Una alianza de El Espectador y Mutante.org

hace 59 mins

“Si la violencia sigue, prohibiré el fútbol”: Alcalde de Cali

Maurice Armitage repudió lo sucedido en la noche del miércoles con las barras de América y Deportivo Cali.

Las hinchadas de Cali y América se enfrentaron antes, durante y después del partido por Copa Colombia.

El clásico entre Deportivo Cali y América dejó un sinsabor muy grande en el fútbol colombiano. Y no por lo sucedido con el árbitro. No. Esta vez, como en muchas otras ocasiones, las mal llamadas barras bravas nuevamente fueron protagonistas. Las hinchadas del Cali y América invadieron el campo y se enfrentaron con la policía, lo que generó la molestia del alcalde de Cali, Maurice Armitage.

El mandatario tuvo una noche difícil. Durmió poco. Las noticias iban y venían, por lo sucedido en el Pascual Guerrero. Y después de tanto pensar y analizar, en su discurso mostró la molestia que lo embargaba. “Si la violencia sigue, yo como alcalde prohibiré el fútbol”, dijo sin titubear. “Porque no voy a permitir que se convierta en un problema de vandalismo, donde unas personas atropellan la ciudad. Eso no lo voy a permitir un minuto más”.

Pero no solo se centró en lo ocurrido dentro del gramado del Pascual Guerrero. Armitage también criticó los hechos ocurridos antes del enfrentamiento entre Deportivo Cali y América, en el que los hinchas se enfrentaron con armas de fuego. “Todos los habitantes de Cali deben tener muy claro que por encima de todo está la estabilidad de la gente. A mí me encanta el fútbol, pero tengan la plena seguridad que las medidas serán más drásticas de lo que se pueden imaginar”.

A lo largo de la mañana se lleva a cabo una reunión extraordinaria de la Comisión Local de Fútbol para tomar medidas frente a los hechos que se registraron en la noche del miércoles. En días anteriores se había conocido que entre ambas barras se han creado espacios para erradicar ese tipo de incidentes, pero los esfuerzos no han servido de nada.

“Quería suspender ese partido porque la gente aprovecha el fútbol para hacer vandalismo y eso no lo vamos a permitir. La gente del fútbol dijo que no había problema, que las fechas no las podían cambiar y cometí un error al dejarme convencer”, finalizó Armitage en medio de la molestia que lo invadía.

A las palabras del alcalde de Cali, se sumó un comunicado del América en el que repudió lo sucedido en el gramado del Pascual Guerrero. “Lo que sucedió con las barras es algo que no tiene presentación ni defensa alguna, y que es algo muy decepcionante frente a todos los esfuerzos que autoridades y directivos han venido realizando de diferentes maneras para erradicar la violencia del fútbol. Mientras el América juegue de local no volvemos a recibir barras de los equipos visitantes. La violencia acaba con el futbol”. El Deportivo Cali, por su parte, no ha escrito una palabra oficialmente.