Sebastián Viera, un regreso oportuno al arco juniorista

El aruqero uruguayo volvería a la titular del equipo costeño para el juego de ida de la final de la Copa Sudamericana, este miércoles (7:45 p.m., por Fox Sports) ante Atlético Paranaense.

El arquero uruguayo se recuperó de un esguince traumático en la rodilla izquierda. / AFP

Hizo falta, más que por sus atajadas, por la voz de mando y el liderazgo que tiene desde su arco. También por lo que representa para Júnior y su gente, para el mismo Julio Avelino Comesaña, quien ve en él un entrenador dentro del terreno de juego, alguien que puede mantener al equipo ordenado y motivado. Sebastián Viera estuvo por fuera de las canchas, y el cuadro barranquillero lo sintió, pues por más que José Luis Chunga haya cumplido en parte con su trabajo, no es lo mismo tener al uruguayo custodiando el arco; no es lo mismo para el rival, que se intimida con verlo. Frente a Santa Fe, en semifinales, el cuerpo técnico del club tiburón prefirió cuidarlo, aunque ya estaba en condiciones para jugar. Por eso no hay nada que impida que esta noche sea titular y, de nuevo, el capitán, en la ida de la final de la Copa Sudamericana en el estadio Metropolitano de Barranquilla.

Puede leer: Las semanas más importantes en la historia del Atlético Júnior

Gritón y hasta regañón con sus centrales, y retador con los oponentes, Viera llega en el momento más importante en la historia del club, pues por primera vez peleará por el título continental mientras busca su octava estrella en el torneo local. Comesaña, que se caracteriza por tener la precaución de no ser descuidado, alineará al hombre de 35 años que se sigue tirando para atajar los balones como si tuviera veinte, sin medir por su integridad, poniéndole su humanidad a la pelota. Y qué mejor noticia para Júnior que, así como recupera a su jugador más valioso en la zaga, pierde al más determinante en la delantera: Teófilo Gutiérrez.

Viera, el mismo que debutó a los 19 años con Nacional en un clásico contra Peñarol, el que desde ese entonces entiende el juego y la mente de los goleadores que enfrenta, sigue siendo suntuoso como lo fue en la Champions League de 2006, cuando llegó a semifinales con el Villarreal español (perdió en esa ronda con el Arsenal inglés). Las alas en el dorsal de su camiseta (él mismo las diseñó) rinden homenaje a la Virgen que tiene en la sala de su casa, a la figura más pequeña que guarda en su habitación, al espíritu al que le agradece por darle la oportunidad de seguir jugando, una actividad que sigue ejerciendo al más alto nivel.

Lea también: Árbitros peruanos para primera final entre Junior Barranquilla y Paranaense

En esta Copa Sudamericana ha disputado siete partidos (562 minutos) y le han convertido en cinco ocasiones sin contar que varias veces fue figura. Viera ya hace parte del legado del Júnior y para entrar en su historia quiere estar en las dos finales, ganarlas, quedar inmortalizado con trofeos, con más recuerdos que sus atajadas, levantado la copa. Hoy, cuando ruede la pelota frente a Atlético Paranaense (7:45 p.m., por Fox Sports), Sebastián estará de rodillas pidiendo no para que le ayuden, sino para que no haya inconvenientes a la hora de hacer su trabajo, uno con el que se ha consolidado en cada continente al que ha ido, para ampliar con hechos y sucesos un legado que, para muchos en la capital del Atlántico, ya parece inigualable.