lo hizo este domingo en el gol de Franco Faustino Arizala, del Bucaramanga, con el que se perdió 1-0. Y si él no está, la defensa es un desastre. Pues su compañero de saga, Javier López, es especialista cometiendo errores en momentos claves, como el del empate de Emelec, a mitad de semana.

Juan Daniel Roa le hace mucha falta al equipo en la zona media. Es un futbolista que no sólo sabe destruir, sino construir. Sebastián Salazar, quien lo está remplazando, se destaca por lo primero. Perlaza y Gordillo, por su parte, no logran conectarse con los hombres de ataque. Si Pajoy y Plata no están inspirados, es difícil que a Morelo le llegue la pelota. Y si el goleador no es alimentado y no le llega la pelota, termina haciendo incoherencias como la agresión que le dio para ser expulsado ante el Bucaramanga.

Lo preocupante es que ahora Morelo no podrá actuar y sin él no hay gol. De los 14 tantos que ha hecho el equipo cardenal en este semestre, 11 son obra del cordobés. Dos de Tesillo y uno del uruguayo Ruben Bentancurt, quien deberá aprovechar la oportunidad.

Hay tiempo para recomponer el camino. Lo que queda la duda es si el técnico Gregorio Pérez tiene las herramientas para hacerlo. Por ahora, deberá enfocarse en preparar el juego de este jueves ante Deportivo Pasto, en Bogotá.