7 de marzo de 2012: el día que Messi alcanzó un nuevo récord en la Champions

Hace exactamente seis años, el futbolista argentino destrozó al Bayer Leverkusen en los octavos de final del torneo de clubes más prestigioso del planeta.

El 7 de marzo de 2012, Messi anotó el primer gol del partido entre Barcelona y Bayer Leverkusen con una definición por encima del arquero.AFP

Josep Guardiola todavía estaba en el banquillo del Fútbol Club Barcelona. Era la temporada 2011/12, la que cerró el ciclo del mejor equipo de la historia (el cual empezó en 2008, cuando Pep asumió la dirección técnica culé). En el campo, lo más brillante que ha dado el fascinante mundo del balompié: Lionel Andrés Messi Cuccittini. Con el pincel fantástico que posee en su pie izquierdo dibujó un nuevo récord. Otra noche en la que los afortunados asistentes al Camp Nou desplegaron miles de aplausos.

Aquel 7 de marzo de 2012, tras un pase largo de Xavi Hernández, el argentino empezó una más de sus cátedras con una vaselina a Bernd Leno, el arquero del cuadro alemán, que ese día sufrió con las cosas que le salen con naturalidad al rosarino. Al minuto 42 de lo que fue el partido de vuelta de octavos de final de la Uefa Champions League, Iniesta condujo el balón y se lo pasó, como innumerables ocasiones, a Messi. Jugada que todos conocen y que nadie puede parar: enganche desde la derecha hacia el medio y definición de zurda al palo derecho del portero.

Ya en el segundo tiempo, Dani Alves para Cesc Fàbregas y pelotazo al “10”, quien soportó la marca del defensor Daniel Schwaab y volvió a picarla por encima de Leno; esta vez, con la pierna derecha. Sí, con la derecha. Golazo. Después de un tanto de Cristian Tello, “La Pulga” recibió su objeto más amado a la salida de un tiro de esquina e intentó una pared con Pedro Rodríguez. La jugada no salió como esperaba, pero parece que la pelota siempre buscara a quien mejor la trata. Se ofreció al botín de Messi para empujar el 5-0.

Tello, que convirtió el sexto, empezó la acción que culminó en el séptimo gol blaugrana ese miércoles. El siempre conceptual Busquets se la pasó a Fàbregas, éste buscó a Seydou Keita y finalmente la recibió Messi entre volantes y defensores contrarios. Los futbolistas del Leverkusen eran conscientes de que un nuevo golpe estaba cerca. Mientras Cesc la pidió para quedar de frente con el guardameta, Leo levantó sutilmente la mirada, la posó en la red y la hizo mover tras una caricia con el borde interno.

Karim Bellarabi descontó. Fue 7-1. Luego del pitazo del árbitro noruego Svein Oddvar Moen, Lionel recogió la pelota del césped, se la llevó a su casa -que está llena de galardones- y así se convirtió en el primer jugador en hacer cinco goles en la Champions. En una semana disputará la misma instancia. Ahora su rival será Chelsea. El Camp Nou volverá a colmarse con la expectativa de superar al club que no permitió en 2012 que el récord de Messi se sellará con la consecución del certamen, ya que en dicha edición eliminó al Barcelona en semifinales.

@SebasArenas10