Ad
20 Dec 2020 - 12:30 a. m.

América-Santa Fe, final con historia y sentimiento

Los dos mejores equipos del año disputarán desde este domingo (6:00 p.m. por Win) la estrella navideña. Los escarlatas buscan su título número 15 y los cardenales el décimo. Un duelo de tradición, con pronóstico reservado.
Duván Vergara y Fabián Sambueza, las figuras de América y Santa Fe, respectivamente.
Duván Vergara y Fabián Sambueza, las figuras de América y Santa Fe, respectivamente.
Foto: AFP y Mauricio Alvarado

El 2020 ha sido uno de los años más duros en la historia de la humanidad y sin duda el más accidentado para el deporte.

Ni siquiera las guerras mundiales del siglo pasado interrumpieron las ligas de fútbol en todos los rincones del planeta.

Durante meses, miles de estadios estuvieron vacíos y en silencio, como consecuencia de la pandemia, hasta que se definieron e implementaron protocolos para el regreso a las competencias.

Y poco a poco volvieron los torneos, los goles y las emociones. En medio de temor, incertidumbre y dudas, el fútbol fue un factor importante en la reactivación.

Lea también: Alfonso Cañón y los campeones con Santa Fe y América

Sin hinchas en las tribunas, regresaron las ligas para distraer a una sociedad golpeada y paranoica ante la pandemia. Y las salas de las casas se convirtieron en graderías. Cambió la forma de apoyar a los equipos, pero el sentimiento se mantuvo.

Se coronaron campeones en Europa y otras partes del mundo. Y en Colombia, en medio de una profunda crisis deportiva, con caos en la Dimayor, escándalos en la Federación Colombiana de Fútbol, malos resultados de la selección y una vergonzosa participación de los clubes en torneos internacionales, la Liga BetPlay se pudo disputar con relativa normalidad.

Y a la final llegan los dos mejores equipos del año, esos que supieron sortear mejor las dificultades durante la temporada y lograron mejores resultados, dos clubes con rica historia y tradición, dos instituciones que, como pocas, han renacido de entre las cenizas en otros tiempos de adversidad, como si llegar a esta instancia fuera una recompensa por su constancia y su espíritu de lucha.

La resurrección cardenal

Después de disfrutar de la década más exitosa de su historia, con nueve títulos y varias finales más desde 2009, Independiente Santa Fe estaba en crisis hace poco más de un año. El descenso no era inminente, pero preocupaba a sus hinchas; mas todo cambió con la llegada de Eduardo Méndez a la presidencia y Hárold Rivera al banquillo, a pesar de que los augurios no eran buenos.

En la parte administrativa, se puso en orden la casa, punto clave para la estabilidad financiera y deportiva. Y con un plantel promedio, sin grandes estrellas, pero mucho compromiso, los resultados se dieron de inmediato. El repunte en el segundo semestre de 2019 le alcanzó para clasificar a los cuadrangulares semifinales y pelear hasta la última fecha.

Lea también: Yerry Mina, figura en el triunfo de Everton sobre Arsenal

Y ya en 2020 ese proceso se consolidó. El conjunto cardenal ha jugado 24 partidos, con 13 victorias, ocho empates y solo tres derrotas. Ha marcado 39 goles y ha recibido apenas 20. Terminará, pase lo que pase, primero en la reclasificación del año y jugará la Copa Libertadores 2021.

“Estamos muy satisfechos con la campaña, pero queremos terminar el trabajo con la estrella”, asegura el técnico Hárold Rivera, para quien la clave del éxito ha sido “la unión del grupo, el compromiso de todos los jugadores y el trabajo constante. Acá, desde que llegamos, hemos tirado todos para el mismo lado. Ha sido un gran desafío, sobre todo por el tema a la pandemia, pero lo hemos sacado adelante”, agrega el estratega tolimense de 50 años, quien no oculta su ansiedad por estar ad portas de lograr su primer título de liga.

El milagro americano

La historia reciente del América tiene similitudes. Después de cinco años en la segunda división, entre 2012 y 2016, el cuadro escarlata volvió a la A, pero apenas hace un año recuperó la gloria, al conquistar su estrella 14. Lo hizo de la mano del técnico Alexandre Guimarães al vencer en la final del torneo pasado al Atlético Júnior, que era el favorito.

Pero la pandemia generó inestabilidad y la crisis económica impidió la continuidad del estratega brasileño. En plena cuarentena, el argentino Juan Cruz Real se hizo cargo del equipo en medio de críticas por su inexperiencia y falta de pergaminos para dirigir a uno de los clubes más ganadores del país, y para Tulio Gómez, máximo accionista, por no invertir más dinero y reforzar la plantilla.

Lea también: Así les ha ido a América y Santa Fe en las finales de los torneos cortos

Pero el dirigente y el entrenador taparon bocas, pues el actual campeón defenderá la corona en la instancia final. En esta campaña, ha ganado 11 de 24 juegos, empatado siete y perdido seis, con 37 goles a favor y 25 en contra, para 40 puntos. Estadísticas levemente inferiores a las de Santa Fe, pero también positivas.

Lo que más ilusiona a sus seguidores es la forma en la que llegó a la gran final, eliminando nada menos que a Nacional y Júnior, en ambas ocasiones como visitante.

“No ha sido un camino fácil, pero el grupo ha mostrado jerarquía en los momentos claves. Ahora nadie puede quitarnos el sueño de ser campeones, más allá de que en frente habrá un rival muy bueno, como lo han sido todos a los que hemos dejado atrás”, advierte Cruz Real, cuya continuidad dependerá también del desenlace de la final, porque aunque los resultados lo respaldan, el juego de su equipo no ha logrado seducir a la afición escarlata.

De pronóstico reservado

Por números, Santa Fe es favorito en la serie, pero está claro que en estas instancias los antecedentes cuentan poco. Anímicamente, los cardenales llegan más fuertes, por la regularidad que han tenido durante el semestre. “Nos favorece el hecho de que no dependemos de ningún jugador. Tenemos una plantilla muy pareja, en la que todos los muchachos han respondido cuando los hemos necesitado”, destacó Rivera antes de viajar a Cali, para el juego de ida, este domingo desde las 6:00 p.m., con transmisión de Win Sports+ .

La fortaleza americana es que viene de atrás para adelante, como los caballos de carreras. Ha superado lesiones, sanciones y hasta ausencias por positivos por coronavirus. “Lo que tenemos claro es que vamos a dejar el alma en cada partido. Se lo merece esta afición y nos lo merecemos nosotros, que hemos trabajado muy duro para llegar hasta acá”, argumentó Cruz Real.

Lea también: Messi igualó a Pelé como el futbolista con más goles en un mismo club

Para Santa Fe, sería la décima estrella en su historia, tras las seis conseguidas entre 1960 y 1975, y las tres más recientes, en 2012, 2014 y 2016. América (que ganó las anteriores entre 1979 y 2019) busca la 15.

El partido de vuelta se disputará el próximo domingo 27 de diciembre en El Campín, sin público, pero con la atención de dos de las hinchadas más apasionadas y tradicionales del país.

Recibe alertas desde Google News