Ante Barcelona, la hora cero de Zinedine Zidane

El Real Madrid tan solo ha sumado un punto de los últimos seis en juego en la Liga, lo que le ha hecho llegar al clásico a dos puntos de su eterno rival. Una situación provocada por un mes de febrero negro que pone al conjunto blanco contra las cuerdas de cara a luchar por más títulos esta temporada.

AFP

El francés Zinedine Zidane afronta el clásico del próximo domingo contra el Barcelona como un partido clave para que el Real Madrid y él cojan rédito de cara a lo que resta de temporada tras ser eliminados de Copa del Rey en cuartos de final y con el 1-2 en contra de la ida de 'Champions' contra el Manchester City. El galo no puede permitirse perder el tren de la Liga.

El Real Madrid tan solo ha sumado un punto de los últimos seis en juego en la Liga, lo que le ha hecho llegar al clásico a dos puntos de su eterno rival. Una situación provocada por un mes de febrero negro que pone al conjunto blanco contra las cuerdas de cara a luchar por más títulos esta temporada.

El año 2020 comenzó de forma inmejorable con el título de la Supercopa de España y con una racha de 21 partidos sin conocer la derrota hasta el 6 de febrero frente a la Real Sociedad (3-4), en cuartos de Copa, en un encuentro que debilitó los cimientos del equipo. Se acabó la solidez defensiva y el empate frente al Celta de Vigo (2-2) y la derrota contra el Levante (1-0) dinamitaron su ventaja.

Resultados que han hecho arreciar las críticas sobre la figura de Zidane. Sin Casemiro en Copa, sin contar con Rodrygo, la sorprendente decisión de que Toni Kroos no disputase ni un minuto contra el Manchester City, ni salió a calentar, y que, quizá, el pico físico llegó demasiado pronto, ponen el foco en sus decisiones. Ambiente que puede cambiar por completo este domingo.

El clásico es un partido grande precisamente por esto. Da igual cómo llegue cada equipo. La calidad es tal que todo puede pasar y provoca giros de 180 grados en las dinámicas. O puede terminar de hundirte, claro, pero Zidane no contempla esa opción. El francés sigue confiando en su plantilla para salir de esta "mala racha".

No es nueva la situación que vive Zidane. Conoce a la perfección cómo funciona el mundo del fútbol y más en el puesto de entrenador del Real Madrid. Los malos resultados siempre ponen en el centro de la diana al entrenador y en el pasado ha sabido salir de los baches que sufrió. El último tras la derrota en Son Moix contra el Mallorca en octubre, con la peor de las imágenes de toda la temporada y unas rotaciones que no funcionaron.

Se apuntó a que Zizou había perdido el predicamento en el vestuario o que no manejaba variantes tácticas para un equipo que carece de gol. Si un fichaje no encaja, como Luka Jovic, el responsable de su llegada siempre sería el entrenador que lo pidió. En el centro de la diana, el técnico que ha hecho historia en el fútbol conquistando tres Ligas de Campeones consecutivas, respondió salvando la situación difícil en Liga de Campeones, enderezando el rumbo en Liga hasta el liderato y saliendo reforzado de la Supercopa de España.

Acudió a Yeda con bajas importantes en un ataque sin el que se perfilaba tridente estelar a inicio de curso, Hazard-Bale-Benzema, y dio un giro táctico introduciendo por primera vez un sistema con cinco centrocampistas que fue clave para la conquista del primer título de 2020.

Sus números contra el Barcelona son de tres victorias, dos empates y tres derrotas, aunque sus mayores alegrías han sido cuando los encuentros se han disputado en el Camp Nou, donde todavía no ha perdido como técnico, por lo que tiene el reto por delante de hacerse fuerte en un Santiago Bernabéu que, precisamente, parece haber perdido su misticismo.

Derrotas este año contra City y Real Sociedad, empates frente al Real Betis, Real Valladolid, Athletic o Celta en la competición doméstica, Brujas y París Saint Germain en competición europea, hacen tambalearse el feudo madridista justo cuando llega un Barcelona que no sabe lo que es perder en Liga en el Bernabéu desde hace cinco años.

Esto se une a que en el banquillo azulgrana está un técnico al que no le ha podido el miedo escénico del coliseo blanco aunque el cara a cara entre Zidane y Setién está igualado. De las seis veces que se han enfrentado, cada uno ha logrado dos victorias y han firmado tablas en dos ocasiones, por lo que este domingo se romperá esta igualdad en un duelo convertido en reválida para el técnico madridista.

906970

2020-02-28T19:25:42-05:00

article

2020-02-28T19:25:42-05:00

tblanco_1279

none

EFE

Fútbol Internacional

Ante Barcelona, la hora cero de Zinedine Zidane

47

4343

4390

Temas relacionados