Sebastián Gómez, el equilibrio en el juego de Atlético Nacional

El futbolista de 22 años debutará en la Copa Libertadores este jueves, cuando el equipo antioqueño enfrente a Deportivo La Guaira en Caracas, Venezuela.

Sebastián Gómez ha disputado 270 minutos en la Liga Águila.  / Luis Benavides

Girardota es un municipio antioqueño que rinde homenaje a Atanasio Girardot, un hombre que luchó en las guerras de independencia de Colombia y Venezuela. Allí nació, el 3 de junio de 1996, Sebastián Gómez, el jugador que deleita con su efectividad en los pases y su destacada visión de juego en el estadio de fútbol que lleva el nombre del otrora guerrero. Con 22 años y el número 27 en su espalda, el joven mediocampista batalla para que la pelota siempre vaya a un compañero, para que la opción elegida sea la mejor, para que las recuperaciones sean limpias y para que el equipo nunca se encuentre en desventaja.

Su sentido de pertenencia por la camiseta de rayas verdes y blancas tiene origen en los procesos de formación de los que hizo parte en la cantera de Atlético Nacional. Ahí aprendió a ubicarse en el verde césped, a mirar a su espalda antes de recibir, a desmarcarse con el propósito de luego estar en una mejor posición para descargar, a anticiparse a las jugadas. Pulió el talento innato, el que no se compra, el que viene en los privilegiados que poseen las cualidades para vivir jugando a la pelota, ese que lo hacía soñar con ser profesional mientras disfrutaba con su familia de los paseos de olla en Girardota y los Charcos de Barbosa, municipio cercano.

En las categorías menores de Nacional, Sebastián compartió con Brayan Rovira, quien después se fue al Envigado y al Bucaramanga. Gómez partió en condición de préstamo a Leones, equipo con el que debutó como profesional en 2016 y demostró que la difícil segunda división o cualquier campeonato se gana es jugando bien. En 2017 ascendió a la Liga Águila y el año pasado, pese a que el cuadro antioqueño retornó a la B, Sebastián mostró un nivel que le valió para regresar al club en el que se formó, obtener los elogios del entrenador brasileño Paulo Autuori y jugar al lado de Rovira en lo que ahora es una pareja de volantes inamovible.

En la mezcla de juventud y experiencia que quiere implementar Autuori en Atlético Nacional, Sebastián Gómez es indispensable. Lo sorprendió desde la primera vez que lo vio jugar y lo calificó como “un espectáculo”. El joven futbolista es de los pocos que han disputado todos los minutos de Liga con la escuadra paisa y, además, se quedó con el premio del mejor jugador del partido ante Atlético Bucaramanga y Jaguares de Córdoba.

No obstante, él sabe que la serenidad que lo ha llevado a ser titular en uno de los equipos más grandes de Colombia es clave para no perder el equilibrio. “La figura no soy yo. Disfruto este momento y aprovecho la oportunidad. Todos los experimentados nos han dado la confianza que necesitamos y eso nos ayuda a jugar un poco más sueltos”, recalca Gómez. Corriendo sin cesar cuando lo amerita el momento del partido, haciendo la pausa necesaria, yendo al piso en el instante que es, tocando en corto y en largo, según las circunstancias y utilizando de forma correcta las herramientas que le brinda Autuori, Sebastián ha reemplazado con eficiencia a otro joven que se destacó en la posición de volante central en Nacional y que ahora lo hace en Boca Juniors: Jorman Campuzano. Gómez empieza a tejer un nuevo legado en la memoria de los hinchas verdolagas.

La experiencia la ponen José Fernando Cuadrado, arquero que llegó procedente del Once Caldas; Daniel Bocanegra, que ha jugado en diferentes posiciones y que en los primeros encuentros del año se está consolidando como defensor central, y Hernán Barcos, el veterano delantero argentino de 34 años, que es uno de los fichajes más importantes del reciente mercado de pases en el fútbol colombiano. Además, Autuori cuenta en la nómina titular con hombres jóvenes y con gran cantidad de partidos en el balompié profesional: Déiver Machado, Jeison Steven Lucumí, Yerson Candelo y Helibelton Palacios. Nicolás Hernández, acompañante de Bocanegra en la zaga, el creativo Juan Pablo Ramírez y los mencionados Rovira y Gómez son los nuevos soñadores.

Los objetivos de Gómez se multiplican a la velocidad que va el fútbol actual. Este jueves, desde las 6:30 p.m. (por Facebook), cuando empiece el partido entre Deportivo La Guaira y Atlético Nacional en el estadio Olímpico de Caracas, intentará seguir siendo un espectáculo. Jugará su primer compromiso de Copa Libertadores y ya visualiza cómo lograr la victoria: “El profe nos ha mostrado imágenes del juego del rival y la clave está en explotar las bandas. Tenemos jugadores rápidos por ahí y en el medio poseemos otros que saben con el balón. Esperamos estar finos en ataque y traer los puntos a casa”. El triunfo sería un impulso importante para pensar en el juego de vuelta, el jueves 14 de febrero en el Atanasio Girardot, donde Sebastián no quiere dejar de rendirle homenaje a Girardota.

@SebasArenas10

 

últimas noticias

El plan de Carlos Queiroz

Podcast: Bloqueados en la tabla y en la cancha

A Santa Fe se le olvidó ganar

Júnior ganó y es nuevo líder de la liga