Este martes, Colombia vs. Venezuela (8:00 p.m., por el Gol Caracol)

Stefan Medina le cumple a Queiroz

El defensor antioqueño se ganó el puesto de lateral derecho de la selección nacional. De discutido a titular. Ha controlado a jugadores de la talla de Lionel Messi y Neymar. Él no se confía.

Stefan Medina disputa un balón con Neymar en el amistoso ante la selección brasileña de fútbol.Cristian Álvarez - FCF

Nunca hizo un mal comentario, no se enojó por las burlas contra él ni mucho menos culpó a otros por el ambiente tenso que vivía cada vez que se ponía la camiseta de la selección colombiana de fútbol. Stefan Medina se tuvo que acostumbrar a ser el centro de las críticas sin razón alguna. Los errores colectivos fueron individualizados y por el simple hecho de ser figura de Atlético Nacional, los hinchas de otros equipos le cogieron rabia. Él llegó incluso a tomarse con humor la situación y se reía de los cientos de memes que hacían comparándolo con troncos de madera o con Frodo, el personaje de El señor de los anillos. Eso sí, lo que le dolía era ver sufrir a su familia, pero su pedido para ellos fue que nadie se metiera en eso y no contestaran por redes a las burlas y críticas. Él se encargaría de seguir trabajando para ganarse un llamado a la selección y en algún momento aprovechar una oportunidad para demostrar de lo que era capaz. Para la Copa América de Brasil, el técnico Carlos Queiroz lo terminó llamando a última hora para reemplazar al lesionado Luis Manuel Orejuela. Fue titular en el primer partido ante Argentina, cumplió y se adueñó del puesto. (Queiroz: “Contra Venezuela, como si fuera el último partido de la vida”)

En las adversidades no maldijo ni se quejó, todo eso lo usó como motivación. Ese bullying terminó siendo la gasolina que lo impulsó a superarse. En cada entrenamiento y partido con el Monterrey no se ahorra nada. Se ha destacado por ser un profesional, dándole tiempo al entrenamiento invisible, algo importante para un atleta de alto rendimiento, que no es otra cosa que seguir cuidándose o trabajando así ya haya pasado el momento de hacerlo junto al equipo.

El tiempo en casa para estar con su esposa Liliana y sus hijas es sagrado. Ahí se recarga y se llena de fuerzas para seguir en una carrera que no es para nada fácil, sobre todo por los períodos en los que hay que estar lejos de los seres queridos y por la presión que siempre hay. Claro que Stefan desde que comenzó su carrera en Atlético Nacional ha demostrado tener una mentalidad fuerte y un liderazgo especial. No es casualidad que con 18 años haya heredado el número 2 de Nacional, dorsal que usó un ídolo de la hinchada como Andrés Escobar.

Si Stefan tiene un mal concepto de una persona, se lo guarda. Si se expresa de alguien, lo hace de manera positiva o simplemente no lo hace. Si ve a alguien hablando mal, le dice que no lo haga. Le aterran los chismes y los malos comentarios, eso le parece de mal gusto. Así le hubiera gustado que fueran con él, pero en Colombia el criticar a quien falla es el pan de cada día. Decirle no a la selección nunca se pasó por su cabeza, algo que sí llegaron a desear sus familiares con tal de no tener que volver a aguantar un ambiente tan hostil.

Lea también: El duelo silencioso de Stefan Medina

“¿No quieres decir que no?”, le preguntó su esposa cuando lo convocaron a la selección de Colombia para jugar la Copa América. “Es mi deber, aparte este cuerpo técnico ni me conoce. Tengo que ir”, respondió con seguridad. Llegó a la concentración con la cabeza en alto, el grupo de jugadores lo recibió bien y una vez se puso al servicio del técnico, gracias a su talento, convenció al portugués.

Stefan es un futbolista que puede jugar en varias posiciones, de esos polivalentes que le ayudan a un entrenador, porque en un mismo partido pueden desempeñar varias funciones. Claro que, de entrada, Queiroz lo quería de lateral, un jugador que cubriera la banda derecha, que se preocupara primero por marcar y luego por atacar. En los pocos entrenamientos antes del debut ante Argentina, Medina le ganó el puesto de titular a Santiago Arias y tras debutar con éxito en la victoria 2-0 ante el equipo de Lionel Messi, no ha dado ventajas y sigue siendo el favorito del DT lusitano para actuar ahí. 

“Esto ha sido algo muy importante para mí, pero debo reconocer que ha sido un trabajo de todo el equipo. Poco a poco vamos entendiendo mejor la idea del entrenador y estos partidos amistosos sirven para mejorar”, dijo sobre la confianza que se ha ganado, su titularidad y buen desempeño en el partido del viernes ante Brasil, en Miami, en el que tuvo la dura misión de cubrir a Neymar. Ahora, ante Venezuela, espera seguir por ese buen camino. “Me imagino que el funcionamiento no cambiará mucho. Depende de las circunstancias de cómo plantea el partido Venezuela, pero lo que estamos trabajando es en nuestra identidad”, expresó.

Nuestro “clásico”

En los últimos años la rivalidad futbolística entre venezolanos y colombianos ha crecido. Así como la tricolor se motiva cuando va a enfrentar a Argentina o Brasil y se ilusiona con ganarles, asimismo les ocurre a los venezolanos cuando tienen enfrente a Colombia. Por más de que el de este martes (8:30 p.m., por el Gol Caracol) sea un partido amistoso, los de Rafael Dudamel lo jugarán como una final. Y así lo asumirá Colombia, con esa responsabilidad de seguir creciendo y mostrando evolución. La más probable formación sería con David Ospina; Stefan Medina, Yerry Mina, Dávinson Sánchez y William Tesillo; Juan Guillermo Cuadrado, Wílmar Barrios y Matheus Uribe; Luis Fernando Muriel, Duván Zapata y Róger Martínez, mismo once que igualó 2-2 ante Brasil.

 

Manténgase informado sobre las últimas noticias que suceden en Colombia y el Mundo, el más completo cubrimiento noticioso todos los días con el periódico El Espectador.

 

880226

2019-09-10T07:47:28-05:00

article

2019-09-10T07:47:28-05:00

[email protected]

none

Redacción Deportes - @DeportesEE

Fútbol colombiano

Stefan Medina le cumple a Queiroz

33

6194

6227